Público
Público

Trinidad Jiménez, Ángel Gabilondo y Ángeles González-Sinde, nuevos ministros de Zapatero

Pedro Solbes, Magdalena Álvarez, Mercedes Cabrera, Bernat Soria y César Antonio Molina dejan el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Reyes de España, el presidente del Ejecutivo, junto a los nuevos ministros. EFE


El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado en rueda de prensa los cambios de su ejecutivo.

- Elena Salgado será la vicepresidente segunda y ministra de Economía, en sustitución de Pedro Solbes.

- Manuel Chaves, vicepresidente tercero para la Cooperación Territorial.

- José Blanco, ministro de Fomento en sustitución de Magdalena Álvarez.

- Ángel Gabilondo, ministro de Educación en sustitución de Mercedes Cabrera.

- Trinidad Jiménez, ministra de Sanidad y Políticas Sociales, en sustitución de Bernat Soria.

- Ángeles González-Sinde, ministra de Cultura en sustitución de César Antonio Molina.

Además, Zapatero ha anunciado que Deportes pasa a depender directamente del presidente del Gobierno.

Rodríguez Zapatero despejó ayer las últimas incógnitas y anunció seis cambios en su Gobierno para imprimir un 'cambio de ritmo' a la lucha contra la crisis, y encarar los próximos meses 'con nuevo impulso y mayor fortaleza'. Ello supone cambiar un tercio del Ejecutivo, lo que evidencia la profundidad de la remodelación ministerial. El nuevo equipo está 'pensado y elegido para vencer a la crisis y preparar la recuperación económica', explicó Zapatero para justificar los cambios.

Sin alterar las previsiones sustanciales adelantadas por los medios anteayer, el presidente confirmó a Elena Salgado como nueva responsable de la política económica del Ejecutivo, a Manuel Chaves al frente de una vicepresidencia tercera de nueva creación ligada al departamento de Política Territorial y a José Blanco como titular de Fomento.

Estos cambios estratégicos se completan con otras tres incorporaciones. Trinidad Jiménez será ministra de Sanidad, en su

stitución de Bernat Soria. El rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Ángel Gabilondo, relevará a Mercedes Cabrera en Educación y la cineasta Ángeles González-Sinde, hasta ayer presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, tomará las riendas de Cultura, departamento del que se despide César Antonio Molina.

El cambio se confirmó sólo seis días antes de que cumpliera su primer año el equipo que formó Zapatero tras ganar las últimas elecciones generales. La 'gravísima recesión' ha precipitado la remodelación e impuesto un objetivo que el jefe del Ejecutivo subrayó ayer con insistencia: tan importante es luchar contra el revés económico global como 'anticipar todo lo posible' una recuperación que aligere sus efectos, en especial el desempleo.

Pese a que el presidente barajó la posibilidad de reducir el número de carteras, para lanzar un mensaje de austeridad en tiempos de crisis, finalmente ha decidido mantener los 17 departamentos.

Para luchar contra la recesión 'con toda la fuerza y la energía posible', Zapatero apartó de su Gobierno a Pedro Solbes y designó en su lugar a Elena Salgado, titular de Administraciones Públicas hasta ahora. El jefe del Ejecutivo presentó a Salgado como una antítesis de Solbes. Frente a la apariencia de resignación del ya ex ministro, Zapatero ensalzó la iniciativa política como el principal arma de la nueva vicepresidenta económica, a quien atribuyó una 'extraordinaria capacidad de gestión'.

El jefe del Ejecutivo admitió que Salgado asume el timón económico en un momento 'agudo' de la crisis. 'Hay que trabajar duro, más que nunca', señaló al defender su elección. Salgado 'es la persona adecuada', porque encarna el 'cambio de ritmo' en la gestión de la crisis que el presidente exigió ayer a su nuevo equipo: 'Para ser efectivos, necesitamos asegurarnos de que todos los recursos funcionan al máximo rendimiento y todos en la misma dirección'.

A Zapatero se le preguntó por el equipo que acompañará a Salgado, a lo que respondió que esa es una decisión que le corresponde a ella. En fuentes gubernamentales, existe la idea de una 'continuidad en la medida de lo posible', mientras que en el partido creen aconsejable que los secretarios de Estado Carlos Ocaña y David Vegara continúen en sus cargos. Algunos analistas consideran que ello amortiguaría la sorpresa y las incógnitas que genera la nueva vicepresidenta en el mundo económico.

Compartiendo con Salgado y la vicepresidenta Fernández de la Vega el segundo escalón del Ejecutivo, Manuel Chaves regresa al Gobierno 19 años después de abandonar Madrid para presidir la Junta de Andalucía. Si el combate contra la crisis es la prioridad, 'fortalecer la cohesión social y territorial de España' es el segundo objetivo de la remodelación detallada ayer por Zapatero.

Chaves gestionará este capítulo desde un departamento de nueva creación, el Ministerio de Política Territorial, elevado a la categoría de vicepresidencia tercera del Gobierno. Este Ministerio hereda las competencias de Administraciones Públicas y se dota de mayor rango de interlocución con las comunidades autónomas y los municipios.

En un mapa de competencias diseminadas, los problemas que genera la crisis 'son de todos', según explicó Zapatero. De ahí los objetivos que marcó el presidente para su nuevo vicepresidente territorial: 'Fortalecer el diálogo y conseguir una mayor implicación y coordinación de las comunidades en la lucha contra la crisis'.

El tercer gran objetivo que se marcó Zapatero para la nueva etapa abierta ayer es 'abordar todas las reformas y cambios que demanda la segunda década del siglo XXI'. Las infraestructuras son, según señaló Zapatero, 'un elemento básico de cohesión territorial'.

Al frente de este compromiso coloca al número dos del PSOE en Fomento. Es la primera vez que la cúpula socialista al completo Chaves es el presidente del partido se sienta en el Consejo de Ministros. Blanco tiene, según Zapatero, 'visión de conjunto, sensibilidad política y capacidad de gestión'. Estas son, según dijo, 'las mejores condiciones' para afrontar su nueva responsabilidad.

El resto de 'reformas y cambios' a los que hizo mención el jefe del Ejecutivo impregnan también los otros tres departamentos remodelados ayer. Zapatero admitió que puede entenderse como 'una rectificación' el nuevo diseño de Educación, que recupera la política universitaria, dependiente durante este último año del Ministerio de Ciencia e Innovación. Ángel Gabilondo reúne, según Zapatero, 'el perfil ideal' para encarar el principal reto en este campo, 'el proceso de Bolonia, que exige diálogo'.

La reestructuración del Ejecutivo incluye a Trinidad Jiménez al frente de Sanidad y Políticas Sociales, nombre que estrena el departamento que dirigía Bernat Soria y con el que se describen sus nuevas atribuciones, entre las que Zapatero destacó la gestión de la Ley de Dependencia. Los cambios se cierran con Ángeles González-Sinde 'creadora reconocible por todos', indicó Zapatero en Cultura.

Tanto José Blanco como Trinidad Jiménez formaron parte del grupo conocido como Nueva Vía, que se formó en el año 2000 con la intención de aupar a Zapatero a la Secretaría General del PSOE.

Los nuevos miembros del Gobierno, así como quien cambia de cartera, prometieron sus cargos ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela. La ceremonia tuvo lugar a las 18:00 horas en presencia de los Reyes y del propio Zapatero. Todos optaron por la fórmula de la promesa antes que la del juramento y luego todos se hicieron la foto oficial. 

Tras prometer sus cargos, tomarán posesión de los mismos en los diversos ministerios y el miércoles por la mañana comenzarán a trabajar: estarán presentes ya en la reunión del Consejo de ministros que se celebrará en el Palacio de la Moncloa.

Los nuevos integrantes del Gobierno son el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, y los ministros José Blanco, Ángel Gabilondo, Ángeles González-Sinde y Trinidad Jiménez, mientras que Elena Salgado pasa de titular de Administraciones Públicas a la Vicepresidencia segunda y ministra de Economía.

Más noticias en Política y Sociedad