Público
Público

Samanta Villar: "El único problema del porno es el estigma social"

La reportera de 21 días (Cuatro) habla de su próximo reportaje, centrado en la industria de la pornografía

ANTONIO G. GIL-GARCÍA

Desde que se puso al frente del exitoso programa de reportajes 21 días (Cuatro), Samanta Villar (Barcelona, 1975) ha hecho de todo. Ha vivido como una millonaria durante 21 días, pero también ha sufrido en sus carnes la extrema dureza de la vida en la calle; se ha puesto en la piel de una persona ciega y ha vivido la angustia que sienten los que trabajan en una mina sin las mínimas condiciones de seguridad, expuestos a quedar sepultados en cualquier momento... En su último reportaje, que se emite el próximo lunes a las 23,30 horas, Villar se mete de lleno en el mundo de la industria pornográfica.

¿Por qué se le ocurrió adentrarse en el mundo del porno?

Siempre buscamos temas sobre los que creemos que podemos dar una perspectiva distinta. El porno es un tema tabú, y creo que la gente en casa se va a sorprender.

¿Cómo ha sido la experiencia?

Divertida. Me lo he pasado muy bien (risas).

¿No cree que la pornografía acaba degradando la imagen de la mujer?

Es muy curioso; si degrada la imagen de la mujer, ¿por qué no degrada la imagen del hombre? ¿No es machista plantear eso? Me sorprende que se considere una vergüenza para la mujer, ¿y para el hombre no?

¿Qué impresión se ha llevado de la gente de la industria del porno?

Es gente como tú y como yo; y esa es la gran sorpresa. Es gente que no ha elegido hacer porno por necesidad económica, sino porque les parece un trabajo que les gusta, y con eso además ganan dinero. Más de uno te va a decir que es un trabajo donde se lo pasa bomba, porque al fin y al cabo se trata de tener sexo, que a todo el mundo le gusta, y encima le pagan. El único problema del porno es el estigma social, y justamente por eso hacemos el reportaje, porque si un adulto libremente decide mantener relaciones sexuales delante de una cámara, ¿qué mal hay? ¿Por qué se estigmatiza?

'¿No es machista plantear que el porno degrada la imagen de la mujer?'

Hay bastante expectación con el papel que va desempeñar en el reportaje, no se sabe si será maquilladora, auxiliar de iluminación, cámara o actriz… ¿Nos lo puede aclarar?

Se puede hacer porno de muchas maneras; un director hace porno, un productor también, y una actriz. El papel que hago se verá el día de la emisión.

¿No se juega mucho con el morbo que despierta el tema para ganar audiencia?

¿Y qué tenemos que hacer, dejar de hacerlo porque es morboso? Todas las realidades se pueden ver medio vacías o medio llenas. ¿Qué tenemos que hacer, dejar de tratar los temas escabrosos o polémicos porque nos pueden acusar de morbosos? Tenemos que seguir un criterio profesional sólido. Si nos apetece explicar esta historia para abrirle los ojos a la gente, ¿por qué no lo vamos a hacer? ¿Por qué nos lluevan críticas? Pues entonces no haríamos nunca nada.

¿De todos los reportajes que ha hecho, cuál ha sido el más difícil?

El más complicado fue el de 21 días en la mina por lo peligroso de bajar a la mina; nosotros entendíamos que nos íbamos a encontrar unas pobres condiciones de seguridad, pero no nos esperábamos la situación que encontramos de peligro manifiesto, y por eso este reportaje fue el único en el que no pude bajar los 21 días a la mina; no sólo por mí, sino también por el equipo. Teníamos la conciencia de que nos estábamos jugando la vida, al igual que se estaban jugando la vida los mineros.

Pero no ha sido la única vez en la que su integridad física ha estado en peligro…

'Hay mucho mal periodismo por ahí'

Bueno, una cosa es la situación de la mina, que es una realidad, y nosotros bajamos y la retratamos, y otra a años luz de esa peligrosidad es la de los trastornos alimentarios, porque yo estaba bajo control médico, y tenía una red de seguridad que en la mina no tenía.

¿Ve aceptable en cualquier caso poner en riesgo su propia seguridad para hacer el programa?

Lo es perfectamente. El que no se quiera acercar a ese riesgo, entiendo que no lo haga, pero ¿por qué no lo vamos a hacer nosotros?

¿Están los periodistas en general cada vez más alejados de los temas que cubren?

Hay muchas maneras de hacer periodismo, hay mucho periodista de redacción; también hay muchos que salen a la calle y luego hay unos cuantos más que nos quedamos más tiempo, pero me parece igual de válido todo, yo no digo que nuestro método sea mejor que otro; es una manera de trabajar que hemos decidido hacer nosotros y mientras se haga buen periodismo se puede hacer de muchas maneras, ahora que también es verdad que hay mucho mal periodismo por ahí.

¿No pensó que se estaba metiendo en un buen lío cuandose vio envuelta en el robo de unos hierros en uno de sus reportajes, aunque el tema fuera finalmente sobreseído?

Me costaba mucho valorarlo como un incidente grave, porque llevo un año y pico viviendo realidades con problemas graves como que no tienes qué comer, ni familia, ni dinero… Y todo eso te hace relativizar tus problemas. Entonces cuando tuve ese problema y consideraba que había indicios de delito, me parecía totalmente secundario. ¿Qué me podía llegar a pasar? ¿Qué me condenaran y tuviera que pagar una multa? ¿Y eso es un problema grave?

¿Sabe ya a qué se dedicará después de 21 días?

Me gustaría hacer de todo en esta vida, pero estoy especializada en televisión y lo más lógico parece continuar por aquí, pero no me cierro a nada. Me consta además que Boca a Boca [la productora de 21 días] tiene planes para mí para más adelante, así que de momento voy a continuar con ellos.

Más noticias