Público
Público

La alcachofa de la ducha es un foco de patógenos

Las bacterias se dispersan en el aire y pueden entrar en los pulmones

NUÑO DOMÍNGUEZ

Después de todo, ducharse puede no ser tan limpio. Según un estudio realizado en EEUU, las alcachofas de la ducha son un escondite perfecto para patógenos oportunistas que pueden saltar al ambiente y causar problemas respiratorios a personas enfermas. El trabajo, que hoy publica PNAS, concluye que una de las bacterias más frecuentes en las duchas de los estadounidenses es Mycobacterium avium, un familiar del patógeno de la tuberculosis. Aunque es mucho menos peligroso, puede causar problemas respiratorios, erupciones e inflamación de los ganglios a personas con el sistema inmune debilitado. Según el estudio, la concentración del patógeno es 100 veces mayor dentro de la alcachofa de la ducha que en el agua que llega a esta.

El lugar en el que se acumulan estos microbios no es casual. "El interior de una cabeza de ducha es un nicho húmedo, cálido, oscuro y frecuentemente abastecido con nutrientes", señalan los autores. Cuando se abre el grifo, el agua arrastra parte de las bacterias, que quedan suspendidas en el aire y pueden entrar en los pulmones. Esto no supone un problema para la mayoría de personas sanas, pero sí puede acarrear complicaciones de salud cuando el sistema inmune está ya bajo presión. Los autores argumentan que esto podría explicar el reciente aumento de infecciones por bacterias como M. avium, en especial entre enfermos de sida o pacientes que acaban de recibir un trasplante.

Los autores, de la Universidad de Colorado, visitaron 45 edificios públicos y viviendas particulares de cinco estados de EEUU para tomar muestras del interior de las cabezas de ducha. Luego buscaron rastros genéticos de patógenos, tanto en las muestras de las alcachofas como en otras recogidas del agua. La bacteria M. avium estaba en una de cada cinco muestras analizadas, lo que la convierte en el habitante nocivo más frecuente. Los expertos concluyen que las duchas deberían considerarse un nuevo foco de difusión de patógenos y que es necesario estudiar si los pacientes con problemas respiratorios e inmunológicos deben usarlas.

Bacterias
Cada litro de agua del grifo contiene 10 millones de bacterias, la mayoría inocuas.

El patógeno
Las cabezas de ducha son un lugar propicio para que se acumulen bacterias como la ‘M. avium’. El estudio encontró este patógeno en el 20% de las duchas. Su concentración era 100 veces mayor en la cabeza de ducha que en el agua.

La muestra
Se analizaron 45 alcachofas de edificios públicos y viviendas en cinco estados de EEUU.