Público
Público

Sant Jordi ¿Por qué se regala un libro y una rosa en Sant Jordi?

Este sábado 23 de abril se celebra en Catalunya Sant Jordi, una de las festividades más icónicas de la región.

22/04/2022. Día de Sant Jordi en Barcelona, a 23 de abril del 2019.
Día de Sant Jordi en Barcelona, a 23 de abril del 2019. David Zorrakino / EUROPA PRESS

Este sábado 23 de abril se celebra en Catalunya Sant Jordi, una de las festividades más icónicas de la región. Se trata de una ocasión en la que los catalanes aprovechan para adornar sus terrazas con la senyera y llenar las plazas con puestos de libros y flores en conmoración al patrón de la región. Como es bien sabido, durante Sant Jordi es tradición regalar una rosa y un libro.

La fiesta se celebra el día en que murió el caballero Jordi, que fue martirizado y decapitado, tras negarse a perseguir a los cristianos durante el Gobierno del emperador Diocleciano (s. III). El culto a Sant Jordi se extendió por Catalunya durante la Edad Media, a partir del siglo VIII.

La tradición de las rosas se remonta hasta el siglo XV cuando en Barcelona se organizaba una feria floral con motivo del santo. Allí acudían novios y prometidos que pusieron de moda regalarles una rosa a sus parejas. No fue hasta el siglo XX cuando se introdujo la tradición del libro. En 1927, el escritor valenciano, Vicent Clavel i Andrés, director de la editorial Cervantes, propuso al gremio de libreros organizar una fiesta el 7 de octubre para promover el libro en Catalunya.

No fue hasta el siglo XX cuando se introdujo la tradición del libro

Sin embargo, no fue hasta dos años después, en 1929, cuando el gremio de los libreros decidió trasladar el día al 23 de abril, haciendo coincidir Sant Jordi con el día del fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes y William Shakespeare.

Desde entonces, los enamorados aprovechan Sant Jordi para regalarse mutuamente libros y rosas. Este sábado los catalanes cogen con ganas una festividad que se ha celebrado con irregularidad durante los últimos años a causa de la pandemia. Además de ser una gran ocasión para conocer a los escritores —Kiko Amat, Lucía Lijtmaer, Elvira Sastre o Eloy Fernández Porta son algunos de los nombres que estarán firmando sus obras en Barcelona—, también es un buen día para promover la literatura catalana.