Público
Público

La subida de Aralar da la mayoría al nacionalismo

El tripartito, junto con la formación independentista, podría retener el Gobierno. La suma máxima de las fuerzas constitucionalistas sería de 36 diputados. El PSE podría lograr 25 actas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno vasco podría seguir en manos de las fuerzas nacionalistas. PNV, Eusko Alkartasuna (EA) y Ezker Batua (EB) –las tres formaciones que hoy integran el Ejecutivo–, con Aralar, sumarían hoy mayoría absoluta: 39 escaños (como mínimo), uno más de los necesarios. Si los cuatro partidos pactasen tras los comicios del 1-M, Juan José Ibarretxe se convertiría en lehendakari por cuarta vez. A esa opción, al triunfo nacionalista, apunta el último Publiscopio, elaborado entre el 12 y el 19 de febrero.

Y es posible gracias al fuerte crecimiento de Aralar, que salta del único diputado de 2005 a seis. Ese resultado mejora las proyecciones de enero, cuando el sondeo le concedía tres o cuatro actas. Todo ello en un paisaje inédito en Euskadi: por primera vez no concurrirán a unas autonómicas ni Batasuna ni sus listas herederas.

El polo constitucionalista (PSE, PP y UPyD, en caso de que se aliasen) ocuparía, en el mejor de los casos, 36 sillas de las 75 del Parlamento vasco. Es imposible sumar las horquillas máximas de los tres partidos –daría 39–, porque los escaños están en disputa precisamente entre ellos. En Álava PP, UPyD y PNV compiten por un acta. Podrían ganarla PP o UPyD, pero no los dos. En Vizcaya, el último escaño puede recaer o bien en EA, o bien en PSE o PP, no en estos dos a la vez. En Guipúzcoa, la lucha se libra entre PNV, PSE y UPyD. Si los nacionalistas no se llevan el acta, entonces se la quedarán los socialistas o bien UPyD.

El PNV se sostiene como la formación más votada: lograría, en el peor escenario, 26 escaños. Y en el mejor, 28, uno menos de los que obtuvo en 2005, cuando concurrió en coalición con EA. Precisamente EA, con Unai Ziarreta de candidato, ha experimentado una ligera subida con respecto al anterior Publiscopio. Puede alcanzar los cuatro asientos en la Cámara. Empataría en diputados con EB. Por último, detrás del tirón de Aralar podría hallarse parte del caudal de apoyos de ex votantes de las marcas de Batasuna.

El PSE, con Patxi López, registra el mayor aumento en diputados (de los 18 de 2005 a 25). El PP, mientras, acentúa su tendencia a la baja. Hoy obtendría entre 9 y 11 escaños, frente a los 15 de hace cuatro años. Un desgaste al que quizá contribuya la irrupción de UPyD (se le auguran de una a tres actas).

Apenas hay corrimientos en la percepción de los candidatos. Ibarretxe pierde una décima, pero es el más valorado (5,4 puntos), el preferido por el 42% y al que el 64,9% ve como lehendakari. Le sigue López (4,7), al que menos vascos quieren de presidente (pasa del 27% al 21,8%). Antonio Basagoti (PP), se queda muy detrás (3,4 de nota).