Estás leyendo: Tolerancia uno

Público
Público

Tolerancia uno

Los organismos españoles se resisten a admitir la trampa de Valverde

IGNACIO ROMO

Valverde está protegido. El ciclista murciano, sancionado anteayer por el Tribunal Antidopaje Italiano como implicado en la Operación Puerto, cuenta con la defensa de los organismos deportivos españoles. En nuestro país no parece importar demasiado que la bolsa de plasma número 18 de las neveras de Eufemiano Fuentes lleve el ADN de Alejandro Valverde o que ese plasma contenga EPO.

Cuando estalló la Operación Puerto, el secretario de Estado, Jaime Lissavetzky, declaraba estar "satisfecho al saber que el principio de tolerancia cero en el deporte está funcionando". Tres años más tarde, el espíritu de la tolerancia cero ya no es tal.

Durante tres años, ni la autoridad judicial ni ninguno de los organismos deportivos españoles ha tratado de despejar la incógnita del etiquetado de la muestra 18: "Valv.(Piti)". La inhibición española movió a la justicia italiana a investigar el caso. Lo hicieron con sigilo, tendieron una trampa al murciano en el pasado Tour y ya poseen pruebas contra él.

Ayer, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) reaccionaba aplaudiendo la sanción impuesta por el tribunal italiano. "Es otro ladrillo en el muro de la Operación Puerto", señaló John Fahey, presidente de la AMA. La postura de la AMA cuestiona aún más la situación de Lissavetzky. El dirigente español fue elegido recientemente como representante europeo en la Agencia y opta por nadar y guardar la ropa en el caso Valverde.

Ni la Agencia Estatal Antidopaje ni el Consejo Superior de Deportes han mostrado reacción alguna tras los resultados del análisis realizado en Italia a Valverde. Según indicaron en un comunicado conjunto, "debe ser la justicia española quien resuelva definitivamente un procedimiento que, como es conocido, celebrará juicio oral en próximas fechas".

Desde el Comité Olímpico Español tampoco se ve a Valverde como infractor. "Está limpio", afirmó por la mañana, en los desayunos de Europa Press, su presidente, Alejandro Blanco. "Yo soy muy duro contra el dopaje -quiso matizar por la tarde a Público el propio Blanco- pero sólo cuando se demuestra que un deportista se ha dopado". Reproches a Valverde, ninguno.

El análisis cruzado de muestras llevado a cabo por el Tribunal Antidopaje Italiano no parece interesar al ciclismo español. La Federación Española sigue reclamando su jurisdicción. Juan Carlos Castaño, presidente, declaraba ayer a Público: "Seguimos reclamando las pruebas al juzgado y hemos recurrido ante la Audiencia Provincial. Somos nosotros los que debemos juzgar este caso. Una vez tengamos las muestras de sangre, nuestra idea es analizarlas y, si existe infracción, sancionar al ciclista. No es normal que se haya autorizado a otros [el Comité Olímpico Italiano] lo que se nos ha negado a nosotros".

¿Tolerancia cero? Tolerancia uno.

Más noticias de Política y Sociedad