El movimiento ecologista no ha dejado de crecer en las últimas décadas, adquiriendo un gran impulso especialmente en los últimos años. El cuidado del medio ambiente, así como el respecto por el planeta son valores que se han ido introduciendo en la sociedad; una sociedad consciente de que el cambio global, pasa por acciones locales.

Se trata de analizar nuestros hábitos no solo de consumo, sino también aquellas tareas de la vida cotidiana en las que no siempre reparamos. En este sentido, el agua y el uso que hacemos de ese bien tan preciado son un aspecto indispensable. ¿Sabemos cómo consumir menos agua con nuestra colada? Junto el uso de lavadoras eficientes, existen pequeños y prácticos trucos que nos harán no solo evitar su abuso, sino que además nos recompensarán cuando recibamos la factura del agua.

El consumo de agua en los hogares españoles

Lavadora
Lavadora

Según una encuesta publicada en 2018 por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el consumo medio de agua de los hogares españoles se situaba en los 136 litros de agua por persona. Para visualizar tal cantidad de agua bastaría con imaginarse que cada persona consume algo más de 27 garrafas de cinco litros de agua diariamente. Las cifras facilitadas por el INE suponían, así, un aumento del 3% con respecto a años anteriores. Estos datos se corresponden con acciones diarias que se traducen en duchas, lavados de la loza, uso de la cisterna… y también en uso de lavadoras.  

De manera más concreta, y según Ecologistas en Acción, cada vez que ponemos a funcionar una lavadora estándar –con una capacidad de unos 7 kilos- estamos produciendo un gasto de entre 42 a 62 litros de agua. Por ello, tratar de reducir nuestro gasto de agua durante la colada se vuelve en un objetivo de pequeña escala, pero más que necesario.

Ahorrar agua en la colada es posible

Existen múltiples formas de ahorrar agua en nuestra colada y, en muchos casos, todas ellas son combinables. A continuación, detallamos algunos de los trucos que cualquier puede poner en práctica en su hogar:

  • Control el número de lavados: aunque parece evidente, no siempre lo hacemos. Antes de poner una lavadora es importante que valoremos si tenemos una cantidad de ropa para lavar importante y si, esperando un par de días más, tendremos suficiente para llenar la lavadora. En muchos casos, podemos esperar.
  • Existencia de manchas: en muchas ocasiones lavamos nuestra ropa por el uso que hemos hecho de ella, pero no siempre contiene necesariamente manchas. Si es así, lo ideal es elegir un programa de lavado más rápido, que use menos cantidad de agua.
  • Una buena lavadora: si tenemos un buen electrodoméstico tendemos muchas más opciones para cuidar mejor nuestra ropa y ahorrar agua. ¿Cómo? Pudiendo elegir el programa ecológico, la temperatura del agua, la duración del lavado, el tipo de tejidos, etc.
  • Cuidado con el detergente: no siempre sabemos que no por usar mucho detergente nuestra ropa se lava mejor. Al contrario, puede quedar impregnada de manchas y tendremos que poner una lavadora nueva. Por ello, es importante fijarse en las indicaciones.
  • Opción de centrifugado: si solo tenemos una prenda para lavar, podemos lavarla a mano y usar la lavadora únicamente en la opción centrifugado. Así evitaremos usar la cantidad de agua adecuada para 7 kilos de ropa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here