Público
Público

Saint Etienne y Beach House intentan hacer olvidar la espantada de Bjork

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si Bjork no hubiera caído del cartel del Primavera Sound, la noche de hoy sábado del festival habría tenido seguro más público, pero una vez en materia, pocos han echado de menos a la islandesa, porque la veteranía de los irreductibles Saint Etienne y la compleja sencillez de Beach House, han sido una buena alternativa.

Aunque sin la marea humana que ayer inundó la explanada del Parc del Fórum para ver a The Cure, Saint Etienne ha demostrado que la organización tuvo reflejos al elegir a los londinenses para ocupar el vacío dejado por Bjork -aquejada de problemas en sus cuerdas vocales- y subirles al escenario principal del festival como uno de los cabezas de cartel.

No era necesario tampoco muchas justificaciones, la banda formada por Sarah Cracknell, Bob Stanley y Pete Wiggs a principios de los noventa es ya un "clásico" de la música electrónica de baile elegante, pero además el grupo presentaba nuevo trabajo "Words and Music by Saint Etienne", con las que ha imprimido un ambiente disco apropiado para el sábado noche y para calentar motores ante las horas más bailables y despreocupadas del festival.

Esa ha sido siempre su marca de la casa, presente en cada uno de sus directos -aunque hoy se supieran plato de segunda mesa- y temas como "You,re in a bad way", "Sylvie" o el reciente "Tonight" lo certifican.

En esta tercera y última jornada del festival en el recinto Fórum, por la que según la organización hoy han pasado cerca de 38.000 personas -a la espera de la cifra final oficial- otro de los reclamos que más brillaban era sido sin duda "Beach House".

El dúo de Baltimore ha ofrecido un concierto en el que han ido intercalando sobre todo temas de su tercer álbum "Teen dream", con el que se instalaron en el parnaso del nuevo indie, con piezas de su nuevo trabajo "Bloom", mezclando la inocencia de una pequeña caja de música, con esa sofisticación lírica postindustrial.

La sugerente voz de Victoria Legrand -la mitad del tándem junto a Alex Scally- sonaba especialmente grave y brumosa en el escenario Mini, junto al mar, en temas como "Norway", "Silver soul", "Myth" o "Zebra".

Legrand, con "look" de secretaria "working girl" de los 80, ha demostrado, impasible tras los teclados, su total versatilidad: por momentos su voz recordaba a una oscura Elizabeth Frazer (Cocteau Twins) y en otros a la llorada Trish Keenan (Brodcast).

A la misma hora pero en la otra punta del recinto, lo que ha obligado a muchos a dejar conciertos a medias, actuaba Dominique A, que ha presentado "A vers les lueurs" su nuevo largo. En un festival eminentemente anglosajón, es una dulce anomalía el disfrutar de la contundencia del francés de este artista que ha venido acompañado además por un grupo de cinco instrumentistas de viento.

Aunque se ha dicho en numerosas ocasiones, cada nueva actuación de King of Covenience confirma que el dúo formado por Erlend Oye y Eirik Glambek Boe son los Simon y Garfunkel noruegos, aunque con evidente mejor rollo que el que mantenían los norteamericanos y una mayor ironía en sus composiciones. Tono intimista, juegos de voces, guitarras acústicas y canciones como "I don't know what i can save you from" o "Misread" hacen el resto para esta obvia comparación.

El dúo, que no se prodiga mucho a la hora de producir discos -Oye tiene otras vidas musicales igualmente productivas- ha subido al escenario San Miguel para ofrecer un concierto tierno, aunque a juicio de algunos podrían haber cruzado la frontera de lo eclesialmente ñoño.

Fuera del circuito más concurrido del festival, en el escenario Adidas, se presentaba a media tarde ante un publico escaso pero curioso, "King of the opera" la estrambótica creación del italiano Alberto Mariotti, un producto de difícil digestión, noise, hardcore y psicodelia, curiosamente a base de batería, guitarra y... ¡violín!

El programa del sábado ha tenido su correspondiente cuota española con nombres como Refree, Animic o los vascos Lisabo que bajo un sol todavía picante han hecho crujir la estructura del escenario Ray Ban.

Para la madrugada de hoy están previstas las actuaciones de Justice, el dúo francés que removió la electrónica con sus bases rock, así como las bandas norteamericanas Yo La Tengo y Chromatics entre otros nombres.

Tras dejar el Parc del Fórum, el San Miguel Primavera Sound se clausurará mañana en Barcelona con un macroconcierto gratuito en un escenario instalado en Arc de Triomf de la capital catalana -con Nacho Vegas, Richard Hawley y Yann Tiersen, entre otros-, un espectáculo con el que la organización del festival quiera llegar a superar la barrera de los 150.000 espectadores.

Sergio Andreu