Público
Público

Kafka, a tortas por su archivo secreto

84 años después de la muerte del escritor, Israel y Alemania protagonizan una disputa kafkiana por los archivos inéditos de Max Brod, en poder de las hijas de su secretaria dispuestas a venderlo todo

ELÍAS ZALDÍVAR

La Biblioteca Nacional de Israel solicitó esta semana a la Corte para Asuntos de Familia de Tel Aviv que ordenase a Eva Hoffe la entrega de un archivo que contiene manuscritos, cartas y dibujos desconocidos de Franz Kafka para catalogarlos y ponerlos a disposición de los estudiosos y del público. Eva y su hermana Ruthi, lo heredaron de su madre Esther Hoffe, la ayudante de Max Brod (el amigo íntimo de Kafka) hace dos años. Lo tienen bajo llave en cajas fuertes y en un mísero apartamento de Tel Aviv.

La Biblioteca también anunció el pasado jueves que demandará al Museo Alemán de Literatura Moderna donde se encuentra la mayoría de los manuscritos conocidos del escritor cedidos por Max Brod y le ha exigido la devolución del manuscrito de El proceso, vendido por dos millones de dólares al museo por la heredera de Brod.

Los documentos revelan detalles de la vida íntima del escritor checo

El destino de este ignoto tesoro literario se ventila desde hace más de un año en los juzgados. Al parecer, podría tratarse de un archivo con miles de documentos que revelan detalles de la vida íntima de Kafka, y que escondió durante 40 años Esther Hoffe, quien en 1968 lo recibió como legado de Brod, el escritor que reveló al mundo la obra Kafka.

Entre los documentos del archivo habría 70 cartas intercambiadas por Kafka con su amante, Dora Diamant, durante un período de 20 años, la mujer con la que no pudo casarse, según escribió su hermana, Kathi Diamant, en el libro El último amor de Kafka.

La Biblioteca israelí sostiene que es ella la heredera legal de ese patrimonio y formulará la demanda esta próxima semana en una corte de Alemania con el argumento de que la adquisición del manuscrito por parte del Museo de Marbach es "ilegal".

La Biblioteca israelí demandará al Museo Alemán de Literatura Moderna

Max Brod salvó esas obras desconocidas y demás documentos de Kafka, además de las suyas, cuando huyó junto con su mujer de Checoslovaquia tras la invasión de la Alemania nazi, y los llevó a Palestina, entonces bajo mandato británico, en 1939, nueve años antes de la fundación del Estado hebreo.

Brod murió en 1946 en Tel Aviv sin conocer la totalidad de su preciado archivo, ya que quien se quedó con él fue Esther Hoffe, su secretaria y asistente.

La institución exige la devolución del manuscrito de El proceso

Al abrirse esta semana las puertas del tribunal donde la Biblioteca Nacional gestiona la devolución del archivo de Max Brod, a fin de recuperarlo para el patrimonio público, trascendió que quien compró el manuscrito de El proceso fue el museo alemán.

El juicio para rescatar los papeles de Kafka, entre ellos decenas de cartas de amor intercambiadas con la mujer que lo ayudó a morir en 1924, se sujeta, aunque parezca difícil creerlo, en pleitos por divorcios, tenencia de hijos y demás.

Los documentos secretos de Kafka se hallan en el mayor de los misterios y nadie ha conseguido quitarles todavía las llaves a las dos hijas de Esther, de las que se piensa ya han vendido parte del contenido.

Desde el punto de vista jurídico, la dificultad radica en la interpretación del legado de Max Brod. Según el diario Haaretz de Tel Aviv, Brod le encomendó a su secretaria entregar el archivo a las instituciones públicas pero las hermanas Hoffe sostienen que ese tesoro público es un bien de familia.

El Archivo Nacional de Israel podría apelar ante la Corte Suprema de Justicia para obtener el archivo si los abogados de las Hoffe consiguieran un fallo contrario de la corte de Tel Aviv. Los representantes del Archivo exigen, simplemente, impedir que esos preciosos documentos salgan del país.

El editor alemán Klaus Wagenbach, amigo cercano de Brod, es una de las pocas personas que han visto el archivo. Según su testimonio, contiene ilustraciones de Kafka. Wagenbach percibió entonces el celo con que Esther Hoffe lo guardaba.

"Brod me dejó verlo pero en secreto, temeroso de que nos viese Esther. Ella no le permitía exhibir los materiales", comentó Wagenbach. "Era una mujer imposible por no decir más", según Rafi Witter, de la Biblioteca Nacional en Jerusalén. No sólo imposible, también "invisible": nunca la entrevistó nadie y murió a los 102 años.

Entre lo que retienen las hermanas Hoffe, se cree, están los diarios del propio Brod, en los que hablaría de Kafka y de su último amor con una mujer judía que lo cuidó cuando estaba enfermo en la última etapa de su vida.

Ulrich von Bilov, director de los archivos alemanes, presume que entre los papeles en poder de las Hoffe, estaría el manuscrito de Hochzeitsvorbereitnung auf dem Lande [Preparativos para la boda en el campo], que Kafka escribió en 1907.

La editorial y empresa del diario independiente Haaretz también es una de los demandantes y el único medio de la prensa local que informa sobre las alternativas del juicio acerca de lo que muchos consideran un delito cultural. La secretaria de Brod, según el periódico, violó un contrato con una gran editorial alemana interesada en publicar una de las obras ocultas.

La Ley de Archivos de Israel, declara su director, Josué Freundlich, prohíbe la salida del país de "documentos importantes para la historia y la cultura del pueblo judío", sin mediar antes una inspección. Hoffe habría vendido fuera las piezas que vendió de Kafka.

Según el investigador Mark Gelber, profesor del Departamento de Estudios Alemanes de la Universidad Ben Gurión de Beersheba, "la íntima conexión de Kafka con el sionismo y con los judíos" es una de las primeras razones por la cuales se debería prohibir a las hermanas Hoffe sacar esos documentos del país. En cuanto a Brod, "se afilió al sionismo antes de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), vivió y trabajó aquí. Y aquí, en Israel, está enterrado", agregó Gelber.

El biógrafo Louis Begley, autor de El tremendo mundo que llevo dentro de mí: Franz Kafka, un ensayo biográfico postula, en cambio, que Kafka no fue sionista ni miembro de su colectividad.

Hoffe fue arrestada en 1974, en el aeropuerto internacional de Ben Gurión de Tel Aviv, cuando se disponía a abordar un avión con destino a Suiza para vender documentos del archivo de Brod. La historia del archivo Brod es digna de un relato de Kafka.

Eva Hoffe declaró en 1993 al semanario alemán Der Spiegel que si se llegase a difundir los diarios de Max Brod, también dentro de su archivo, "revelarán algo terrible". Las incógnitas y enigmas a los 84 años de la muerte de Franz Kafka siguen en pie, y en las redes de la justicia, como tantos de sus célebres y atribulados personajes. El proceso todavía no ha acabado.