Público
Público

'Mr. Robot', la serie antisistema
de obligado visionado

Por fin ha llegado a España la serie revelación de la pasada temporada. Hackers jugando a ser Robin Hood en un mundo demasiado real. Los diez episodios que componen la primer temporada pueden verse en Yomvi.

Llega a España 'Mr. Robot', una de las sensaciones del año pasado en EEUU.

MADRID.- Mr. Robot llega tarde, bastante. Casi más como aperitivo para ponerse al día de cara al estreno de la segunda temporada –13 de julio en EEUU– que como el gran estreno que se habría merecido haber aterrizado en España hace unos meses. Fue una de las revelaciones del pasado año y Canal + Series la estrenó este sábado en formato maratón, casi de tapadillo, dando la opción a sus abonados de aprobar una asignatura pendiente de obligado visionado para todo aquel seriéfilo amante del thriller, de las historias con antihéroes como protagonistas y con fuertes anclajes en la realidad. Tantos, que asusta.

Galardonada con dos Globos de Oro, incluido el de mejor drama imponiéndose a títulos como Juego de tronos y Narcos, Mr. Robot es toda una ciberbofetada ideada por un creador cuasi novel, Sam Esmail, que ha juntado en una misma ficción televisiva un sinfín de referencias del cine, la televisión y, lo más inquietante, de la sociedad real y virtual que nos rodea. Porque lo más llamativo de Mr. Robot es lo que cuenta. En ningún momento esconde sus anclajes con el mundo real, en ella subyacen un sinfín de referencias que se agolparán en la mente del espectador tan solo viendo el piloto y se van sumando otras a la vez que se suceden los episodios.

Los paralelismos entre fsociety y Anonymous son innegables. Hasta careta usan en esa sociedad secreta de hackers capitaneados por un Mr. Robot al que da vida Christian Slater. Su razón de ser: hacer caer el sistema borrando de los servidores los registros de deuda. Si la gente no tiene deuda, será libre. Ese es su objetivo. Los medios, no importan tanto. Son piratas informáticos, viven al margen de la ley, en un mundo de unos y ceros en el que los seres humanos a los que defienden no son más que programas informáticos con sus propios fallos que deben reiniciarse para evolucionar. Esa es la compleja o simplista, según se mire, visión del mundo que tiene Elliot Alderson, protagonista de Mr. Robot y última adquisición de fsociety para sus fines.

Elliot, interpretado por un asombroso y aplaudido Rami Malek, es un joven con un serio problema para las relaciones sociales

Elliot, interpretado por un asombroso y aplaudido Rami Malek, es un joven con un serio problema para las relaciones sociales (recuerda hasta cierto punto a otro pirata, el Jesse Banks de la australiana The Code). Algunas series dan la impresión de que para ser un genio de la informática hay que estar un poco pirado. Adicto a la morfina, traumatizado por la muerte de su padre, enemigo del contacto físico y humano y con serios problemas para asumir las convenciones sociales básicas, Elliot acaba siendo arrastrado por fsociety, un grupo de hackers con los que en un principio no comulga del todo pero con los que acaba haciendo pandilla para destruir ese mundo capitalista que asfixia al hombre de a pie.

Camuflado siempre bajo la capucha de su sudadera oscura como si fuese un cortafuegos que le protegiese de cualquier virus, Elliot recuerda por momentos a la versión conectada de Neo, el que se hacía llamar Thomas A. Anderson y trabajaba en una oficina de cubículos prefabricados como la de El Narrador (Edward Norton) en El club de la lucha. Un joven con muchos problemas, algunos delictivos, que acude con asiduidad a terapia como lo hacía Tony Soprano. Una referencia más a tener en cuenta en un mundo muy real creado por un Sam Esmail imbuido por el espíritu de Occupy Wall Street (15M en España) y de esa defensa de las filtraciones que tiene en Julian Assange y Edward Snowden sus rostros más visibles.

Elliot acaba siendo arrastrado por fsociety, un grupo de hackers con los que en un principio no comulga del todo pero con los que acaba haciendo pandilla

Ellos, los hackers de fsociety, se ven como una suerte de Robin Hood moderno y cibernético capaz, con un teclado, una CPU y una buena conexión a internet, de desbaratar todo el sistema. Y ahí es donde reside el sentimiento de inquietud que provoca el visionado de Mr. Robot. Demuestra lo fácil que es que un grupo de personas con los conocimientos informáticos necesarios viole los sistemas más protegidos, suplante personalidades y pueda acabar con la reputación de una persona y su vida entera con un solo click del ratón.

Hundir el sistema capitalista

Y no solo eso. Lo que plantea Mr. Robot, hundir el sistema capitalista en el que vive sumida la sociedad actual acabando con la inmensa brecha que separa a ricos y pobres no es nada descabellado ni ciencia ficción. Lo plantean como algo que puede hacerse con las herramientas adecuadas. Eso es lo que pone Mr. Robot sobre la mesa, pero también despierta cierto debate moral. ¿Es correcto lo que hacen? ¿Son los buenos o los malos? ¿El fin justifica los medios? ¿Realmente lo hacen por un bien mayor o por puro egocentrismo? Las preguntas están ahí. Las respuestas, las que da la serie, disponibles en Yomvi desde el sábado para todo aquel que quiera sumergirse en un mundo de conspiraciones, hackers y paranoias más real de lo que le gustaría a la mayoría.

La segunda temporada de la serie de USA Network se estrenará el 13 de julio al otro lado del charco. Mientras llega el anuncio dela fecha española, solo se sabe que para esta nueva hornada de episodios uno de los fichajes estrella es el de Grace Gummer (The Newsroom), cuyo personaje se convertirá en regular tras la aparición en la recta final de la primera tanda.