Público
Público

La Viena de "El Tercer Hombre"

Han pasado más de 60 años del rodaje de la película que mejor refleja la postguerra en Europa. Todavía se pueden buscar las localizaciones del rodaje.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

'Nunca llegué a conocer la alegre Viena de antes de la guerra con su música y su mágico hechizo. La conocí al terminar la guerra, cuando el mercado negro...'. Con esa voz en off empieza El tercer hombre, probablemente la película más famosa rodada en Viena. Han pasado más de 60 años desde entonces, y el que viaje ahora conocerá otra ciudad, muy diferente a la descrita por el director Carol Reed y por el guionista Graham Greene. Sin embargo...

Sin embargo, El tercer hombre sigue atrayendo con la fuerza de esas obras maestras que permanecen en lo alto al cabo de las décadas, y es una de las pocas que pueden ser vistas una y otra vez. Las escenas exteriores -y hay unas cuantas- han marcado la imagen de esta ciudad, y muchos viajeros dedican un tiempo a buscar las localizaciones.

El que quiera hacerlo ese encuentra con lugares fácilmente identificables, y otros que no lo son tanto. Otras veces, lo que parece estar al lado se encuentra a varios kilómetros de distancia. Pero ésa es la magia del cine.

Se pueden encontrar fácilmente algunos escenarios. La casa fabulosa en la que vivía Harry Lime (Orson Welles) es el palacio Pallavicini (Josefplatz 5), muy cerca del Lippanser Museum y Michaelerplatz. Las figuras que flanquean el portal son muy características, pero en general el exterior, casi neoclásico, es mucho menos vistoso que el interior. Holly Martins se aloja durante su estancia en el hotel Sacher, famoso por su café donde sirven una tarta de chocolate apreciada mundialmente. Graham Greene también se alojó en este hotel en las dos semanas que pasó en Viena para ambientarse antes de escribir el guión.

A la vuelta de la esquina es, en Albertinaplatz, se encuentra el café Mozart. Sin embargo, la escena de la terraza está rodada en Neuer Markt, pero hay quien dice que en ese café tuvo lugar el encuentro fortuito de Graham Greene con Anton Karas, en ese momento un músico callejero que, con su cítara, creó una de las bandas sonoras más conocidas de la historia del cine.

Una de las escenas más famosas es el encuentro entre los dos protagonistas en la noria gigante del Prater, en el parque de atracciones. Desde lo alto, según Lime, las personas parecen hormigas. Nada como subir a la noria para confirmarlo. Siempre que uno vaya bien agarrado.

Las escenas con un ambiente más inquietante son las de las calles en que siempre es de noche, los adoquines están mojados y las sombras son extraordinariamente grandes. El lugar donde el gato se arrima a Harry Lime hay que buscarlo en Mölker Steig. Las carreras y persecuciones ocurren en la zona de Hoher Markt, Am Hof, Shulhofplatz y otros lugares. Algunos son fácilmente identificables, otros no.

La persecución a Lime termina en las alcantarillas de la ciudad, aunque en realidad todo ocurre en la canalización del río Viena. Hay varias entradas, y hasta hace pocos años incluso se podía acceder a través de una disimulada en un kiosko.

Los dos entierros de Harry Lime ocurren en el Zentralfriedhof, el gran cementerio vienés. Como gran ciudad musical, allí están los monumentos funerarios de Beethoven, Mozart, Strauss, Brahms, Schubert...


Iberiawww.wien.info/es


Das Dritte Mann Museum


Vienna Walks & TalksBurg KinoHoteles en Viena

Más noticias en Política y Sociedad