Público
Público

"El Pulitzer me puso el listón muy alto"

Michael Cunningham publica ‘Cuando cae la noche' (Lumen)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nueva novela de Cunningham (Cincinnati, EEUU, 1952), ganador del Pulitzer de ficción por su novela Las horas en 1999, arranca en el delicado momento en que un matrimonio burgués comienza a comprobar que la pasión se ha convertido en complicidad. La irrupción del hermano pequeño de ella, símbolo de todo lo que la pareja ha perdido, altera la comodidad de los dos profesionales del mundo del arte.

09¿Por qué se mete en el mundo del arte?

De pequeño quería ser artista y, como no lo fui, pues me quedó el gusanillo de escribir sobre ese mundo.

08¿Le interesa el arte o el negocio que genera?

El negocio, no nos engañemos [ríe]. El mercado lo controlan muy minuciosamente y a muy pocos se les permite ser famosos. ¡Lo deciden los marchantes!

07¿Cuánto hay de crítica social?

Diría que bastante. El estilo de vida burguesa te tienta a ser irónico. Pero sin llegar a ridiculizar a los protagonistas. La próxima novela será hermana de esta: tratará el Nueva York actual, pero pobre.

06Es una novela cercana. ¿La podemos definir como crónica social?

Sí, en cierto modo sí. Creo que todos los novelistas deberíamos considerarnos cronistas. Chéjov, Tolstoi, Dostoievsky escribieron crónicas de la Rusia del siglo XIX.

05¿Escribe sobre el mundo que conoce?

Sí y, cuando lo he hecho sobre otras épocas, me he documentado mucho. Me encantó conocer el Londres de Virginia Wolf.

04Vuelve a insistir en dos planos temporales. ¿Por qué?

Porque la gente no experimenta su vida de un modo lineal cronológicamente, sino que está lleno de recuerdos (pasado) y planes (futuro). Así lo reflejo en mis obras.

03¿Qué otros temas le interesan?

Muchísimos que todavía no he tocado: creo que (si dejo de fumar) habrá Cunnin-gham para rato. Quiero meterme en la ciencia ficción, por ejemplo, o escribir una novela que transcurra en mil años.

02¿Hay alguien detrás de sus personajes?

No, porque dejaría de ser objetivo y, además, correría el riesgo de quedarme sin amigos.

01¿Marca un Pulitzer?

¡Uf...! Pensé que me haría follar más, pero sólo me puso el listón muy alto.