Cada cierto tiempo se pone de moda el slime, esa especie de masilla o «blandiblú» que entusiasma a los niños, que también lo conocen como «moco de unicornio» o «moco de gorila». Es cierto que la hay a la venta en botes pequeños e incluso en grandes botes de un kilo, sin que los precios sean elevados, pero también lo es que puedes pasar un rato divertido preparándolo en casa.

Para los más pequeños esta actividad será todo un descubrimiento. Además, tú tendrás la tranquilidad de saber con qué está hecha esa masa gomosa con la que juegan y también podrán personalizarla. Hoy te contamos cómo fabricar slime casero. Es más fácil de lo que seguramente crees.

Slime casero con maicena

slime casero
Fuente: Wikimedia/Nataliatarkh CC BY-SA 4.0

Una de las primeras formas para preparar slime casero en casa es aquella que incluye una taza de maicena en su composición, además de una taza de agua, colorante alimenticio y un envase plástico donde realizar la mezcla.

Revuelve primero el agua y la maicena hasta que obtengas una textura homogénea. Luego puedes agregar unas cuantas gotas de colorante para darle el tono que desees y, si quieres, incluso puedes añadir algo de purpurina. Ves vertiendo el color en pequeñas cantidades hasta lograr el tono que buscas. Después, termina de trabajar la mezcla con las manos. Una vez obtengas una masa uniforme habrás conseguido preparar tu slime casero.

Slime con champú

Otra forma de preparar slime en casa es utilizar champú. Necesitarás solo dos ingredientes: media taza de champú y azúcar. La mezcla deberás realizarla en un recipiente de plástico, pero para remover, en esta ocasión, en vez de una cuchara, te aconsejamos utilizar un tenedor.

Vierte el champú en el recipiente y añade una cucharada de azúcar. Remueve bien y verás cómo rápidamente se irá espesando. Tendrás que seguir añadiendo poco a poco el azúcar hasta conseguir la textura típica del slime. Luego, guárdalo un par de horas en el congelador. Cuando lo quites, el slime estará listo para jugar.

Slime con detergente líquido

slime casero
Fuente: Wikimedia/Nataliatarkh CC BY-SA 4.0

Para la siguiente receta con la que puedes preparar el slime casero deberás ser más cuidadoso, ya que incluye cola blanca en su composición. Los otros ingredientes son colorante alimenticio, 3 cucharadas de detergente o jabón líquido y 150 mililitros de agua, además del envase y la cuchara para remover.

Son dos las mezclas que tendrás que preparar en este caso. Por un lado, mezcla la cola con el colorante hasta obtener el color deseado. Por otro lado, mezcla el detergente y el agua. Cuando cada una de estas combinaciones forme una mezcla bien ligada, júntalas y remueve hasta obtener la masa homogénea que, luego, deberás terminar de trabajar con las manos. Cuando acabes, ya estará listo el slime para ser utilizado sin necesidad de esperar tiempo alguno de reposo, tal y como sucede en otras recetas.

Slime con líquido para lentillas

Si quieres preparar slime transparente, tienes que usar pegamento transparente, una cucharadita de bicarbonato y 3 cucharadas de líquido para lentes de contacto. Mezcla primero el pegamento y el bicarbonato. Remueve bien y añade a continuación el líquido para lentillas. Sigue mezclando hasta conseguir una masa bastante uniforme.

Después, mete la mezcla en un táper con tapa o en una bolsa con cierre, ya que lo importante es que quede bien sellado. Deberás dejarlo reposar durante todo un día a temperatura ambiente y, transcurrido ese tiempo, ya tendrás el slime transparente listo para poder jugar con él.

Trucos para la elaboración del slime

slime de purpurina
Fuente: Pixabay/JamieHarrington

En el momento en que hayas preparado el moco de gorila, tal vez la mezcla te haya quedado algo seca y no hayas obtenido el resultado esperado. Esto tiene solución: solo has de agregar un poco de agua. Por el contrario, si la masa te ha quedado demasiado líquida, continúa añadiendo a la composición o cola blanca o maizena, según la receta utilizada, hasta obtener la densidad deseada. De igual modo, recuerda lavar bien las manos antes y después de preparar el slime y limpiar los objetos y la superficie donde lo hayas preparado. Si dejas que los restos se sequen, luego serán mucho más difíciles de retirar.

Ten en cuenta que este juguete para niños favorece su psicomotricidad y contribuye a mejorar el aprendizaje sensorial, las texturas, los tamaños y los colores. Si además lo preparas con ellos, se sentirán como químicos entusiasmados por el componente más divertido de la ciencia en casa. Y si no vais a jugar con el slime durante días, guardadlo dentro de un táper a temperatura ambiente.

Por último, te recomendamos que evites preparar otras recetas que encuentres para fabricar el slime en casa que contengan bórax o ácido bórico, pues es peligroso que sea manejado por niños y puede provocar irritaciones o problemas mucho más graves. Al fin y al cabo, se trata de un componente tóxico.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here