Público
Público

Un tipo de fármaco para Parkinson dispararía conducta patológica

Reuters

Uno de cada cinco pacientesque recibe una dosis terapéutica de una clase de fármacos paratratar el Parkinson conocida como agonistas de la dopaminadesarrollaría adicción al juego o hipersexualidad compulsiva,reveló un estudio realizado en Estados Unidos.

Investigadores de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota,evaluaron a pacientes tratados en ese centro para establecer elefecto real de los agonistas de la dopamina.

Las conductas compulsivas no se observaron en los pacientessin tratar, en los que tomaban una dosis de un agonista de ladopamina más baja que la terapéutica, o en las personastratadas sólo con carbidopa/levodopa.

"Los médicos de pacientes que usan esos fármacos deberíanreconocer la capacidad de esos agentes de inducir síndromespatológicos que a veces se enmascaran como enfermedadpsiquiátrica primaria", advirtió el equipo del doctor J.Michael Bostwick en Mayo Clinic Proceedings.

El estudio se diseñó para determinar con mayor precisiónque en estudios previos la prevalencia de las complicaciones deese tratamiento.

Para ello, los expertos limitaron el estudio a pacientes desiete condados alrededor de la clínica. Se incluyeron 267pacientes tratados entre el 2004 y el 2006.

De ellos, 66 tomaban un agonista de la dopamina, pero sólo38 lo hacía en dosis terapéuticas (2 miligramos diarios o másde pramipexola o 6 miligramos diarios o más de ropinirola); 178tomaban carbidopa/levodopa sin un agonista de la dopamina y 23no recibían tratamiento.

Seis hombres y una mujer, de 46 a 80 años, desarrollaron unsíndrome compulsivo, en algunos casos al mes de alcanzar ladosis de mantenimiento del agonista de la dopamina.

Cinco comenzaron a usar los juegos de azar de manerapatológica y cinco desarrollaron hipersexualidad; trespacientes presentaron ambos trastornos. También se detectaronotras conductas compulsivas.

Las conductas, que permanecieron activas durante años,desaparecieron tras reducir la dosis o suspender eltratamiento.

Dos pacientes recibieron atención psiquiátrica extendidaantes de que se hiciera evidente la relación con el tratamientodel Parkinson.

Los únicos pacientes que desarrollaron esos síndromesusaban dosis terapéuticas de agonistas de la dopamina; lafrecuencia de ocurrencia en ese grupo fue del 18,4 por ciento.

El equipo sugiere que esta asociación seguiríasubestimándose debido a que los problemas mencionados a menudono se informan o se identifican.

"Estos problemas pueden cambiarle la vida a los pacientes:el juego puede minar la economía familiar y la hipersexualidadpuede amenazar la continuidad del matrimonio o la buenareputación del individuo", sostuvieron los autores.

"Los médicos que tratan a sus pacientes con Parkinson conagonistas de la dopamina deberían advertirles a ellos, a susesposos/as y familiares sobre esos riesgos, ya que ellospodrían no relacionarlos con el fármaco hasta después de sufrirlas consecuencias", finalizó el equipo.

FUENTE: Mayo Clinic Proceedings, abril del 2009

Más noticias de Política y Sociedad