Público
Público

El HD DVD se resiste a decir adiós

Toshiba insiste en que su precio, más bajo que el de su competidor, puede otorgarles la victoria

BLANCA SALVATIERRA

El sector de la alta definición anda revuelto. La guerra de desgaste en la que están inmersas las compañías decidirá qué formato, entre el HD-DVD de Toshiba y el Blu-ray de Sony, será el sucesor del actual DVD en los hogares. Después de que Warner anunciase hace dos semanas que dejará de producir películas en formato HD DVD y que sólo lo hará en Blu-ray, los analistas de medio mundo se lanzaron a dar por concluida esta batalla entre formatos. 

"No estamos muertos", declaró ayer de forma rotunda el director general de Toshiba España, Alberto Ruano, a la vez que se mostró consciente de que la decisión de Warner ha podido abrir incentidumbres en el sector. Como golpe de efecto, Toshiba ha reducido el precio de sus reproductores de alta definición, entrando en un juego en el que Sony no parece seguirle.

La realidad habla por sí misma y es imposible que dos formatos incompatibles entre sí puedan sobrevivir en un mercado como el español, en el que los contenidos en alta definición no terminan de despegar (los reproductores rondan un 10% de penetración, según datos de Toshiba). A ello ha contribuido precisamente la lucha de estas compañías, ya que parte de los usuarios no se decide por adquirir ninguno de ellos por temor a elegir el formato perdedor.

El éxito de cada formato depende de cuál de los competidores dé los detalles. Toshiba y las compañías que respaldan el HD DVD (Microsoft, Paramount y Universal) hablan de un 60% de cuota de mercado en Europa con 200.000 reproductores vendidos, excluyendo los PC que también incluyen este formato, pero Sony prefiere destacar las ventas de su consola PlayStation 3, que incorpora Blu-ray de serie, los estudios de Hollywood que la respaldan (Fox, Disney y Warner) y una cuota del 94,9% en Japón el pasado diciembre.

Nadie pierde de vista, por otra parte, cuándo estos dos rivales darán por finalizada una batalla que perjudica al consumidor. El director de marketing de Toshiba, Pablo Romero, cree que terminará cuando la alta definición esté asentada en los hogares, algo que tendrá que convivir, según el director de dispositivos de entretenimiento de Microsoft, Miguel Postigo, con la descarga de contenidos en ese mismo formato, contrariando así la tendencia anunciada por la operadora estadounidense Comcast, que cree que estos dos fomatos están condenados al desastre provocado por un ancho de banda cercano a los 100 megabits, algo que planea para 2009.

Alberto Ruano
Director general de Toshiba España

1. Qué sintió cuando Warner afirmó que les daba la espalda por el bien de la industria?
Un profundo malestar, pensábamos que apoyaban nuestro formato, pero la vida continúa. ‘El bien de la industria’ parece una frase dicha para justificar una decisión, pero por ese bien nosotros entendemos la oferta de precio y calidad que ofrece el HD-DVD.

2. ¿Qué aporta su formato?
Hicimos el HD-DVD compatible con el actual DVD desde el primer momento y hoy nuestro producto se vende por la mitad de precio que el de la competencia, con la misma calidad como poco. Si gana el Blu-ray, el usuario pagará el doble. A ello se suma que el sistema de Sony no nació pensando en el usuario, sino en crear una
nueva tecnología.

3. Si los datos de ventas van como dicen, ¿por qué se les ha dado por muertos?
El anuncio de Warner, sumado a la callada que en ese momento se produjo por parte de Microsoft, Universal y Paramount, tuvo mucho que ver. Pero ahora mismo no se puede decir que este formato está acabado porque las expectativas de lanzamiento de películas y portátiles con HD-DVD incorporado ya están hechas para los próximos meses. Todavía es pronto para hablar de vencedores y vencidos.

4. ¿La descarga de pago acabará con los soportes?
Aún hay mucho que regular en ese sentido. En este momento, nosotros somos bastante escépticos con la descarga en alta definición.