Público
Público

Terminan las labores de búsqueda de víctimas del accidente del tren en Santiago

El maquinista, custodiado por la Policía, admitió que entró en la curva a 190 km/h cuando la velocidad estaba limitada a 80 km/h.

PUBLICO / AGENCIAS

Un tráiler ha llegado al lugar del descarrilamiento del tren en Santiago de Compostela para llevarse el segundo de los vagones del convoy siniestrado. Cuando ya han acabado las tareas de rescate en Angrois. El número de víctimas  en el accidente es ya de 80 fallecidos, mientras se han producido 130 heridos, según el último dato facilitado por la conselleira de Sanidad de la Xunta, Rocío Mosquera.

La cifra de fallecidos podría elevarse porque 36 de los heridos están en estado crítico, cuatro de ellos, niños. A las 12.45 horas los servicios de rescate han dado por concluidas las labores de búsqueda de más víctimas. En total, fueron atendidos en varios hospitales 178 personas, de los que 95 siguen ingresados.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya ha visitado el lugar del accidente, tras viajar a Galicia cancelando la reunión que tenía programada con el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel. Sobre las 11.00 horas, Rajoy ha visitado, junto con la ministra Ana Pastor y el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el lugar de Santiago donde anoche descarriló el tren. Tras esta visita al lugar donde todavía permanecen los vagones del convoy siniestrado, los tres mandatarios han acudido al hospital de Santiago para visitar a los heridos y reunirse con los familiares de las víctimas. Rajoy hará una declaración pública esta mañana.

Anteriormente, flanqueado por sendas banderas española y gallega cubiertas de crespones negros, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo se ha dirigido a la opinión pública para informar sobre los detalles del accidente ferroviario. En una comparecencia emotiva, el presidente ha lamentado el suceso y ha mandado un mensaje de pésame y apoyo a los familiares y amigos de las víctimas. "Al sentimiento de dolor se une el orgullo por la respuesta de toda Galicia", ha remarcado. La Xunta gallega ha decretado siete días de luto oficial.

Renfe ha puesto en marcha un plan alternativo de transporte para las conexiones ferroviarias con Galicia como consecuencia de la interceptación de la vía entre Ourense y Santiago por el descarrilamiento del tren. 

La hipótesis del accidente ferroviario sin "ningún otro indicio" que apuntase a "causas externas" fue descartada desde la primera comparecencia pública del delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez. Preguntado por el exceso de velocidad como posible motivo del descarrilamiento, se limitó a indicar que las causas deberán ser determinadas por la investigación abierta, aunque reconoció que "es posible que la velocidad haya tenido algo que ver".

Algunas informaciones señalaban esta mañana que el Alvia podría ir al triple de velocidad de lo permitido. El conductor del tren reconoció que iba a una velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una zona limitada a 80 kilómetros por hora, han informado fuentes de la investigación. El maquinista del tren siniestrado y su acompañante salieron ilesos del siniestro y trabajaron en el rescate de las víctimas.

Pudo hacer "algún tipo de declaración", aunque el delegado del Gobierno ha afirmado que está "dentro de la investigación", sin clarificar el sentido de su testimonio. 

De momento, el maquinista ya ha sido citado a declarar como imputado, después de que el Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago haya ordenado a la Policía Judicial interrogarle. Ahora mismo se encuentra a disposición policial según han informado fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Fuentes de la investigación han detallado que la Policía ha tomado las primeras declaraciones al conductor, que permanece ingresado y custodiado por la Policía en el Hospital de Santiago a pesar de salir ileso. No se encuentra detenido, sino únicamente controlado y custodiado por la Policía, tras una petición expresa del juez que investiga el accidente ferroviario.

Esta será la primera declaración que se tome al maquinista, sobre la que no se ha concretado todavía en qué momento será. Además, se están "referenciando" testigos, lo que quiere decir que se les están tomando los datos para poder localizarlos y llamarlos a declarar.

Pese al desconcierto inicial, algunos pasajeros que eran capaces de salir por su propio pié de los vagones relataban que cuando se dieron cuenta el tren ya había descarrilado.

La comitiva judicial encargada del caso del descarrilamiento del tren ha inspeccionado los vagones que se han conseguido retirar de la vía. Fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) han confirmado que el trabajo de la comitiva judicial, dirigida por el titular del juzgado número 3 de Santiago y por José Antonio Taín como magistrado de refuerzo, está siendo "complicado" porque quedan algunos vagones "hechos un amasijo". El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar ha informado que la caja negra del tren ya está a disposición del juez y custodiada por la Policía Judicial.

Además, ya han arrancado las autopsias de los cuerpos y el TSXG ha subrayado que estas labores se realizan "con celeridad". "Somos conscientes de la situación de las familias, pero debe hacerse la identificación con garantías para evitar riesgos de cometer errores", han apuntado las fuentes judiciales consultadas. Los cuerpos de los fallecidos en el accidente han sido trasladados al Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) para practicárseles la autopsia. Desde las 8.00 horas ha comenzado el traslado de los cadáveres que se habían llevado hasta el Multiusos Fontes do Sar, que está siendo utilizado como tanatorio, para realizarles la autopsia en el Hospital Clínico, en el Gil Casares y el antiguo provincial de Conxo.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asegurado que se ya están desarrollando dos investigaciones sobre el accidente ferroviario, la judicial y la de la Comisión de Accidentes Ferroviarios, "un organismo independiente adscrito al Ministerio encargado de analizar este tipo de sucesos". La titular de Fomento indicó que se trata de que la investigación se desarrolle "con toda la celeridad que se pueda". "Si se puede tener información hoy, mejor que mañana, para que todos, víctimas, familiares y todos tengamos información sobre lo que ha ocurrido", indicó Pastor. No obstante, la ministra apuntó que los técnicos y profesionales encargados de la investigación "trabajan desde el primer momento", pero "tienen que analizar, tomar declaraciones, analizar la caja negra, y todo lo que tienen que hacer en estos casos". "Tenemos que confiar en los profesionales", añadió.

El presidente de Renfe ha asegurado que el tren Alvia pasó una revisión en la mañana de la jornada de ayer miércoles. La línea donde se ha producido el accidente "está dotada de un sistema de seguridad" y ayer mismo, por la mañana, "el tren siniestrado pasó una revisión", según indicó Gómez-Pomar en declaraciones a la Cope. En cuanto a las causas del siniestro, el presidente de Renfe se ha mostrado prudente y tan sólo ha indicado que "el tema está bajo investigación judicial", añadió.

Además, ha recalcado que en el Ministerio de Fomento hay una comisión de investigación de accidentes ferroviarios que se encargará de analizar lo ocurrido. "No tardaremos mucho en conocer las causas del siniestro, pero es una decisión del juez, que es quien tiene que valorar todas las pruebas", añadió Gómez-Pomar. "Ahora es el momento de estar al lado de los familiares de las victimas y trasladarles todo nuestro apoyo, porque ha sido un accidente tremendo y terrible", concluyó el presidente de Renfe.

El Cuerpo Nacional de Policía puso anoche en marcha un fuerte despliegue policial tras las primeras noticias del trágico accidente ferroviario en Santigo de Compostela. En este sentido, la Comisaría General de Policía Científica activó el Plan Nacional de Actuación en Sucesos con Víctimas Múltiples. Dentro de este plan, la Policía decidió enviar desde Madrid inmediatamente a Galicia a 16 especialistas de la Policía Científica, nueve en avión, con el fin de colaborar en la identificación de los cadáveres. Asimismo, ha sido movilizado un camión LAE (Laboratorio de Actuaciones Especiales).

También está trabajando en la zona del accidente un Equipo GOIT (Grupo Operativo de Intervención Técnicas), cuya misión es rastrear la zona del siniestro y colaborar en las tareas de investigación. Además de los especialistas enviados desde Madrid o movilizados tras conocerse la gravedad del accidente, otros 500 agentes se encontraban ya en Galicia, ya que se había reforzado la plantilla, debido a la celebración del Día de Santiago. Estos efectivos, entre los que hay personal de Policía Judicial, Científica y Seguridad Ciudadana, fueron los que colaboraron desde que se conoció el accidente y durante toda la noche en primera línea para socorrer a las víctimas o recuperar cadáveres, a las órdenes del juez que se ha hecho cargo de la investigación.

Más de una docena de agentes de Emergencias de Padrón han colaborado en las labores de inspección de los dos vagones que ya han sido retirados y hasta el lugar de los hechos se ha desplazado también una unidad del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas de la Policía Nacional. En la zona del siniestro permanece un amplio dispositivo integrado por Bomberos, Protección Civil, Policía Nacional y Policía Local, así como el personal especializado en el manejo de las grúas y ambulancias del 061.

Los efectivos de Emergencias se introdujeron esta mañana en el primero de los vagones que fue retirado de la vía sobre las 7.20 horas de este viernes y sacaron de su interior enseres que a primera vista parecen indicar que se trata de la cafetería del convoy. El segundo de los vagones que se ha inspeccionado era de clase turista. Policías que participan en las tareas del rescate coincidieron en describir como "dantescas" las escenas que se veían a pié de vía ferroviaria. [Ver fotogalería, aquí].

Un viajero del primer vagón del tren siniestrado este miércoles en Santiago, el guardia civil Óscar Mateos, ha explicado que tras el accidente "era muy difícil sacar a la gente" porque "había cientos por el medio" y otros efectos. Mateos ha explicado, en declaraciones a los medios a las puertas del servicio de Urgencias del Hospital Clínico, que él viajaba en el primer vagón tras la máquina con un amigo y ambos se encuentran bien tras ser atendidos por "rasguños".

"He tenido suerte", ha subrayado este guardia civil de Cáceres, que ha indicado que en su vagón se registraron "dos fallecidos" y "había gente con piernas y brazos rotos". Este viajero, que se subió en el tren en Puebla de Sanabria, ha manifestado que el vagón "iba a tope" y que en el momento del accidente "volcó de lado". Según ha dicho, él se quedó hasta que consiguieron sacar a todos los viajeros del lugar. Además, ha resaltado que los servicios de Emergencia llegaron al punto del siniestro "en cinco o diez minutos".

El tren Alvia accidentado hacía el recorrido Madrid - Ferrol en la tarde del miércoles cuando descarriló en la parroquia de Angrois, a tan sólo 3 kilómetros de la estación de tren de Santiago de Compostela, dejando como resultado un balance de 80 personas muertas y 145 heridos. La hora exacta del siniestro fue las 20.41 horas. En el convoy viajaban 238 personas, la mayor parte de ellas, 218, eran pasajeros tal y como confirmaron fuentes de Renfe a este diario. La hipótesis que más fuerza ha cobrado es que el tren entró en una curva pronunciada ─ conocida como A Grandeira ─ a una velocidad muy superior a la permitida. El siniestro se ha convertido en uno de los accidentes más graves de la historia del ferrocarril en España.

Más noticias de Política y Sociedad