Público
Público

La historia de Sant Jordi: su origen, la leyenda de la rosa y el libro

Este sábado, Catalunya se llena de puestos de libros y flores para celebrar una tradición popular que combina el amor y la cultura por medio de la rosa y el libro.

Un florista transporta varias decenas de rosas este jueves en Mercabarna-Flor.
Un florista transporta varias decenas de rosas este jueves en Mercabarna-Flor. Enric Fontcuberta / EFE

Este sábado 23 de abril, Catalunya celebra la festividad de su patrón, el día de Sant Jordi, con la vuelta a la normalidad tras las dos últimas ediciones de la fiesta. Esta jornada es similar al del día de los enamorados, donde tradicionalmente, desde el año 1456, las mujeres, que recibían una rosa por parte de su pareja, regalaban un libro a los varones en contrapartida.

La tradición de la rosa también se ha visto vinculada con la Feria de las Rosas realizada en el siglo XV en la capital de Barcelona. Esta reunión se producía en el Palau de la Generalitat, donde matrimonios y parejas se intercambiaban rosas y libros.

Si bien, esta tradición ha cambiado con los años, en la actualidad, la festividad se celebra entre amigos, familiares y los más pequeños. Pero, ¿conoces la leyenda del día de Sant Jordi?

La rosa de Sant Jordi

La historia de Sant Jordi se remonta al siglo II. El relato cuenta que a la Villa de Montblac (Tarragona) se acercaba un dragón que se alimentaba de humanos al terminar el sustento del ganado para calmar su furia. Los habitantes realizaban un sorteo para seleccionar quién debía sacrificarse y un día le tocó a la princesa.

El origen de Sant Jordi mezcla varias tradiciones

En el camino de la joven se interpuso un caballero vestido de blanco sobre un caballo del mismo color, que atravesó al dragón con su espada, lo que provocó que brotase de la sangre de la bestia, y de ella nació un rosal de rosas rojas. El caballero Sant Jordi cortó una de las flores para entregársela a la doncella rescatada.

No obstante, el origen de Sant Jordi mezcla varias tradiciones procedentes de distintas épocas. En otras narrativas, el guerrero se contempla como un soldado cristiano del Imperio Romano que fue martirizado por su negativa al culto del dios romano Apolo. 

El libro, impulsado por Vicent Clavel i Andrés

Otra de las tradiciones es obsequiar a nuestros seres queridos con un libro, principal símbolo de la cultura. Desde el siglo XX, esta tradición de regalarse libros fue impulsada por el escritor valenciano Vicent Clavel i Andrés, tras presentar su sugerencia en la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923, y posteriormente aprobada por el rey Alfonso XIII, en 1926.

La tradición se convierte en festividad mundial al proponer el Día del Libro por la Unión Internacional de Editores (UTE), aprobada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1995. Los organismos internacionales fijaron el 23 de abril como fecha clave para la festividad para conmemorar a los literatos Miguel de Cervantes y William Shakespeare.

Desde entonces, Barcelona es la principal parada para celebrar el día de Sant Jordi, aunque no la único. La celebración se ha trasladado a la capital madrileña junto a otros rincones del mundo como Nueva York, México, Medellín, Guatemala, Buenos Aires, Caracas, Bogotá, etc.