Estás leyendo: El Barça se queda solo

Público
Público

El Barça se queda solo

La goleada al Málaga consolida a los azulgrana en el liderato tras el pinchazo del Madrid en Almería.

GERMÁN ARANDA

 

Sin rival sobre el césped desde hace ya tiempo, con su enemigo íntimo ahora cuatro puntos por debajo en la clasificación, el Barça se está quedando solo en la Liga. Pero esta vez la soledad es la mejor de las noticias. Sólo le queda luchar consigo mismo, contra la dejadez que podría surgir del éxito pero que no parece ser un peligro con Guardiola, y darse a toda suerte de récords históricos.

Los registros y un hambre voraz parecen ahora más motivación para el equipo que el tamaño de los rivales, cada vez más pequeños ante este equipo histórico. También le mueve la estética, el vicio de crear, jugar, inventar y reinventar el fútbol, una tarea aparentemente tan poco bonita como meter un balón dentro de una portería.

Resulta reiterativo y algo obvio indicar que el Barcelona goleó al Málaga, porque es una frase repetida decenas de veces, en casi cada semana de los últimos dos años. Prácticamente todos sus rivales lo han sufrido alguna vez.

No pudo encontrar Pellegrini peor contrincante para poner a prueba juntos a los cinco recientes fichajes llegados a golpe de petrodólar. Ni Asenjo, ni Demichelis, ni Baptista, ni Maresca, ni Camacho pudieron demostrar apenas nada. Si los tres últimos apenas tuvieron ocasión de oler el balón, los dos primeros lo tuvieron siempre cerca, pero en los pies de los atacantes rivales a un ritmo endiablado.

Conocedor del empate del Madrid, el Barça no quiso dejar tiempo a la incertidumbre y acentuó su liderato desde muy pronto, con un golazo de Iniesta haciendo rebotar el balón contra el palo para marcar de primeras desde la media luna de la frontal.

Antes, un Abidal que va como un tiro había tenido una buena ocasión aprovechando los vacíos que dejaba en su carril la defensa del conjunto visitante. Cada vez más envalentonado en ataque, le favorece al francés la adaptación cada vez mayor de un Villa con mucha movilidad, que le abre muchos espacios en su flanco.

El espectáculo es cosa de todos en este equipo, pero el recital de los creadores y definidores principales (Messi, Pedro, Villa, Iniesta y Xavi) volvió a ser demoledor. El asturiano firmó el 2-0 desde el interior del área tras gran pase de Messi, y 20 minutos después Pedro aprovechó el rechace de Asenjo tras un disparo errado de Iniesta a pase otra vez del mejor asistente y jugador de la Liga. Sólo al propio Messi le importa no marcar pese a sus grandes encuentros, puesto que lo busca con ahínco a cada jugada, seguramente con el plus de estímulo que le da su duelo con Cristiano.

Ya estaba todo dicho en la segunda mitad cuando el Barça puso pausa y volvió a pisar el acelerador tras el bello tanto de Duda de golpe franco directo. Otro gol de Villa, que dribló al portero tras recibir de Xavi en el área, volvió a poner las cosas en su sitio.

Barcelona: Valdés; Alves (Adriano, m. 27), Piqué, Puyol, Abidal; Busquets, Xavi, Iniesta (Affelay, m. 80); Pedro (Bojan m. 80), Villa y Messi.

Málaga: Asenjo; Manolo, Demichelis, Weligton, Mtiliga; Camacho (Recio, m. 77), Maresca (Eliseu, m. 59), Apoño, Duda, Baptista; y Quincy (Rondón, m. 59).

Goles: 1-0. M. 8. Iniesta dispara desde la frontal, su tiro da en el palo y se mete en la portería. 2-0. M. 17. Villa marca con un remate cruzado a pase de Messi. 3-0. M. 35. Pedro aprovecha un rechace tras un tiro de Iniesta. 3-1. M. 67. Duda marca de falta directa desde la frontal del área. 4-1. M. 73. Villa aprovecha un buen pase interior de Xavi.

Árbitro: González. Amonestó a Demichelis y Abidal.

Camp Nou: 71.576 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por los ex jugadores del Barça Silvera y Vicedo.