Estás leyendo: Frenos al DNI electrónico

Público
Público

Frenos al DNI electrónico

Desde la Administración se insiste en que este sistema coloca a España en la vanguardia tecnológica mundial, pero algunas empresas denuncian que los usuarios apenas utilizan sus posibilidades telemáticas por falta de informac

BLANCA SALVATIERRA

Cuando surge una nueva tecnología y hay muchos actores implicados en ella -no sólo en su nacimiento, sino también en su desarrollo y expansión-, resulta difícil que todos remen a la vez, incluso que lo hagan en la misma dirección. Es lo que pasa con el DNI electrónico, o DNIe. La Administración no ha explicado para qué sirve, los usuarios no lo utilizan y la mayoría de empresas, en consecuencia, no invierten en adaptarse a su uso. 

El DNIe se lanzó en un proyecto piloto el 16 de marzo de 2006, en Burgos. Actualmente, según datos de la Dirección General de la Policía, se han expedido más de 1,7 millones de documentos de este tipo.

Con las mismas opciones de identificación que el DNI tradicional, el DNIe permite además acreditarse a través de Internet con firma electrónica. Esto, por ejemplo, facilita al usuario la petición de información a las administraciones públicas, que ya ofrecen cientos de procesos que lo aplican.

En cambio, los servicios que ofrecen los organismos no oficiales no están creciendo al mismo ritmo. En palabras del vicepresidente de Safelayer, compañía que se encarga de la seguridad del nuevo DNI, Adrián Moure, "los bancos y cajas de ahorro son reticentes al sistema porque todavía no tienen claro el uso del DNIe, piden proyectos de retorno de la inversión, y en este proyecto no existe ese concepto, se hace porque hay que hacerlo".

La policía es más optimista respecto a la iniciativa privada. Creen que empieza a existir un volumen suficiente de personas con DNIe y que los bancos , por ejemplo, verán pronto necesario invertir en remodelar su operativa. Cajamadrid, Caixa Galicia y varias entidades andaluzas han comenzado su proceso de adaptación.

Que el DNIe se utilice para acreditar la identidad en las compras a través de Internet dependerá de que las empresas adapten sus sistemas a esta nueva fórmula, lo que por ahora no se está promoviendo.

Con el DNIe se puede acceder a los sistemas de forma más sencilla, pero de ahí a que se pueda pagar con él en un centro comercial hay un gran trecho, según detalla Moure.

Al largo camino que aún resta por recorrer para que las entidades privadas integren este sistema en sus transacciones, se suma la dificultad de que los usuarios empiecen a utilizar las funciones añadidas del nuevo DNI. El certificado digital del DNIe tiene una validez de 30 meses. Pasado ese tiempo, hay que volver a solicitar los certificados, manteniendo el soporte físico. Por otro lado, es posible renunciar a la parte electrónica del documento, pero sólo un 0,2% de las personas que lo tienen han solicitado que se anulen sus certificados digitales.En principio esto parece una buena noticia, pero el director de Safelayer tiene otra interpretación: "Un elevado porcentaje de las personas desconoce en qué consisten sus posibilidades telemáticas, por ello no las anula, aunque tampoco las utiliza".

El uso del DNIe en el hogar requiere de un lector específico de tarjetas. Se conecta mediante PCMCIA o USB al ordenador y permite que los datos se incorporen directamente para, entre muchos otros usos, consultar el historial de vida laboral. Algunos fabricantes ya están integrando el lector en el propio teclado.

Adaptación de los sistemas
Aunque desde la Dirección General de la Policía (DGP) se insiste en que a finales de este año el nuevo DNI se expenderá en toda España, esto no implica que pueda hacerse en todas las comisarías. De hecho, desde la DGP también se hace hincapié en que los plazos pueden estar sujetos a modificación.

Los elementos que conforman el DNIe están perfectamente testados en cuanto a seguridad, pero el aspecto logístico y administrativo no siempre ha funcionado como debiera. A la adquisición del equipamiento informático necesario se ha sumado la adaptación de los locales en las oficinas de expedición, así como el aprendizaje en la utilización de las nuevas máquinas.

Como detalló Juan Crespo, inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía durante un encuentro con la prensa, "se han dado casos de comisarías en las que las nuevas máquinas no cabían por la puerta y ha habido que remodelarlas, lo que lleva su tiempo".

Ante las críticas por las largas colas que se forman en las comisarías que sí pueden realizar el nuevo documento, la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, se escuda en que, mientras la tramitación del DNI tradicional es un proceso que lleva unos cinco minutos, la primera expedición del electrónico requiere de 20. Conscientes de estos problemas, a partir de enero se habilitará una sistema de cita telefónica, algo que evitará las colas, aunque no la espera.

- El DNI se puso en marcha a través de un decreto en 1944, aunque hasta 1951 Franco no estrenó el suyo, que tenía el número uno. Reservó el número dos para Carmen Polo y el tres para su hija. Del cuarto al noveno han quedado vacantes.

- La familia real tiene asignados del 10 al 99, aunque el 13 se anuló, por superstición.

- Los números más bajos del DNI no correspondieron en el pasado a personas fallecidas. Nadie ostenta “un número de un muerto”, como se suele decir. El número del DNI es perpetuo por motivos legales.

- Los primeros obligados a formalizarlo fueron los presos y los que permanecían en libertad vigilada.

- Durante la conquista de América existió un antecedente del DNI, llamado cédula de composición, que acreditaba la identidad del que se embarcaba hacia el Nuevo Mundo.

- El documento indicó varias décadas en una casilla el nivel económico.
Zaragoza fue la primera capital de provincia donde se expidió el DNI.

- Hasta 1962 también se otorgó el DNI a todos los extranjeros residentes en España.

- Un total de siete tarjetas con diferentes diseños le han servido de soporte.

- La histórica huella dactilar desapareció en la penúltima versión del DNI, ahora se recupera para integrarla en el chip del DNIe.

- Burgos fue la primera ciudad en acoger el proyecto piloto del DNIe.