Estás leyendo: Una cuestión de fe

Público
Público

Una cuestión de fe

España maltrata a Alemania (25-20) y se aferra a Polonia, ya clasificada, para estar en semifinales

MIGUEL ALBA

Los matices entre el aprobado y la excelencia ya no cuentan para España. La derrota ante Polonia derivó en una obligación resultadista que abriese el resquicio de la épica. Una carambola que exige una alta dosis de fe, como la que demostraron los de Valero ante Alemania (25-20).

En otra circunstancia, la de la autosuficiencia, el fondo y la forma de la victoria ante Alemania argumentaría un panorama de medallas. Porque España se ha recompuesto desde el dolor. Todo lo contrario de lo que sucedió en el pasado Mundial. Entonces, la primera derrota se convirtió en el origen de la pérdida de identidad. En Austria, sin embargo, el salto al vacío que supone una derrota simplemente ha fortalecido al grupo.

En el día de reflexión, España encontró atajos para alentar su compromiso con el milagro. Uno, Hombrados. El guardameta del Ciudad Real acomplejó a la primera línea teutona con su exquisita efectividad (rozó el 50 % de aciertos con varios penaltis parados). Dos, el retorno a los laterales. La constante petición, sin éxito, de Valero ante Polonia, se convirtió en la base del ataque español. Los goles de Juanin García y Víctor Tomás aniquilaron el rol de liderazgo que ejerce Bitter en Alemania.

Tercero, la solidaridad en el esfuerzo del 6-0. Los brazos de Prieto, Garabaya y Viran Morros cargaron de intensidad el centro de la defensa española. Ni siquiera Kaufmann, el eslogan, sin tatuajes ni piercings, con el que Alemania pretende evocar a Kretzschmar, pudo armar el brazo de forma natural. Cuarto, la reacción ante los miedos. La vieja guardia de la primera línea (Iker y los Entrerríos) exhibió la explosividad de sus lanzamientos. Un cúmulo de matices que confirmó el excelente nivel de España. "Nosotros tenemos que ganar y luego que sea lo que Dios quiera", admite Valero. No queda otra el jueves ante el duelo Polonia-Francia. Sólo el triunfo de los polacos, ya clasificados, colocaría a España en semifinales.