Público
Público

La UE, preocupada por la inestabilidad política en Haití a un año del seísmo

EFE

La Unión Europea (UE) manifestó hoy su "preocupación" por la inestabilidad política en Haití un año después del terremoto que asoló el país y causó un millón de damnificados, y reiteró que sigue siendo una de sus principales prioridades ayudar a su reconstrucción.

"La inestabilidad actual impide que la ayuda humanitaria de la UE llegue a las personas necesitadas y hace que el proceso de reconstrucción sea más lento y difícil", destacaron en un comunicado conjunto la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, y los comisarios de Desarrollo, Andris Piebalgs, y Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva.

Indicaron que esa situación "perjudica sobremanera nuestro deseo común de situar a Haití en una posición más fuerte para emprender el largo camino hacia la estabilidad, el desarrollo humano y la reducción duradera de la pobreza".

Los tres representantes europeos se pronunciaron con ocasión del primer aniversario del terremoto y afirmaron que la UE ha sido "un socio firme" en Haití y que seguirá comprometiéndose "plenamente a largo plazo para avanzar en la reconstrucción del país y ayudar a su población a construir un futuro mejor".

Así, instaron a las autoridades haitianas a garantizar las condiciones necesarias para celebrar unas elecciones "libres y transparentes", y solicitaron a la población que siga manteniendo la calma y participe en la segunda vuelta de los comicios de manera pacífica.

Piebalgs y Georgieva recordaron en una rueda de prensa que la UE se movilizó para proporcionar asistencia humanitaria al país inmediatamente después de la catástrofe, y destinó 3 millones de euros a necesidades de emergencia, una cantidad que se incrementó de manera gradual hasta alcanzar los 120 millones a finales de 2010.

La UE proporcionó entonces tiendas de campaña, comida, agua, refugios y personal sanitario.

Actualmente, también suministra este tipo de efectivos para luchar contra la epidemia de cólera a la que se enfrenta Haití.

La UE hizo hincapié en que es el primer donante mundial en Haití y que en la conferencia internacional de donantes de marzo de 2010 comprometió 1.200 millones de euros para asistir al gobierno haitiano en la reconstrucción a medio y largo plazo.

Según sus datos, la UE ya ha destinado alrededor de 600 millones de euros, lo que representa más de la mitad de los fondos prometidos.

Solo la Comisión prometió 522 millones de euros, de los cuales ya ha comprometido 330 millones para consolidar las principales funciones del Estado y, en particular, el pago de los salarios de los profesores, el personal sanitario y la protección civil, y en el refuerzo y la reconstrucción de las infraestructuras y carreteras estratégicas.

Ashton, Piebalgs y Georgieva destacaron en su nota que la situación "dista mucho de ser satisfactoria" y que "ha empeorado en algunos aspectos".

"Sin embargo, esto no significa que nuestro esfuerzo haya sido escaso o que nuestro dinero y nuestra capacidad hayan sido en vano", apuntaron, y se mostraron convencidos de que, "sin el firme apoyo de la UE, el país se habría podido paralizar por completo y la situación habría sido mucho peor".