Público
Público

Las vitaminas B y E alivian el dolor mamario persistente, pero benigno

Reuters

Por Rob Goodier

Las vitaminas E y B aliviaríanel dolor mamario persistente y benigno, según los resultados deun ensayo clínico controlado que mostró que el 90,2 por cientode las mujeres tratadas con las vitaminas no sentían dolor almes, comparado con el 9,8 por ciento del grupo control.

La doctora Christine Joy J. Aguirre-Trespeces, cirujanageneral del Hospital Doctores Rufino Oro Iloilo, de Iloilo,Filipinas, dijo por e-mail: "Recomendaría el uso de una bajadosis de vitamina B (46 mg) más 200 UI de vitamina E" paratratar el dolor mamario benigno.

Aguirre-Trespeces presentó los resultados en la últimareunión anual de la Sociedad Estadounidense de Cirujanos de Mamarealizada en Phoenix, Arizona.

El dolor mamario idiopático benigno es muy común y generamucha ansiedad, en especial en las mujeres jóvenes. Muchasveces, el dolor no responde "a los cambios del estilo de vida",dijo Aguirre-Trespeces.

"Se necesitaba un medicamento para ayudarlas y que fuesesuficiente para aliviar el dolor y la ansiedad sin efectosadversos", agregó.

Durante cuatro años, 126 pacientes ambulatorias con dolormamario tolerable tomaron la combinación de vitaminas. Otrogrupo de 82 pacientes utilizó una versión placebo deltratamiento (grupo control).

Ambos grupos recibieron además la atención médica habitual,que incluyó consejos de autocuidado, información y orientación.A eso, el grupo tratado con las vitaminas le sumó el complejovitamínico una vez por día durante un mes.

"La vitamina E tiene propiedades antioxidantes, actúa en elproceso antiinflamatorio y refuerza la inmunidad, mientras queel complejo B es indispensable para varias funciones, enespecial las de los sistemas nervioso e inmunológico", dijoAguirre-Trespeces.

"Administrar la combinación en bajas dosis tiene un efectode sinergia con menos efectos adversos", agregó.

El resultado es una reducción significativa del dolormamario, aseguró la doctora Deanna Attai, directora de Centerfor Breast Care, Inc., Burbank, California, y que no participódel estudio.

Aun así, advirtió a Reuters Health que el estudio podríahaber proporcionado resultados más sólidos con algunos cambiosdel diseño.

Primero, el dolor es especialmente vulnerable al efectoplacebo, de modo que utilizar un placebo en el grupo controlhabría influido en esa variable.

Además, opinó que el dolor puede ser cíclico y un mes deseguimiento habría sido muy poco tiempo para detectar cambios enel largo plazo en el estado de salud de las pacientes.

Finalmente, un mes habría sido también poco tiempo para quelos cambios alimentarios y del estilo de vida tuvieran algúnefecto.

"Aun así, parece un enfoque terapéutico razonable paratratar a las pacientes con dolor mamario porque el riesgo seríamínimo", sostuvo Attai.

Más noticias de Política y Sociedad