Público
Público

La aventura cinematográfica que se rodó durante ¡12 años!

BEGOÑA PIÑA

'Ethan, si me muero, tú tienes que terminar la película', le dijo el cineasta Richard Linklater al actor Ethan Hawke cuando estaba en medio de su más reciente aventura, la película Boyhood (Memorias de una vida). Se trata de un drama, historia de una familia, rodado durante cortos periodos a lo largo de doce años (entre 2002 y 2013) y con los mismos actores. Estrenada mundialmente en el Festival de Sundance, la película le ha valido el Premio al Mejor Director en el Festival de Berlín y el Gran Premio FIPRESCI (de la crítica internacional) que se entregará en el Festival de San Sebastián.

Los actores Patricia Arquette, el mencionado Ethan Hawke, Ellar Coltrane y Lorelei Linklater (hija del director) han sido los cómplices de Linklater en esta hazaña. 'No había ningún precedente. Los contratos de doce años no existen en el cine. Solo les pedí que se comprometieran, tuvieran fe y saltaran al vacío conmigo'. Calificada por muchos como obra maestra, la película muestra los instantes pequeños y más corrientes de una vida desde la infancia hasta la madurez. Sin duda, haber hecho de la vida normal una hermosa epopeya es el mayor logro de esta empresa.

Linklater: 'Solo les pedí a los actores que se comprometieran, tuvieran fe y saltaran al vacío conmigo'Son los pasos de Mason (Ellar Coltrane), desde que tiene seis años, los que sigue la cámara. La infancia en el colegio, de la que pasa a los doce años aproximadamente y hasta que cumple los dieciocho y abandona el hogar familiar para ir a la Universidad y comenzar una vida diferente son las etapas que observa Linklater. Los cambios de Olivia, la madre; el padre, Mason Sr., y su hermana mayor Samantha se producen también ante los ojos del espectador, que se convierte en el testigo privilegiado del paso del tiempo en una familia normal.

'El tiempo es un gran autor, siempre da con el final perfecto', decía Charles Chaplin. Y tenía razón, al menos en el caso de Boyhood (Memorias de una vida), donde, sin embargo, el tiempo era la clave y, simultáneamente, el peor enemigo posible. 'Fue como dar un salto al futuro. En la mayoría de aventuras artísticas, uno se esfuerza en mantener el control, pero en este caso habría numerosos elementos totalmente fuera del control de cualquiera de nosotros -explicó Linklater tras el último año de rodaje-. Los cambios no solo serían físicos, sino emocionales, y deberíamos acoplarnos. Estaba dispuesto a que naciera una colaboración entre mis ideas iniciales y la realidad de los cambios por los que pasarían los actores en ese periodo de tiempo. En cierto modo, la película se convirtió en una colaboración con el tiempo mismo. Y el tiempo demostró ser un buen colaborador, aunque no siempre muy predecible'.

Antes de amanecer Antes del atardecerAntes del anochecer

No es la primera vez que el cineasta juega con el tiempo en sus trabajos. De hecho, uno de estos experimentos es el que le ha hecho famoso en todo el mundo, la trilogía que comenzó con Antes de amanecer  (1995) y que siguió con Antes del atardecer (2004) y ha concluido con Antes del anochecer (2013). Los dos mismos actores, Ethan Hawke y Julie Delphy, en  los papeles de Céline y Jesse, han acompañado al director todos estos años. Se conocieron en un tren con destino a París y pasaron juntos una noche paseando y hablando en Viena. Se reencontraron nueve años después, en París, donde pasan el día recordando, hablando de sus vidas... Y reaparecieron juntos otros nueve años más tarde. Esta vez, en Grecia, casados y con hijos.

Que hay muchas maneras de contar historias en el cine y que en éste, como ha dicho el mismo Richard Linklater, 'hay mucho espacio para la experimentación' es evidente. Y el cineasta ha jugado a investigar un poco más, aunque no sería justo otorgarle el cartel de 'único', tal vez sí lo sería el de 'primera vez' en la ficción.

Cierto es que en la ficción Boyhood (Memorias de una vida) es el primer largometraje que se hace con los mismos actores en un periodo de tiempo tan largo. De hecho, Michael Winterbottom le siguió y rodó durante los fines de semana de cinco años - entre 2007 y 2012- Everyday, historia de la vida de un prisionero, encarcelado por tráfico de drogas, y de su familia.

En televisión existe la serie Perspective, de B.P. Paquette, que lleva el subtítulo de Variaciones de un triángulo amoroso en 9 capítulos. Cada uno de esos capítulos -siempre con los mismos actores- corresponde a un año y terminará de realizarse en 2019. Hasta entonces, cada episodio terminado solo ha podido verse en Cinéfest, el veterano festival de Ontario.

Por supuesto, ahí están François Truffaut y Antoine Doinel, creador y criatura. El primero siguió la vida del segundo, con la ayuda del actor Jean-Pierre Léaud, a lo largo de cinco películas, desde 1952 hasta 1979. Desde Los 400 golpes, pasando por El amor en fuga, El amor a los veinte años, Besos robados y hasta Domicilio conyugal, Truffaut persigue a Doinel y sus variaciones emocionales. La actriz Claude Jade, en el papel de la amiga, novia y esposa del personaje, participó en todo el proceso.

En el territorio documental los ejemplos son más llamativos. El cineasta británico Michael Apted firma la ya legendaria serie Up, con la que se sigue la vida de catorce niños desde 1964, cuando ellos tenían siete años. Se trata de ocho episodios (hasta 2012) que se han colocado en la lista de los 50 Grandes Documentales. Diferentes clases sociales y cómo influyen en esas vidas es el objetivo a descubrir del documental. La serie se ha intentando con diferentes resultados en Japón, Sudáfrica, Estados Unidos...

La BBC hace algo similar en Child of our Time, donde se observa la vida de 25 niños, que nacieron alrededor del año 2000 y que está previsto que continúe hasta que los personajes tengan 20 años.