Público
Público

La UE pedirá a los países que afronten el impacto de la inmigración a nivel social y de empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los gobernantes de la Unión Europea instarán hoy a los países a tomar medidas para afrontar el impacto de la inmigración a nivel social y de empleo, según unas conclusiones que tienen previsto adoptar hoy.

Los líderes de la Unión destacarán en particular la necesidad de "abordar el impacto, tanto social como en materia de empleo, de la migración de nacionales de terceros países, en el contexto de las propuestas de la Comisión Europea (CE) relativas a una política común sobre la migración".

El texto subrayará que la inmigración económica "puede desempeñar un papel a la hora de dar respuesta a las necesidades del mercado laboral y contribuir a reducir la escasez de trabajadores cualificados".

La cumbre instará asimismo a los países a tomar medidas para mejorar los niveles de enseñanza de los alumnos inmigrantes, en aras de favorecer su integración.

Por otra parte, los Veintisiete animarán a la CE a tener en cuenta en su Agenda Social renovada las nuevas realidades sociales y laborales y a abordar asuntos como la juventud, la educación, las inmigración, la demografía y el diálogo intercultural.

Además incidirán en la importancia de combatir la pobreza y la exclusión social, para lo que instarán a los países a utilizar "todos los instrumentos y medios disponibles" a nivel comunitario.

En aras de favorecer el acceso al mercado laboral, la cumbre pedirá asimismo a los países que adopten medidas "para reducir de manera sustancial el número de jóvenes que no son capaces de leer correctamente y las cifras de abandono escolar prematuro y los niveles de aprendizaje de los alumnos de origen inmigrante o procedentes de colectivos desfavorecidos".

También pedirán a la CE que presente una evaluación de las necesidades de trabajadores cualificados hasta 2020, dada la creciente escasez en distintos sectores.

Incidirán además en la necesidad de atraer a más adultos a la educación y la formación permanente, así como de impulsar una mayor participación de la población activa.

El consejo pedirá a los países que apliquen políticas de "flexiguridad", concepto que pretende conciliar la flexibilidad y la seguridad en el mercado laboral, prestando especial atención al empleo de los jóvenes y de las personas con discapacidad.