Público
Público

Copa Libertadores Boca y River se disputan el trono de la Libertadores en un Bernabéu blindado 

Las horas previas dejan tranquilidad en la capital y una reventa disparatada. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

GRAF4068. MADRID, 09/12/2018.- Aficionados del Boca Juniors en la Zona de seguidores habilitada junto a la Plaza de los Sagrados Corazones de Madrid. EFE/J.P. Gandul

Todo listo para el comienzo del Boca Juniors-River Plate. Las puertas del Santiago Bernabéu, hoy blindado con un despliegue policial sin precedentes, se han abierto a primera hora de la tarde y las dos hinchadas han abarrotado paulatinamente las gradas. 

El ambiente que se ha vivido hasta la fecha en el Santiago Bernabéu es de fiesta en las calles y seguridad en las calles. Cientos de policías velan porque todo se desarrolle con normalidad y han establecido varios perímetros de seguridad en todos los accesos aledaños al estadio. El protocolo de seguridad se empezó a montar a las 13.00 horas del domingo para evitar problemas como los vividos en Buenos Aires, que llevó a trasladar el partido hasta Europa. 

La reventa, que se ha disparado a través de páginas webs, hoy ha tenido muchos comentarios a través de redes sociales, ya que se ha asegurado que en la zona cercana al Santiago Bernabéu se están vendiendo entradas a precios disparatados: Hasta 1500 euros por entradaDesde las redes sociales de los clubes han empezado a transmitir la actualidad previa al partido, acompañando a las aficiones por Madrid. 

Una mañana previa tranquila y sin incidentes

Las fanzones del River Plate y Boca Juniors vivieron una mañana tranquila en la previa de la final de la Copa Libertadores que medirá a los dos equipos argentinos en el estadio Santiago Bernabéu.

Ubicadas ambas en el Paseo de la Castellana, la del River Plate ocupa el tramo entre el feudo donde se disputará el choque y la Plaza de Castilla, mientras que la de Boca Juniors encuentra su acomodo en la zona de Nuevos Ministerios.

En el caso de esta última, comenzó a recibir visitantes a primera hora de la mañana, si bien fue a mediodía cuando el flujo de público aumentó de manera notable. Mezcladas en ella personas de todas las edades, algunas de las cuales acudían allí a recoger sus entradas de cara al enfrentamiento. Así lo hicieron, por ejemplo, los hermanos Nahuel y Facundo Pereira.

"Somos socios activos de Boca Juniors. El club tiene una página web, entramos y compramos fácil una de esas cinco mil entradas. La tuvimos que venir a retirar aquí con el documento", explicó el primero a EFE.

A sus espaldas, un largo pero ilusionante trayecto. "Viajamos de Argentina a Sao Paulo, de Sao Paulo a Frankfort y de Frankfort a Madrid. Más de treinta horas para llegar, ver el partido y mañana volvernos", señalaron.

River se reunió con su hinchada

"Estamos nerviosos. Tengo ganas de entrar en el Bernabéu y esperar a los jugadores. Ahora vamos a tomar algo juntos y a esperar. Llegamos ayer (sábado) de Argentina solo para el partido y nos vamos mañana", comenta.

Sobre las 13.45 horas los futbolistas de la plantilla de River Plate salieron por la puerta principal del hotel para ver a sus hinchas cantar tras las vallas y con la atenta mirada de la policía, y dedicaron unos aplausos a su hinchada, que volvió a lanzar fuegos artificiales.

El equipo del 'Muñeco' Gallardo lo hará más tarde, sobre las 18.30, en busca de la cuarta Libertadores de su historia, que la afición 'gallina' celebrará, si la consigue, en la Puerta del Sol madrileña. 

Demostración de pacifismo

Los presidentes de River Plate y Boca Juniors, Rodolfo D'Onofrio y Daniel Angelici, cenaron juntos en Madrid para dar una demostración de tranquilidad en las horas previas al encuentro. 

Florentino Pérez, como anfitrión del partido, obsequió durante la cena a D'Onofrio y Angelici con dos réplicas en miniatura bañadas en plata del estadio Santiago Bernabéu.