Público
Público

Los Reyes de España terminan en Porto Santo su visita oficial a Madeira

EFE

Porto Santo (Madeira).- 1 ago (EFE).- Los Reyes de España terminaron su visita oficial de tres días a la región autónoma de Madeira con un breve recorrido por la isla de Santo Porto, después de visitar el centro histórico de Funchal, la capital del archipiélago.

El avión de la Fuerza Aérea Española despegó poco después de las 16.00 (hora local) del aeropuerto de Porto Santo con destino a Palma de Mallorca, donde residirán los Reyes durante el mes de agosto y en donde nada más llegar el delegado del Gobierno, Ramón Socias, les informará de las últimas novedades del atentado del pasado jueves.

Don Juan Carlos y Doña Sofía, acompañados por el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, y su esposa María, visitaron esta mañana en Funchal el Museo de Arte Sacro que acoge una de las colecciones de pintura flamenca de los siglos XVI y XVII más importantes del mundo.

Los Reyes pudieron ver destacadas piezas en oro y plata, algunas con más de 800 años, y también las obras escultóricas que albergan las salas de este museo abierto en 1950.

La directora de la pinacoteca, Luiza Clode, y el obispo de Funchal, Antonio Cavaco Carrilho, asesoraron a los dos matrimonios en el recorrido.

Don Juan Carlos y Doña Sofía se interesaron por las obras del escultor de la escuela portuguesa del siglo XVII Manuel Pereira, así como por una imagen de San Ignacio de Loyola.

Los Reyes se detuvieron también ante algunos de los trípticos flamencos, como el "Descendimiento de la Cruz", de Gerard David y sus colaboradores.

La colección se gestó gracias a los comerciantes de caña de azúcar de los mencionados siglos que trabajaban con los belgas, cuando España y Portugal tenían una sola Corona.

Desde el Museo, los Reyes y sus anfitriones se acercaron caminando hasta la catedral, que se comenzó a construir en el siglo XV y que es la única en Europa con elementos góticos, flamencos y mudéjares.

A continuación, dieron un paseo por la avenida Arriaga, nombre del primer presidente de Portugal, ante la expectación de los ciudadanos, que aplaudieron a los Reyes y piropearon !guapa! a Doña Sofía, al igual que ocurrió en los lugares que estuvieron antes y, más tarde, en la isla de Porto Santo.

Don Juan Carlos y Doña Sofía viajaron en el Falcon del presidente luso hasta la isla de Porto Santo que los portugueses quieren convertir en un paraíso de sol, mar y deportes.

A tan sólo 37 kilómetros de Funchal, la pequeña isla de 106 metros cuadrados es el reverso de la verde Madeira, con una paisaje árido, en tonos amarillos y castaños, por lo que se la conoce con el sobrenombre de "Dourada".

Los Reyes y sus anfitriones se acercaron hasta el Ayuntamiento para firmar en el libro de honor y durante el traslado desde el aeropuerto pudieron apreciar la belleza de los nueve kilómetros de playa de esta isla.

Antes de emprender el viaje de regreso a España visitaron el campo de golf de Porto Santo, diseñado por el campeón español Severiano Ballesteros, donde Cavaco Silva y su esposa ofrecieron un almuerzo en su honor.

En los tres días que permanecieron en el archipiélago portugués en el Atlántico, los Reyes estuvieron acompañados en todo momento por el matrimonio Cavaco Silva, que quería que Don Juan Carlos y Doña Sofía visitaran la única región de Portugal que el Monarca desconocía.

Esta visita, como recordó el Rey en sus intervenciones después de recibir la Medalla de Oro de Funchal, capital de Madeira, o en la cena ofrecida en su honor en el Palacio presidencial, ha servido para afianzar aún más unas excelentes relaciones entre dos países vecinos y socios en la Unión Europea.

A preguntas de los periodistas minutos antes de abandonar la isla, Don Juan Carlos comentó en portugués que lo que más le había gustado era la amistad entre España y Portugal.

Más noticias de Política y Sociedad