Público
Público

Juegos Olímpicos 2021 Ana Peleteiro, bronce en triple salto

La atleta española bate dos veces el récord de España en la final. 

Ana Peleteiro durante la final de triple salto.
Ana Peleteiro durante la final de triple salto. Juan Ignacio Roncoroni / EFE

La atleta española Ana Peleteiro se ha colgado la medalla de bronce en la final de triple salto de los Juegos Olímpicos de Tokio, ofreciendo a España la séptima presea en esta cita olímpica, en una prueba en la que la venezolana Yulimar Rojas se ha colgado la medalla de oro con récord del mundo.

De esta manera, la gallega, que batió dos veces durante la final el récord de España, se convierte en la tercera atleta española en conquistar una medalla en Juegos Olímpicos, después del bronce de María Vasco en 20 km marcha en Sydney 2000 y el oro de Ruth Beitia en salto de altura en Río 2016.

Peleteiro, compañero de entrenamiento de Yulimar Rojas, llegaba a la final "con el cuchillo entre los dientes", sabedora de que las medallas estarían caras, cerca de los 15 metros, y para eso necesitaba superarse a sí misma, batir su récord de España (14,73). Lo hizo dos veces: 14,77 en el segundo turno y luego con 14,87 en el quinto.

Su comienzo fue también, a su nivel, estimable: 14,55, pero mejor fue el de la portuguesa Patricia Mamona, 14,91, que casi zanjaba la pugna por la medalla de plata. La portuguesa certificaría el segundo puesto en su cuarto salto en el que alcanzó los 15,01.

La española reaccionó batiendo por cuatro centímetros su récord de España con 14,77 en el segundo turno. Se colocaba tercera, en tanto que la defensora del título, Caterine Ibargüen, se debatía en marcas inferiores (14,25, 14,01 y 14,19) y se quedó fuera de los tres últimos saltos.

Cuando la jamaicana Shanieka Ricketts la adelantó con sus 14,84 de su cuarto salto, Peleteiro supo que tendría que volver a superarse, y lo hizo en la penúltima ronda con esos 14,87 que valieron la medalla de bronce.

Nuevo récord del mundo 

El oro parecía claro para Yulimar Rojas, doble campeona mundial, que además sumó un nuevo récord mundial con sus 15,67 metros en su último intento. El registro mejora en 17 centímetros la plusmarca mundial establecida por la ucraniana Inessa Kravets el 10 de agosto de 1995 en los Mundiales de Gotemburgo (Suecia).

Única atleta del mundo que había superado los 15 metros en el último ciclo olímpico (y además 17 veces antes de hoy, incluidas sus seis competiciones de este año), Yulimar Rojas había prometido "un gran espectáculo" en la final, pese a que no había público para disfrutar del show. Y cumplió lo prometido. En su primer brinco se fue a 15,41 metros, poniéndose ya fuera del alcance de todas sus rivales, y despidió el concurso con el mejor salto de la historia.