Público
Público

Las Chillers El grupo que escandalizó al PP por enseñar los pechos: "Es peor pincharte heroína"

Las Chillers hablan con 'Público' tras de la polémica surgida después de que su cantante, Rocío Saiz, enseñara el torso durante un concierto en Molina de Segura. 

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 8

Las Chillers en su concierto de Madrid el pasado domingo. MARTA MONFORTE

Las Chillers (Rocío, Adela, Ana, Espe, Laura y Belén) son parte del underground madrileño. Este sexteto de mujeres, de 26 a 40 años, versionan canciones que van desde Mecano a Camela, pasando por La Casa Azul. Todo comenzó en la fiesta de cumpleaños de una amiga: "Quisimos regalarle un concierto sin saber tocar y echamos a suertes quien cantaba Ella Baila Sola". La conexión con los asistentes hizo que Las Chillers se formalizaran como banda en un festival organizado por la propia cantante. En cuatro años han pasado de tocar en casas okupas a colarse en el panorama festivalero con Siempre Juntas, su primera canción.

La semana pasada Las Chillers lograron captar involuntariamente la atención de multitud de medios pero desgraciadamente no por sus canciones. Rocío Saiz enseñó los pechos en mitad de un concierto en Molina de Segura (Murcia), provocando la indignación dentro las filas del Partido Popular y de Cs de la localidad. Pero las críticas no han frenado a la cantante, que ha vuelto a utilizar el escenario como un lugar de reivindicación. En esta ocasión, en Valencia.

El PP tildó la actuación de “irrespetuosa y erótica”. ¿Esperaban esta reacción?

No esperábamos un revuelo a este nivel, más que nada porque es un gesto que hacemos desde hace tres años después de cantar Como yo te amo de Rocío Jurado. Nos ha sorprendido que la gente se escandalice porque enseñe las tetas. Sobre todo, porque el concierto empezó a la 1:00 AM y el "momento teta" fue a la 1:30. Probablemente a esas horas de la noche tengan puesto en la televisión programas más bestias. A mí me parece mucho peor pincharte heroína en una barra de un bar que enseñar las tetas. 

¿Creen que fue el hecho en sí o se trata más bien de una disputa política?

Está claro que nos han utilizado para intentar derrocar a la alcaldesa y nos da igual que lo hagan. Aunque creemos que lo que les ha indignado, más que el gesto, fue decir "comer un coño". Me imagino siendo Malú y no hubiera salido de casa hasta dentro de seis años.

"Nos han utilizado para intentar derrocar a la alcaldesa"

Verdaderamente lo que nos ha afectado son los insultos por las redes sociales. De hecho, hemos tenido que tomar medidas legales porque no puede ser que esas personas se escuden detrás de una red social para decir lo que le salga en gana y faltar el respeto a otras personas, e incluso colectivos (LGTBI).

¿Consideran necesario hacer el gesto?

Lo hago cuando la conexión con el público es real y en Molina de Segura la había, estaban a tope. La reacción fue la misma de siempre, excepto una periodista que se indignó y me dijo que lo que había hecho estaba muy mal. Es la persona que más me ha humillado en estos cuatro años.

¿Dirían que es activismo feminista?

"Hacemos feminismo desde que nos ponemos una guitarra y nos subimos al escenario"

Nosotras hacemos feminismo desde que nos ponemos una guitarra y nos subimos al escenario, aunque bueno hacemos feminismo desde que nos levantamos de la cama… Desde jóvenes hemos estado en colectivos y, además, vivimos libres haciendo lo que nos gusta y apetece. Eso ya es feminismo. Mucha gente dice que nos hemos subido al carro del feminismo y que lo utilizamos para vender entradas, pero no, no nos subimos al carro, lo empujamos.

Rocío y Adela, integrantes de Las Chillers/Marta Monforte

¿Ven necesario que la música se involucre con las causas sociales, en este caso con el mensaje feminista?

Sí, es muy importante porque cuanta más difusión haya, mejor. Y ahí la música juega un papel fundamental para que las nuevas generaciones interioricen el mensaje. Pero aún así, les necesitamos a ellos. De hecho, por esta polémica solo ha habido un hombre que nos ha entrevistado, todas las demás han sido periodistas mujeres.

"Incluso Rocío Jurado ha hecho canciones de tríos"

También necesitamos a los artistas hombres. Me he propuesto no contestar a más preguntas sobre feminismo y los grupos formados por mujeres hasta que no me sentéis con León Benavente, Bunbury, Sidonie y Loquillo. Es que a Loquillo no le preguntan por los grupos de mujeres que están saliendo ahora. Ni siquiera será consciente, y es necesario que lo sea.

Pero es cierto que algunos festivales de este año se han preocupado por cumplir una cuota de artistas mujeres...

Eso sí es subirse al carro, es feminismo capitalista. Tienen que conocernos por la música que hacemos y no por el hecho de ser mujeres. Nos fastidia que el problema se asocie a que no se vendan entradas. De esto, los únicos responsables son los organizadores, que, por supuesto, todos son hombres mayores. Es la típica industria antigua y todos vienen de un mundo que no es la música. Por ejemplo, el promotor del Mad Cool tenía una funeraria y como le fue bien, montó un festival.

Hablando de festivales, este año han tocado en varios donde los millennials son gran parte del público que acude a ellos. ¿Van sus canciones dirigidas a esa generación?

(Dudan). Depende en qué años englobemos a los millenials. Nuestras versiones aglutinan a muchas generaciones, pero si alguien queda un poco fuera son los millenials de los últimos años de los 90. Los jóvenes no conocen nuestras canciones porque escuchan  a C. Tangana y no saben quién es Rocío Jurado.

"Tenemos la responsabilidad de enseñar a los niños la cultura folclórica nacional"

En nuestros conciertos siempre reivindicamos que tenemos la responsabilidad -sobre todo las madres y padres- de enseñar a los niños la cultura folclórica nacional. Y no hay que asociar ese término con el franquismo, es absurdo hacerlo.

Incluso Rocío Jurado ha hecho canciones de tríos. Es importante que sepan de dónde venimos para que entiendan cómo es nuestra sociedad y afronten el futuro, o al menos para tener una base musical.

Pero la mayoría de los millennials consumen un género de música: el reguetón. ¿Qué opinan de él?

Nos gusta. El problema es el mensaje, no el estilo musical. Al final de que Maluma cante canciones con letras machistas también tienen culpa las discográficas. Tenemos que ir a por las letras y a por ellos, pero no machaquemos el reguetón porque como tipo de música es maravilloso. Grupos como Chocolate Remix o Tremenda Jauría nos encantan.

Se asocia al reguetón con el machismo, pero hay letras machistas en el indie español y aquí todos seguimos yendo a sus conciertos. De hecho, hay un grupo nacional (no voy a decir su nombre) que en su videoclip quema a una mujer... ¡Me parece fatal!

¿Cómo definirían el estilo de Las Chillers?

"En un principio, hacíamos 'chonismo 'ilustrado', después pasamos al 'chenoismo ilustrado' y ahora pues hacemos 'teta ilustrada'"

Nostalgia verbenera. Intentamos versionar canciones que hayan formado parte de una etapa para nosotras y también para el público, por supuesto. Lo bueno que tiene la verbena es que te ayuda a superar cosas y pese que haya letras tristes los ritmos son bailables.

También nos gusta decir que nuestras versiones son placeres culpables porque son temas que a los que la gente le cuesta reconocer que les gustan y luego lo dan todo.

Nosotras, en un principio, hacíamos chonismo ilustrado, después pasamos al chenoismo ilustrado y ahora pues hacemos teta ilustrada. O tetismo. O el teta challenge, como nos han dicho varias personas. -Entre risas-.

¿Qué es eso del chonismo ilustrado? ¿Y después el chenoísmo?

El chonismo ilustrado es la música asociada a un sector verbenero y mal visto que escuchaba grupos como Camela. Para nosotras ser chonis es super positivo, nos gustaría serlo más pero no nos sale (ríen). Es importante poner en valor a la gente normal, natural y sin dobleces que escuchaba la música de gasolinera y de la ruta del bacalao. Queremos reivindicar lo choni sin serlo.

"Chenoa es un icono feminista y todavía no lo sabe porque ha sido una persona que ha vencido al patriarcado sin querer"

De repente, se celebró el décimo aniversario de OT y volvimos a revivir como Chenoa tenía que reforzar continuamente a David Bisbal durante su edición. Bisbal la engañó con la presidenta de su club de fans, ella (Chenoa) se enteró por los medios de comunicación. Salió a la puerta de la calle en chándal y esta fue un símbolo muy claro de que hay que decir basta a que las mujeres tengamos que ser discretas hasta cuando nos humillen.

En el reencuentro de los 10 años Bisbal siguió humillándola y España abrió los ojos: se dieron cuenta de que el cabrón había sido él. Por eso Chenoa es un icono feminista y todavía no lo sabe porque ha sido una persona que ha vencido al patriacado sin querer. Aún así, no hay manera de que venga a nuestros conciertos -ríen-.

En su repertorio pasan de temas de La Casa Azul a canciones de Camela. ¿Qué tiene que tener una canción para que la versionen Las Chillers?

Hay batallas y peleas en el barro a veces para ponernos de acuerdo. Pero hay canciones universales que cualquiera que las escuchan tienen una sensación, por ejemplo, Flying Free.

Los seguidores del indie español (indie-pop) ahora apuestan por otros grupos que mezclan el humor con la música (Las Bistecs, Ojete Calor…) ¿Creen que la gente se ha cansado del indie más convencional?

(Risas). No lo dudamos, la gente se ha cansado del indie. Si hace cinco años tu grupo favorito era de indie español es normal que ahora necesites un soplo de aire fresco.

Eso no quiere decir que el indie no se vuelva a llevar, todo es cíclico y volverá aunque yo espero que no.

"Izal, no me vengas con que eres indie. Te pagan 40.000 euros por sacar un disco, eres lo más mainstream que te puedes echar a la cara. Aquí las únicas indies somos nosotras"

Pero vamos, la definición de indie que se tiene es errónea. Un artista/grupo indie es cuando tiene un sello independiente. Izal, no me vengas con que eres indie. Te pagan 40.000 euros por sacar un disco, eres lo más mainstring que te puedes echar a la cara. Aquí las únicas indies somos nosotras, que no tenemos ni sello (y una canción de milagro).

Otra de sus luchas es el colectivo LGTBI. ¿Es más difícil entrar en la música al ser homosexuales?

Al ser mujer, claro. Los hombres homosexuales lo tienen más fácil, la mujer como siempre detrás en todo. Dentro del colectivo hay una discriminación absoluta, pero ¿cómo no van a tener ellos más facilidades si lo único que tiene visibilidad es el patriarcado?