Público
Público

Raffaella Carrà, una diva incombustible amada en todo el planeta

Era actriz, bailarina, presentadora de televisión y cantante. Sus pegadizas canciones como 'Fiesta' conquistaron a todo el planeta. Ha fallecido este lunes a la edad de 78 años.

La artista Raffaella Carrà en una imagen tomada en 1998.
La artista Raffaella Carrà en una imagen tomada en 1998. EFE/EPA/CLAUDIO ONORATI

Raffaella Carrà, fallecida este lunes a los 78 años, fue una de las artistas más polifacéticas de Italia y de las más amadas en España y Latinoamérica por su carrera de actriz, bailarina, presentadora de televisión y cantante, cuyas pegadizas canciones como Fiesta conquistaron a todo el planeta.

Nacida como Raffaella Maria Roberta Peloni el 18 de junio de 1943 en Bolonia (norte de Italia), en 2016 "la Carrà" anunció emocionada en un programa de la televisión italiana que quería retirarse de la pequeña pantalla para pasar el testigo a las nuevas generaciones.

Explosiva, descarada y divertida, la diva italiana que sacudía su icónica melena rubia al ritmo de canciones como Hay que venir al sur, icono gay mucho antes de que llegara Madonna -recibió el Premio World Pride en 2017-, se hizo muy popular entre el público español en los años setenta, cuando presentó con gran éxito varios programas de televisión en España y América Latina.

Artista precoz, participó en una película a los nueve años y con diez se trasladó a Roma, donde comenzó a tomar clases de danza clásica. Se diplomó en Interpretación en el Centro Experimental de Cinematografía en 1960 y cinco años después viajó a Barcelona con la compañía de teatro Giulio Bosetti para participar en el Festival de Prosa Latina, con la obra de Diego Fabbri Il seduttore.

Por aquel entonces ya era muy conocida en Italia por sus apariciones en televisión y en musicales. En este país presentó programas como Io, Agata e Tu y a partir de 1983 el espacio que marcó historia, Pronto, Raffaella?.

Realizó entrevistas y dirigió el programa de entretenimiento Domenica in, toda una revolución de la pequeña pantalla, y más recientemente había participado como coach en la versión italiana del programa La Voz.

Alcanzó la fama en España e Iberoamérica a partir de 1976

En España, rodó en 1965 la película El caballero de la rosa roja y en 1968 intervino en Comando del infierno, película que hacía la número 17 en su carrera cinematográfica, si bien el mundo del celuloide no fue donde más brilló. Alcanzó la fama en España e Iberoamérica a partir de 1976 tras grabar para Televisión Española cuatro programas titulados La hora de...

De 1993 a 1994 realizó en TVE el espacio A las 8 con Rafaella, que compatibilizó con Hola, Raffaella, en el que se hizo especialmente popular el juego Si fuera, en el que los invitados del programa conversaban con la presentadora.

Pasó a presentar a partir de 1995 en Tele 5 el programa magazín En casa con Rafaella y ya en la década de los 2000 regresó a TVE para presentar el programa especial para Festival de Eurovisión 2008, Salvemos Eurovisión.

Canciones bailadas por varias generaciones

Más allá de su larga trayectoria en la pequeña pantalla, Carrà ha sido muy admirada y querida por sus grandes canciones, que han conquistado con sus melodías y sus bailes, desenfrenados y descarados, a varias generaciones.

Su repertorio fue muy amplio a lo largo de sus más de 40 años sobre los escenarios

Fiesta, En el amor todo es empezar, Rumore, Caliente, caliente o Tuca, tuca fueron algunas de sus canciones más conocidas, pero su repertorio fue muy amplio a lo largo de sus más de 40 años sobre los escenarios.

En 2018 publicó un nuevo disco con canciones de Navidad, titulado Ogni volta che è Natale y en el que incluyó algunas como Happy Christmas de John Lennon, pero adaptada a ritmo de vals, o la emotiva Hallelujah de Leonard Cohen cantada junto a dos sopranos.

Aficionada al fútbol, su club era el Juventus y precisamente este la ha recordado con un mensaje breve "Ciao Raffaella". Además, tenía mucho aprecio y cariño por el argentino Diego Armando Maradona, estrella del fútbol fallecida en noviembre de 2020, al que invitó en uno de sus más famosos programas televisivos, Carrámba, escrito con tilde para jugar con su apellido.