Público
Público

Timoshenko ingresa en un hospital para cesar la huelga de hambre

EFE

La líder opositora ucraniana Yulia Timoshenko, encarcelada y en huelga de hambre desde hace 20 días, aceptó hoy ser trasladada a un hospital para iniciar su tratamiento y finalizar su protesta.

"Las autoridades aceptaron su exigencia y Timoshenko ha sido internada. Hoy mismo el doctor alemán Lutz Harms comienza la terapia para acabar con la huelga de hambre e iniciar el tratamiento médico que requiere su grave estado", dijo a Efe el diputado y abogado de Timoshenko, Serguéi Vlásenko.

La líder opositora exigía desde el inicio mismo de su enfermedad que el tratamiento médico sea dirigido y controlado por médicos independientes y en concreto por el doctor Harms.

Tras un chequeo médico de la ex primer ministra, efectuado el lunes pasado, Luntz advirtió, según Vlásenko, de que "si no se empieza de inmediato el tratamiento las consecuencias podrían ser nefastas y, por supuesto, no podrá recibir terapia sin antes ser sacada de la huelga de hambre",

"Lamentablemente, los médicos ucranianos están bajo presiones políticas. Por eso se ven obligados a decir, pese a su profesionalismo, que está sana y no necesita tratamiento", dijo el abogado, que junto a Yevguenia, la hija de Timoshenko, compareció ayer ante la prensa para advertir del grave estado de la líder opositora y exigir que las autoridades permitan que sea tratada por el médico alemán.

Yevguenia Timoshenko dijo ayer a la prensa que a simple vista su madre habría perdido unos diez kilos y sufre mareos y pérdidas de conocimiento.

Timoshenko, de 51 años, se declaró en huelga de hambre tras denunciar haber sido golpeada el pasado 20 de marzo por unos funcionarios de prisiones durante su traslado forzoso a la clínica fuera de la cárcel para su tratamiento de una hernia discal.

La prensa ucraniana publicó fotos en las que se aprecian los moratones que presenta Timoshenko, supuestamente infringidos por los funcionarios de prisiones, que le habrían propinado "un fuerte puñetazo en el estómago".

En cambio, las autoridades mantienen que los funcionarios actuaron en el marco de la ley, ante la negativa del preso en cuestión a ser trasladado a una clínica para someterse a rehabilitación.

Hoy mismo Ucrania se vio obligada a renunciar a la celebración en la ciudad de Yalta de la cumbre de los países de Europa Central y Oriental ante la negativa de muchos de sus líderes a asistir a la cita por la situación que vive Timoshenko.

La líder opositora ucraniana cumple una pena de siete años de prisión por abuso de poder, delito del que se declara inocente, y actualmente afronta un segundo juicio por evasión tributaria en el que podría ser condenada a otros 12 años de prisión.

Más noticias de Política y Sociedad