Estás leyendo: Rajoy no da la cara

Público
Público

Rajoy no da la cara

El PP explica en cuatro SMS que el auto del Supremo "descarta la financiación ilegal", aunque nunca ha sido acusado judicialmente

MARÍA JESÚS GÚEMES

El Tribunal Supremo ha decidido investigar a los aforados del PP, Luis Bárcenas y Jesús Merino, pero Mariano Rajoy sigue mirando hacia otro lado en el caso Gürtel. Ayer el líder del PP no quiso pronunciarse sobre este asunto y, por el momento, no tiene pensado adoptar ninguna medida contra ellos.

El jefe de la oposición no dio la cara pero tampoco lo hizo ninguno de sus lugartenientes. Nadie salió a dar una explicación. Sólo una de las colaboradoras de Rajoy destacó, en los pasillos del Congreso, que en sus filas respiraban por fin aliviados tras descubrir que el auto del Alto Tribunal "dejaba claro que no hay una causa general contra el PP".

A medida que avanzaba la mañana, el silencio de la derecha comenzaba a ser surrealista. Hasta que se quebró gracias a cuatro SMS, una nueva modalidad de comunicación con la que han dado los conservadores para transmitir su posición, a los suyos y a los periodistas, sin tener que enfrentarse a cuestiones incómodas.

El argumentario del PP señala que "al no aceptar la competencia sobre la totalidad del caso Gürtel, el Supremo descarta la tesis de Garzón y de la Polícia judicial, asumidos después por la Fiscalía de que exista una trama de financiación ilegal del PP". También indica que el auto "no aprecia conexiones entre las empresas de los aforados" y la trama de corrupción dirigida por Francisco Correa. Además destaca el hecho de que el Alto Tribunal "limita su investigación a los indicios sobre presuntos delitos fiscales y de cohecho pero descarta el blanqueo de capitales". Y, por último, celebra que se haya agilizado este asunto y sin filtraciones.

Un resumen sobre el que habría que puntualizar algunas cosas. Entre ellas, que la Fiscalía nunca ha hablado de financiación irregular del PP y que al tesorero no se le ha atribuido aún un delito de blanqueo.

El PP, como se puede comprobar por sus mensajes, sigue cargando contra el juez de la Audiencia Nacional. "Es que nos ha hecho padecer mucho", dice un diputado. Y defendiendo que no se trata del caso Filesa, el escándalo de corrupción que salpicó al PSOE a principios de los noventa .

"El auto es equilibrado, razonable y positivo para nosotros", recalcaba ayer un miembro de la dirección conservadora. En la sede nacional están contentos porque "se han separado asuntos y encima se han limitado las acusaciones que iban apareciendo en los medios". En el PP valenciano también celebraban que su causa no viajara al Supremo.

Los conservadores, que llevan días quejándose de no disponer de información, presumían ayer de que ya contaban con la exposición razonada del juez Pedreira, el escrito del fiscal y el de la Agencia Tributaria. "Ahora sabemos por fin de qué se les acusa y de qué no", comentaban.

Pero aún con los datos en la mano, el PP no reaccionó. Desde la cúpula se explica que no existe ningún "elemento de fundamento" para actuar contra ambos aforados. Fuentes cercanas a Rajoy aplaudían que el Supremo hubiese admitido la personación de Bárcenas y Merino. Confían en que, tras ejercer su derecho de defensa y presentar sus alegaciones, no se les llegue a imputar.

Rajoy reza porque se archive. Y si no ocurre, lo suyo es que se les suspenda en el cargo. Sin embargo, los que rodean al líder del PP dicen que "ya se verá". El Comité de Dirección está, en ese sentido, dividido. Algunos se inclinan por echar a Bárcenas, hay quien cree en su palabra. Y en general todos piensan que lo mejor es que, si se le imputa, se vaya por su propio pie.

Entre los diputados del PP se extiende la idea de que se está tardado mucho tiempo en tomar una decisión y le echan en cara a su jefe de filas que no aplicara desde el principio un "criterio único" para todos los casos. Algunos creen que convendría que se levantara el secreto de sumario. La primera, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien dijo ayer que ya no había "excusa" para que no se hiciera. "Nadie se va a escapar", afirmó.