Estás leyendo: "Quería hacer algo grande"

Público
Público

"Quería hacer algo grande"

Pionera en Internet, la web de descargas que ideó hace once años este catalán se ha convertido en la página más visitada de España. Ahora prepara su lanzamiento en China

BLANCA SALVATIERRA

Tomás Diago (Barcelona, 1974) no es uno de los nombres más populares de la Red española y, sin embargo, Softonic.com, el proyecto que empezó a desarrollar con tan sólo 22 años, se ha convertido en la página de referencia para todos aquellos que quieren descargar un programa en la Red. Con más de 27 millones de usuarios únicos al mes y casi 80.000 programas indexados, la web, que empezó siendo un proyecto de fin de carrera, es en la actualidad la página en español más visitada, según datos de la OJD. 

¿Cómo fueron los comienzos de Softonic?

La página comenzó en 1996 con una librería de ficheros privada para clientes de la empresa Intercom. Yo era el era responsable de esa librería y, un año más tarde, decidí abrirla a todos los usuarios de Internet. Ya estaba trabajando en Intercom cuando preparaba mi proyecto de fin de carrera y tuve la posibilidad de fusionar ambas cosas. El proyecto no se convirtió en empresa independiente hasta el año 2000 y yo estaba seguro de su éxito. De hecho, en la memoria del proyecto de fin de carrera, ya escribí que podríamos ser líderes en España y Latinoamérica. En ese momento, los servicios similares tenían poca calidad, había poca competencia y sabía que lo podíamos hacer mucho mejor. Durante dos años y medio, fue un proyecto muy pequeño, hasta que se decidió invertir en él. Ahí nació la marca Softonic, que hasta entonces se llamaba Shareware Intercom.

Las cifras de tráfico que ha logrado Softonic.com son espectaculares.  ¿Cuáles han sido las bases para el éxito?

El momento de su lanzamiento fue el adecuado, lo que implicaba un conocimiento del mercado. Otras claves han sido ofrecer un servicio de calidad que mejora de forma continua y apostar por las personas. Además, yo tenía la ambición de hacer algo grande y eso es algo que puede contribuir a que un proyecto tenga éxito.

¿Cómo ha cambiado la industria del software desde que comenzó Softonic?

De forma radical. Hace 10 años, la oferta de software en Internet era ínfima comparada con la de hoy. No podías descargarte versiones de prueba de programas pertenecientes a empresas importantes como Microsoft o Macromedia. Estas empresas vendían cajas en las tiendas, pero hoy todas utilizan Internet para distribuir sus versiones de prueba, ofreciendo también la posibilidad de comprar el programa completo on-line. Se lo plantearon con el crecimiento de Internet y porque vieron que pueden ofrecer el software que desarrollan de forma casi inmediata. Además, han visto que poder ofrecer versiones de prueba para que los usuarios puedan utilizar el programa antes de comprarlo es positivo.

En principio, Softonic no ofrecía venta de software. Fue una función que se añadió en 2003. ¿Cuál es la situación del comercio electrónico en España?

Es una de las peores de Europa. Estamos muy por detrás de países como Francia, Reino Unido, Alemania o Noruega. Pero mejora año tras año y es sólo cuestión de tiempo.

Los expertos creen que Internet acabará con los formatos físicos. ¿Qué opina de este tema? ¿Los fabricantes de discos tienen motivos para preocuparse?

Sí, pero los soportes físicos nunca desaparecerán del todo. Siempre habrá usuarios que deseen tener la caja del software que compran. Quizás forme parte de una cultura de colección. Aún hay muchos usuarios de 35 años en adelante que prefieren comprar una caja. Las nuevas generaciones ya no tienen esa necesidad y prefieren comprar on-line.

¿En qué punto se encuentra la expansión internacional que están llevando a cabo? ¿Cómo se plantea la competencia contra una página como Download.com, líder en descarga mundial?

Softonic ya está disponible en inglés, alemán y francés. Estamos preparando la versión italiana y la brasileña, y también vamos a lanzarla en China a principios de 2009. Cada Softonic tiene un equipo diferente y los textos no son traducciones, sino que están hechos en cada país. Download.com sigue siendo líder, pero ya está a muy poca distancia de nosotros. El problema que tiene es que su página sólo está disponible en inglés. Creo que se ha estancado. Al contrario que nosotros, forma parte de un grupo muy grande en el que ellos son una parte muy pequeña.

Softonic incorpora la posibilidad de comentar los programas disponibles, ¿qué importancia se le da a este tema?

Los comentarios son muy importantes porque, hoy en día, los internautas no sólo quieren ver la opinión de un experto, sino de una comunidad de usuarios que ha probado el programa con anterioridad. Incluso se fían más de otro usuario que del experto.

Su página ofrece programas ‘freeware' (gratuitos) y ‘shareware' (versión de prueba). ¿Qué porcentaje corresponde a esas categorías?

Damos mucha importancia a los programas gratuitos. Las cifras rondan un 70% de programas gratuitos y un 30% de versiones de prueba.

Si un desarrollador quisiera que uno de sus programas se incluyese en Softonic, ¿qué tendría que hacer?

Tenemos una herramienta con la que los usuarios pueden solicitar que se añada un software. Pero tenemos demasiadas solicitudes y no podemos subir todo lo que nos piden los autores de los programas. Recibimos más de 100 peticiones al día y elegimos lo que creemos que es mejor. Además, nosotros también buscamos de forma proactiva los programas que creemos que pueden interesar al usuario.

¿Cuáles son los programas que más se descargan?

Los más populares hoy son los programas P2P, pero hace unos años estos programas no existían. Los que siempre se han mantenido entre los más descargado son los programas relacionados con la seguridad, las utilidades para mejorar el rendimiento del ordenador y todo lo relacionado con multimedia.

¿Cómo se consigue que alguien acuda a descargar un programa a Softonic en lugar de ir a la web oficial del mismo?

Una de las ventajas es que el usuario sabe que en nuestra web todos los programas se descargan de la misma forma. Ofrecemos comodidad y sencillez. Además, estamos muy bien posicionados en Google y el usuario que no nos busca directamente también nos acaba encontrando.