Público
Público

Quique Peinado: "En la izquierda deberíamos cortarnos en reivindicar a Maradona"

El guionista y presentador atiende a 'Público' tras la reedición de su libro 'Futbolistas de izquierdas'.

Quique Peinado durante un programa de televisión en DMAX.
Quique Peinado durante un programa de televisión en DMAX.

Guionista y periodista deportivo original de Vallecas (Madrid), Quique Peinado (1979) ha reeditado por aclamación popular su libro Futbolistas de izquierdas, publicado antes de su salto a la fama gracias a la televisión. 

Peinado atiende a Público durante la mañana de un lunes tras dejar a sus hijos en el colegio del barrio en el que vive ahora, que muy a su pesar, no es Vallecas.  Del Rayo Vallecano y del Estudiantes, conoce de primera mano la derrota.

Su conciencia de clase le acompaña por las radios y platós de televisión y, aunque dice que está en el negocio por dinero, no cede a los beneficios que le traería dejar sus posiciones políticas en casa.

¿Vio la final de la Champions?

Si te digo que no la vi (risas)... No, de verdad, no la vi. Estaba con los niños viendo una peli. 

Sigue siendo complicada la combinación de ser madridista y de izquierdas. 

Es que el Real Madrid es tan grande que hay gente de todos los estratos sociales que es del Madrid. Además, yo creo que el equipo de ahora representa unos valores de superación y juego en equipo y las estrellas son de perfil bajo. Incluso Kroos alguna vez ha sacado la cabeza. Genera un poco de rechazo por su tradición, pero es muy complicado.

Además, no sé por qué en la vida tenemos que justificarnos por todo. Es decir, a mí gusta el boxeo y hay más fachas que otra cosa. Mira, una vez en una presentación del libro estaba Cappa y la gente se calentó contra el Madrid. Pero llegó un señor y dijo que era del Partido Comunista, que había estado en la clandestinidad y tal y dijo: "Llevo toda la vida perdiendo, dejadme ser del Madrid, que es lo único en lo que gano en la vida". 

Y me gustó mucho la reflexión, porque muchas veces lo pienso mucho con mis hijos. Soy del Rayo y del Estudiantes, soy un desgraciado (Risas). Al más mayor le digo que no hay querer a un equipo porque gane o porque pierda, igual que no queremos a alguien porque sea o no exitoso. A los equipos los queremos por lo que los queremos. Y él me dice: "Claro, papá, es que si no fuera por el Rayo tú no existirías", porque mis padres se conocieron por el Rayo. 

El fútbol queda como una de las pocas cosas con las que aún podemos construir lazos no demasiado tóxicos.

El caso de mi hijo. Él es de Tetuán, pero su abuela era de Vallecas, y ahora vive en una residencia en Torrejón de Ardoz. Nada le une con Vallecas si no fuera el fútbol. A mí me gustaría que el día de mañana ellos vivieran en Vallecas y posiblemente ese amor por mi barrio es el único sentimiento mínimamente patriótico que tengo. Es verdad que esos sentimientos son bonitos, pero en España son complicados. Ese amor con el Rayo le va a conectar con la historia de su padre y de su abuelo. 

¿Cuál era su ídolo de pequeño?

Me gustaba Butragueño. Me parecía la hostia. Creo que porque era pequeño y rubio y su gestualidad era distinta. Todo era distinto y como que su fútbol se basaba todo en cosas buenas. Y después Onésimo. Nunca he disfrutado más en la vida que viendo jugar a Onésimo. 

Es de mis mejores recuerdos del fútbol, yo tenía abono en el fondo, sexta fila o así, y Onésimo abajo en el córner se paraba, bajaba los brazos y siempre hacía el mismo regate. El regate de la cuerda, que decían que luego hacía Laudrup pero ni de broma era igual. Con ese culo, medio rechoncho... Era de locos, tío, era de locos. Cappa dijo que era el último mohicano, el último jugador antiguo que quedaba. De esos tipo Garrincha que solo quiere regatear. Era muy contracultural. 

¿Aún hay jugadores de izquierda y se los callan?

Claro que hay. Con el libro me han escrito algunos y hay otros que dan like a mis tuits. Hay muchos vascos.

"El riesgo por significarte si no tienes un espíritu combativo es tan alto que prefieren no hacerlo"

Está el caso de un jugador de Primera División que tiene un tuit en una manifestación de niño con la bandera de la II República. Le escribí para sacarlo y me dijo que no iba a borrar el tuit pero que prefería tener un perfil bajo. "Si lo sacas, me jodes", me dijo.

Tienen tanta presión y están tan expuestos y el riesgo por significarte si no tienes un espíritu combativo es tan alto que prefieren no hacerlo. Pero cómo no va a haber futbolistas de izquierdas si la mayoría son de clases populares.

Los de derechas se cortan menos.

Porque penaliza menos manifestarse de derechas que de izquierdas, a los futbolistas y en general. Cuando formas parte de un negocio millonario es normal. 

Del Bosque se sabe que es de izquierdas y eso que casi le nombran secretario de Estado de Deportes.

En el caso de Del Bosque hay una cuestión personal de una prudencia exacerbada. Hace manifestaciones y mensajes muy claros pero con un tono que no lo parece. Es un hombre bastante significado, pero aún así en su día en Futbolistas de Izquierdas no quiso salir. Pero les entiendo. Llevas luchando por un sueño desde que eres niño, enfocando toda tu vida a eso y pensar que se puede truncar... lo entiendo. 

Sí me duele el tema de las casas de apuestas, porque son tíos que están en el negocio, que saben el daño que hacen, conocen casos de peña que está muy jodida... Y depende de ellos, porque se trata de su nombre y sus goles. 

Hubo un jugador del Racing de Santander, David Carmona, que hizo una web y puso tuits contra las apuestas. Tuvo que quitar todo a las horas, le debió caer la de Dios. Luego se fue a jugar a Grecia o Chipre... lo pasó mal. 

¿Hasta qué punto es transformador que Messi o Iniesta se posicionaran con algo de forma contundente como lo que hizo Alí?

Alí es una de las grandes personalidades del siglo XX. Lo defiendo delante de quien sea. Cambió muchas cosas, no solamente el discurso racial. Si tú analizas bien el discurso de Alí, muchas cosas que decía que parecían payasadas eran en realidad cosas que fueron decisivas. 

"El poder del púlpito que tiene un deportista lo tiene muy pocas personas"

Cuando decía "yo soy el más guapo",  parece una tontería, pero yo he visto activistas diciendo para los negros era muy importante que dijera que era guapo, porque a ellos siempre se les retrataba como bobos y feos. Por eso él se pasaba todo el día diciendo que era listo. Dio autoestima a muchísima gente. El poder del púlpito que tiene un deportista lo tiene muy pocas personas.

¿O sea que sí cree que sería transformador, por ejemplo, que Iniesta se posicionara de forma contundente por alguna causa?

Sin duda. Si una gran estrella del fútbol mundial declarara que es parte del colectivo LGBTI cambiarían muchísimas cosas. En la NBA muchos jugadores dicen cosas, pero se tiene que generar un ambiente. Tiene que haber un LeBron James, un amigo como Carmelo Antonhy, otro como Chris Paul... se crea un ambiente y de golpe una tradición de la NBA que es que el equipo campeón visita la Casa Blanca deja de ocurrir mientras está Donald Trump. Eso es gordísimo. Eso tiene una influencia real, de hecho yo creo que la NBA fue uno de los arietes para acabar con Donald Trump.

También es diferente, porque en Estados Unidos la libertad de expresión está muchísimo más desarrollada que aquí. Lo dijo Ricky Rubio en una entrevista. Decía que si él habla y dice algo en la NBA, no le perjudica ni le pitan por haber hablado. En EEUU se entiende que se puede hablar. 

Tal vez eso podría haberlo sido Maradona.

Maradona acabó siendo disfuncional, egoísta, ególatra y, en muchos aspectos, una malísima persona. Yo creo que muchas de las cosas de esa rebeldía se basaban en una cuestión personal de querer tocar los cojones más que de convencimiento político. Creo que Maradona es una figura lo suficientemente oscura, con suficientes cosas malas, como para que desde la izquierda nos cortásemos un poquito de reivindicar.

Yo entiendo a los argentinos, porque para ellos representa cosas muy distintas de las que representa para nosotros, porque era el orgullo cuando tú estás en la mierda. Reivindica todo el rato el concepto de pueblo y yo entiendo que a los argentinos les cale. 

Pero no digo que sea mala persona porque hiciera cosas destructivas para sí mismo o porque fuera alcohólico y drogadicto, sino porque ha hecho cosas terribles. Una cosa es que seas napolitano o argentino, que te dio orgullo y autoestima, y otra cosa es que un señor de Pozuelo de Alarcón reivindique a Maradona. Y lo digo desde la máxima contradicción del mundo porque tengo un cuadro suyo en mi casa. Odio quererle

Dice que entiende que los futbolistas no se posicionen, pero usted nunca ha dejado de hacerlo y siempre combate esa guerra. 

"Una vez me dijo mi representante: tú triunfas porque te suda los cojones todo"

Pero yo he perdido mucho. Soy consciente de ello. Sé que pierdo contratos. Nunca te lo dicen directamente, pero hay proyectos que se caen a última hora o que te dicen: "Joder, pues salió tu nombre y la marca torció la cara...".

Tú ten en cuenta que es una cosa muy distinta, porque un futbolista lleva desde que tiene 10 años sin vacaciones para llegar hasta ahí. Yo no quería llegar hasta aquí, entonces si se me acabara mañana, pues se me acabó. He tenido mucha suerte, he podido hacer un dinero, tengo una vida bastante desahogada y a mis hijos les voy a ayudar mucho en su vida y les haré la vida un poco menos perra. Pero si se me acaba, chimpún. Hablo con jefes a veces y me pongo más chulo de lo que debería porque es que me da igual, si me vas a echar me iré a currar de otra cosa. No tengo un concepto romántico de mi vida profesional. Yo trabajo para ganar dinero, el más posible para mí y para mis hijos. Por eso trabajo.

Pero si viniera una casa de apuestas no aceptaría su oferta

Sí, evidentemente. Tengo mis normas, pero es que rigen mi día a día. Lo que sí he aprendido con todo este tiempo es que evidentemente tu voz tiene un peso, porque se te acerca mucha gente pidiéndote que digas algo o porque gente muy gorda te hace la pelota. Ves que tienes un efecto y se puede cuantificar, entonces ahí sí tomas un poco conciencia. Oye, yo tengo una posición en la que sirve de algo que haga según qué cosas. 

Pero yo ya he hecho mucho más de lo que pensaba que iba a hacer en la vida. Muchísimo más. Yo quería ser guionista de comedia, primero, y periodista deportivo, después. Una vez me dijo mi representante: "Tú triunfas porque te suda los cojones todo". Me lo paso bien currando y eso es la hostia porque con lo poco que me gusta trabajar si encima no me lo pasara bien, lo pasaría muy mal, entonces siempre lo paso bien. Ya son nueve años en televisión.

¿Y la tele es de izquierdas?

No soy una persona que se mueva mucho en los ambientes de la tele ni tengo muchos amigos. No conozco mucho ese entorno. Me ha sorprendido para bien porque hay muchos menos egos que en el periodismo. Estoy convencido de que hay más egos en la redacción de Público que en la tele (Risas). He trabajado en periodismo y en la tele... Pero si la gente no mira las firmas, flipado

En la tele hay gente que no puede salir a la calle y que mueve un dedo y le caen 
100.000 pavos y la gente es mucho más relajada y mucho más tranquila. En la tele la mayoría de la gente proviene de clases populares y dentro de todo, la tele es bastante meritocrática. 

Los entrenadores tienen menos miedo a hablar.

Seguro. Tienes el caso del Pitu Abelardo. ¿Hubieras dicho en su etapa de jugador que era de izquierdas? Llegó a una rueda de prensa y dijo: "Soy de izquierdas". Como tantos que provienen de las cuencas mineras, tienen una raíz de izquierdas. Yo no recuerdo ninguna declaración de nada como jugador y de repente ya de entrenador fue otra cosa. Supongo que es otro ambiente y hay menos presiones.

¿Ha habido una degradación y hay más miedo hablar ahora que antes? ¿Se ha torcido todo en algún momento?

No creo que haya un momento, pero creo que tiene que ver con que cuanto más dependes del dinero, menos hueco hay para la libertad. Cuánto más entra el dinero en la ecuación, menos libertad individual hay para manifestarse. Cuanto más dinero hay, más difícil lo tienes. 

Pero en el tema de los futbolistas a mí me gustaría que la gente entendiera que no es tanto renunciar a dinero, si dinero tienen mucho. Es poner en solfa algo en lo que tú llevas trabajando toda la vida. Tú tienes un objetivo en la vida que es ese y por ese renuncias a otras cosas. Por ese sueño, tus padres se vuelcan y te llevan al campo de pequeño. Yo les entiendo.