Público
Público

Henin recibe el trofeo como número uno del mundo

La tenista belga, que defiende título en el Masters de Madrid, reconoce que su carrera deportiva 'ha sido una escuela para la vida'.

PÚBLICO.ES

La belga Justine Henin ha recibido en Madrid de manos de Larry Scott, presidente del Circuito WTA, un trofeo de cristal que le acredita como auténtica número uno del mundo, y consideró después, como defensora del título del Masters que se disputa esta semana en Madrid, que su carrera deportiva ha sido una gran escuela para la vida.

Ganadora este año de nueve títulos, dos de ellos del Grand Slam (Roland Garros y Abierto de EE.UU.) número uno del mundo durante todo el año a excepción de siete semanas, y segura de acabar esta temporada en esa posición por tercera vez en su carrera, y segunda consecutiva, Henin se presenta en Madrid con la ambición de convertirse en la sexta jugadora en ganar el Masters dos años seguidos. Un reto que asume con la misma frialdad que en las 25 ocasiones en las que ha practicado 'parachuting'.


Se mira en el espejo de Steffi Graf

Con 25 años la perla de Lieja considera que su carrera deportiva 'ha sido una escuela para la vida' y que quiere disfrutarla todavía unas temporadas más. 'Estoy muy centrada en mi trabajo, pero aparte de esto vivo como cualquier otra persona y me gustan experiencias emocionantes como sky diving. Me gustan estas sensaciones pero no necesito demasiadas, porque descargo adrenalina sobre la pista. Luego, soy una persona diferente cuando estoy fuera de ella. Pero cuando se es profesional, se es'.

Henin aprovechó su encuentro con la prensa para recordar lo mucho que ha significado para ella la alemana Steffi Graf. 'Steffi es una de las razones por las que juego al tenis', dijo. Y recordó su encuentro con la germana durante el reciente torneo de exhibición disputado en Zurich hace dos semanas, donde participó junto con el esposo de ella, el estadounidense Andre Agassi, y el croata Goran Ivanisevic.

'Todo fue muy emocional para mi, y me sentía como una niña ante una gran campeona. Steffi me llamó personalmente para participar y me sentí muy orgullosa por ello. Cuidó personalmente que no me faltara de nada en el hotel, lo hizo todo. Luego, en la pista golpeaba la bola de forma increíble, pero no pudo jugar individuales porque se lesionó un poco en ambas piernas y solo pudimos jugar dobles', relató.