Público
Público

The New Raemon "La brutalidad está a la vuelta de la esquina"

El músico catalán presenta 'Una canción de cuna entre tempestades', un disco oscuro que aborda un futuro distópico mirado con la extrañeza de un niño y el temor de un padre. 

Ramón Rodríguez aka The New Raemon.- JAIRO VARGAS

Madurar es un alto precio a pagar por crecer. Quizá por ello asistimos entre privilegiados y mohínos a ese instante primario de extrañamiento, esa mirada del niño que descubre, por vez primera y última, un árbol, el dolor o el fuego. De ahí surge Una canción de cuna entre tempestades, nuevo trabajo de Ramón Rodríguez, cantante, compositor y alter ego de The New Raemon. Un disco que testimonia ese pasmo original y, de paso, su reciente paternidad, salvoconducto que el músico utiliza para viajar a esa tierra de nadie y por estrenar que es la infancia.

“Toda la lírica de este disco está contaminada por ese detonante que es un niño mirándolo todo por primera vez, tomando conciencia de lo más ancestral que le rodea”, explica el músico catalán. Y junto a ese asombro primigenio, un mal preludio, a saber; la certeza de que esto va de mal en peor: “Nos estamos deshumanizando y esto no hay quien lo pare, nos vamos irremediablemente a la mierda”.

Tras el hechizo de la otredad, el autor se da de bruces con un futuro inmediato poco menos que apocalíptico, la mueca se torna sombría y el horror entra en juego. Sangre, oro, poder y muerte/ zarandean nuestras mentes se repite devastado en Un posible final, tercer adelanto del disco y una de sus vetas. Sobra decir que no es su disco más alegre. En él hay cíclopes divisando miseria, cuervos planeando mundos rotos, corazones oxidados y nihilismo a espuertas… “Hemos normalizado el horror, como creador necesito dejar siempre un ventana entreabierta con la realidad y otra con la fantasía, hay veces que un suceso te puede destrozar”.

Se refiere el autor a ese trágico suceso que acabó con la vida de Paula Mas y Marc Hernández en el pantano de Susqueda (Girona) hace apenas un año. Un crimen que rozó su mundo más cercano —su hija mayor era íntima de la asesinada— y terminó por desencadenar temores atávicos: “Aquel horror me hizo pensar en la maldad que nos rodea, no somos del todo conscientes de que la brutalidad está a la vuelta de la esquina”.

"Intento darle sentido al caos"

Cuenta Ramón que ha dejado de explicarse a sí mismo —“he conseguido entenderme más o menos a través de mis canciones, ahora busco explicarme lo que me rodea, darle sentido al caos”—, una renuncia que este nuevo trabajo evidencia corte tras corte y que, en palabras del músico, “pasa por desentenderse de esa estructura que nos viene impuesta, construir una fantasía propia dentro de esa estructura”.

Como aquel niño que fue y que ahora, en cierto modo, tiene entre sus brazos, The New Raemon quiere seguir jugando al único juego que le interesa; crear. “De la nada puedes conseguir un full de ases, solo tienes que abrazar el error y no tener miedo al fracaso porque al final es lo más importante”. Y así lleva ya más de una década, un cancionero tan extenso como sugerente que tuvo a bien cribar en Quema la memoria (Lunwerg, 2017) a pachas con la ilustradora Paula Bonet.