Estás leyendo: Yo caí en cuartos

Público
Público

Yo caí en cuartos

La selección ha sido eliminada tres veces un día 22 de junio. Ocho ex-jugadores recuerdan cómo perdieron en la eliminatoria más temida

RAMIRO VAREA

La historia ha querido ser en esta Eurocopa caprichosa con España. La selección se enfrenta mañana a dos de sus peores pesadillas. Por un lado, a los cuartos de final, una eliminatoria maldita contra la que los españoles se han estrellado una y otra vez. Por otra parte, espera Italia, un rival que tiene tomada la medida a la roja en las grandes competiciones. Los italianos siempre se han impuesto en los partidos decisivos.

Además, en esta ocasión también se suma el calendario. El partido se celebra el 22 de junio, una fecha fatídica en la historia reciente de la selección: España ha sido eliminada en tres ocasiones ese mismo día (Mundial 86 ante Bélgica, Eurocopa 2000 ante Inglaterra y Mundial 1004 ante Corea). En las tres derrotas, el equipo nacional cayó, además, en cuartos de final... y en los lanzamientos de penalti. Los números son infalibles: España ha perdido sus ocho eliminatorias de cuartos jugadas. Es decir, todas. O lo que es lo mismo, la selección nunca ha superado esa ronda ni en la Eurocopa ni en un Mundial.

Ocho ex jugadores de distintas épocas futbolísticas recuerdan cómo fue la eliminación de España en la ruleta rusa de los cuartos de final. Santillana, Sanchis, Butragueño y Caminero, entre otros, coinciden en que no se puede hablar de “la maldición de los cuartos” pero sí de un punto de mala suerte. Creen que, a estas alturas de la competición, cualquier equipo es capaz de imponerse al rival, por que son cruces con selecciones de mucha calidad.

Otro dato interesante: la única victoria de la roja contra Italia en un torneo oficial se remonta a 1920 en los JJOO de Amberes. Los ex futbolistas encuestados apuestan por España, a pesar de que todos respetan al equipo azzurri. Pero el juego colectivo e individual de la selección puede dejar fuera a los italianos.

Eurocopa 1968. España perdió a doble partido contra Inglaterra, campeona del mundo. Los ingleses ganaron 1-0 (ida) y 1-2 en el choque de vuelta.

Perder en cuartos de final no es casualidad. A esas alturas sólo quedan los mejores y los partidos son especialmente difíciles. Un equipo que ha llegado a esa ronda siempre da problemas y perder no es cuestión de mala suerte. Cuando te tocan los mejores, te pueden ganar. Aquella Eurocopa de 1968 fue una decepción. Éramos campeones de Europa, pero perdimos contra Inglaterra, que eran campeones del mundo. Se trataba de un equipo muy fuerte que nos venció, porque fue mejor. Mañana, contra Italia, España puede ganar. La selección ha demostrado que tiene grupo suficiente para plantar cara a cualquiera. Creo que será un partido difícil pero es posible llegar a semifinales. 

 



Eurocopa 1976. Alemania derrotó a España, a doble partido. La ida acabó con empate (1-1). Los alemanes no fallaron en el instante decisivo: 2-0

En un gran torneo, todos los partidos son de mucha tensión. No creo que los jugadores piensen demasiado en la tradición negativa de los cuartos de final cuando saltan al terreno de jugo. De la Eurocopa de 1976, guardo muy buenos recuerdos del partido de ida, porque marqué el gol del empate ante los alemanes (1-1). Pero luego perdimos 2-0 en la vuelta, ante la mejor Alemania de su historia. Antes, llegar a las semifinales era muy complicado. Había selecciones que estaban por encima del nivel de España. Ahora no es así. Italia me merece mucho respeto. Es una selección muy competitiva que se crece en los momentos difíciles. Para ganar, España deberá jugar muy, muy bien.

 


Mundial 1986. En el estadio de Puebla (México), Bélgica eliminó a España en la tanda de penaltis (5-4). Eloy falló el lanzamiento decisivo.

Hemos estado siempre muy cerca de superar los cuartos de final. Penaltis, árbitros, mala suerte... nos ha pasado un poco de todo. Al final siempre nos quedamos cerca, pero nos falta algo para dar el paso. Recuerdo que en el Mundial del 86 jugábamos en Puebla, la ciudad de México con mayor población española, y el campo estaba abarrotado. Cuando saltamos al campo le dije a Míchel: “Tenemos que ganar, estamos en Sevilla”. Y no perdimos, pero nos eliminaron en los penaltis. Fue un día durísimo. Lo teníamos todo para pasar, pero no pasamos. Tengo esperanza en el partido contra Italia. Ganarles a estas alturas es muy difícil pero hay que tener confianza. 



Eurocopa 1988. España cayó en la fase de grupos (entonces no había cuartos de final), ante Alemania e Italia. No se clasificó para semifinales.

Los únicos responsables en las derrotas de cuartos de final hemos sido los que las hemos ido perdiendo. Es una eliminatoria en la que todo se aprieta. Es más difícil jugar y la responsabilidad se nota. En aquella Eurocopa de 1988 empezamos bien y derrotamos a Dinamarca. Pero después la cosa se torció con Alemania e Italia. Partíamos con un grupo muy sólido, bien configurado, pero ellos mostraron ser más competitivos. Ése fue uno de los grandes problemas: en el momento decisivo, ellos supieron sacar algo más que nosotros no tuvimos. Contra Italia no soy adivino, pero visto lo visto España, está en condiciones de pasar de ronda y meterse en semifinales.

 


Mundial 1994. Italia apeó a España en los cuartos de final (2-1), en un partido polémico por el codazo de Tassotti a Luis Enrique dentro del área.

No creo que exista el maleficio de los cuartos de final. Sí hay algo de mala suerte, pero no maldición. Cuando saltas al campo sólo piensas en hacer el mejor partido posible. Del Mundial de EEUU guardo un mal recuerdo, porque contra Italia fuimos superiores en muchas fases del juego. Pero nos faltó suerte y quedamos eliminados. Por una parte, nos fuimos contentos de aquel Mundial porque estuvimos a un gran nivel durante toda la competición, incluso en cuartos de final. Pero por otro lado volvimos con la tristeza de no pasar a las semifinales. El partido contra Italia es muy complicado pero confío en que España muestre su categoría y pasemos a semifinales.

 

 

Eurocopa 1996. De nuevo los penaltis dejaron fuera a España. Hierro y Nadal fallaron sus lanzamientos. Inglaterra se coló en semifinales.

La sensación y el recuerdo del partido de aquellos cuartos de final contra Inglaterra en 1996 es buena, porque jugábamos contra el anfitrión, que tenía muy buen equipo, y España hizo el mejor partido de todo el torneo. Fue un gran encuentro y dimos el do de pecho, pero al final los penaltis nos dejaron fuera. Éramos conscientes de la exigencia que había por parte de los medios y la afición con pasar a semifinales, pero Clemente nos mantenía al margen. Teníamos cierta tranquilidad y no presión. Yo apuesto porque éste es el año de España. España y Holanda son las mejores selecciones. Italia no está jugando bien aunque siempre llegan lejos.

 

 

Eurocopa 2000. Francia eliminó a España (2-1), de nuevo, en unos cuartos de final. Raúl erró un penalti que acabó con el sueño español.

El recuerdo y el sabor de boca de aquella Eurocopa es malo porque estábamos convencidos de que íbamos a llegar lejos, sobre todo después del partido contra Yugoslavia, con el gol de Alfonso en el último minuto. Nos faltó suerte y no sólo por el penalti que falló Raúl. Nos eliminaba Francia, el campeón del mundo, que luego lo fue de la Eurocopa. Teníamos un gran grupo y estábamos muy motivados. Pensábamos en el reto de pasar de cuartos de final, pero no por la presión del entorno ni de los medios, sino porque teníamos muchas ganas y estábamos convencidos de que podíamos meternos en semifinales. Sinceramente, no merecimos perder aquel partido.

Ojalá éste sea el año de España. De lo que llevamos jugado de Eurocopa, nuestra selección es de lo mejor. Está incluso al nivel de Holanda, y es muy superior en juego a Italia. Eso sí, no me fío nada de los italianos porque al final siempre están ahí. Hubiese preferido a Francia o Rumanía en esta eliminatoria. Tenemos que aprovechar el momento de Torres y Villa, y ser más fuertes en defensa, sobre todo ahora con Luca Toni.

 


Mundial 2002. El árbitro egipcio Al Gandour anuló dos goles legales de España, que cayó en la tanda de penaltis. Joaquín falló el lanzamiento.

El fútbol es un deporte que no tiene explicación. Si tuviera algún tipo de lógica, entonces no sería fútbol. No creo que exista un maleficio en los cuartos de final. Simplemente es que este juego es así. Tampoco creo que pese en los jugadores la losa de los cuartos de final. Cuando uno salta al terreno de juego se olvida de todo. El único objetivo es jugar y hacerlo lo mejor posible para conseguir la victoria. Es lo único que vale. Del Mundial de Corea y Japón guardo recuerdos muy amargos. Hicimos un grandísimo esfuerzo por pasar la siguiente ronda. Y tengo el convencimiento de que si nos hubiéramos metido en semifinales, habríamos llegado a la final. España jugó un gran campeonato, pero fallamos en cuartos. Jugamos bien, pero no se dieron una serie de circunstancias y fuimos eliminados de manera muy injusta. Fue una verdadera pena. Ahora, contra Italia, España tiene una magnífica oportunidad de llegar a semifinales. La selección ha hecho una primera fase del campeonato sensacional. Los italianos se han clasificado como siempre, jugando a trompicones. Pero ahí están. Confío en que les eliminemos.