Estás leyendo: Así se desborda el Ebro

Público
Público

Así se desborda el Ebro

Un vídeo de la Universidad de Zaragoza muestra una simulación hidráulica de la crecida del Ebro, para conocer con precisión las afecciones que se producen en estas situaciones.

Un vídeo de la Universidad de Zaragoza muestra una simulación hidráulica de la crecida del Ebro, para conocer con precisión las afecciones que se producen en estas situaciones. /César González Cebollada

PÚBLICO

En un vídeo publicado en Youtube puede observarse una simulación hidráulica de una crecida del Ebro, realizada con el programa informático IBER 2.2 de simulación hidráulica bidimensional de flujo superficial. Es una simulación simplificada que ha realizado el profesor César González Cebollada, doctor Ingeniero Industrial y profesor del Área de Mecánica de Fluidos en la Universidad de Zaragoza, que trabaja en la Escuela Politécnica Superior de Huesca, impartiendo clases de Hidráulica y de Física.

El objetivo del vídeo es mostrar la utilidad de este tipo de cálculos y programas de simulación bidimensional que, convenientemente calibrados, permiten conocer con bastante precisión las afecciones que se producen en situaciones de avenida, por lo que son una herramienta muy útil y económica en el diseño de planes de actuación y en la previsión de daños por inundaciones.

Hoy en día, programas informáticos como IBER (gratuito) o GUAD2D "deberían ser utilizados rutinariamente en la evaluación de daños potenciales por riadas causadas por lluvias, por deshielos o por roturas de presas", asegura el profesor González Cebollada. "En cambio, en ciertas ocasiones, se utilizan modelos unidimensionales, que no son válidos para este tipo de situaciones por su excesiva simplificación del movimiento del agua", asegura.

En el vídeo, de algo más de un minuto de duración, puede verse cómo la cuenca del río se va inundando a medida en que crece el volumen de agua y así es posible confirmar de una forma gráfica y visual, en la simulación digital, los terrenos y núcleos urbanos que se podrían ver afectados por una crecida.