Público
Público

El Ciudad Real se despista en el tramo final

Los manchegos deberán remontar 5 goles en el Quijote Arena (39-34) para ganar la Champions

AGENCIAS

El Club Balonmano Ciudad Real cayó derrotado contra el THW Kiel por 39-34, en la ida de la final de la Liga de Campeones, que se decantó en los últimos minutos del encuentro disputado en el Sparkassen Arena de Kiel.

La precipitación, sobre todo en el lanzamiento, derivó en un final que nadie podía imaginar, ni los más optimistas de Kiel, con un parcial de 7-2 que dejó el definitivo 39-34. No mereció una derrota tan amplia el BM Ciudad Real, pese a que no entró con buen pie en el encuentro, ya que en esta ocasión los que estuvieron mejor en el primer periodo fueron los alemanes, que iniciaban el choque con un parcial de 2-0.

Con 7-2 en el minuto 10, y tras un parcial de 5-0, BM Ciudad Real devolvió idéntico parcial al cuadro de Kiel, asentado en un punto más defensivo 5-1 y con Sterbik, parando ya al igual que su colega Omeyer.

Con empate a ocho, dos goles consecutivos de Jicha volvieron a abrir brecha en el luminoso a partir del minuto 19, que se fue ampliando hasta completar de nuevo otro parcial 5-0, con diferencia de 5 goles en el minuto 23. Gracias a Jerome, el Ciudad Real detuvo la sangría. La diferencia se redujo a cuatro a falta de 5 minutos (15-11), para concluir la primera parte con un preocupante 18-12.

El Kiel seguía lanzando rápidos contragolpes con saques rápidos de centro, tras los goles, lo que pillaba descabalgados a los españoles. Con esta dinámica se mantuvo el partido hasta el minuto 46, cuando un gol del Anic subió a tres la diferencia (31-28).

Jerome Fernández, el más entonado del Ciudad Real, supo buscarles las cosquillas a lo alemanes. Haciendo daño en el estático, colocó un 31-29 que su compatriota Luc Abalo acortó a uno (31-30) en el 49. Como el encuentro era ya de ataques, Anic amplió a dos y esta diferencia se mantuvo hasta el 50, donde Gislason, entrenador de los cebras, pidió un tiempo muerto para serenar un choque convertido en correcalles.

Esto dio alas al BM Ciudad Real, que con nuevos goles de Abalo y de Jerome, igualó a 32 en el minuto 53. Pero el Ciudad Real, que sabe jugar estas situaciones con experiencia, empezó a jugar con una precipitación que no detuvo Dujshebaev con un tiempo muerto.

Stefansson, en la última acción del partido, dejó en cinco una desventaja, 39-34, que deberá de superar Ciudad Real el domingo si quiere renovar el título.