Estás leyendo: Iniesta pasa página

Público
Público

Iniesta pasa página

El único azulgrana de campo en todos los partidos de la primera vuelta

CESC GUIMERÀ

Iniesta vivió en pocos meses las dos caras opuestas de la misma moneda que es el fútbol. 2010 comenzó como un annus horribilis por las lesiones y las secuelas de la repentina pérdida de su gran amigo Jarque, pero ahora atraviesa por uno de los mejores momentos de su carrera. Su gran estado de forma sustenta, en parte, el histórico momento por el que atraviesa el Barça.

El miércoles, ante el Málaga, Andrés abrió el camino de la victoria con un tanto en el que exhibió calidad y confianza a partes iguales, y con el que igualó el mejor registro goleador de su carrera en Liga, fijado en seis goles la temporada 2006/07.

El manchego atraviesa un momento dulce desde que inscribió su nombre al lado de los más grandes la noche del 11 de julio. Goza de continuidad y se siente importante. "Lo pasado, pasado está y no me gusta pensar en esto", reconocía el propio Andrés el domingo, después de cerrar la primera vuelta de la Liga como el único jugador de campo azulgrana que ha disputado, y como titular, los 19 partidos. El fútbol ha sido la mejor terapia. "Son momentos y circunstancias, pero cuando las cosas salen bien todo es mucho más fácil. Si juegas, te entrenas y te sientes bien, las cosas salen cada día mejor", asegura.

Los problemas con los que Iniesta entró en 2010, y que hacían casi una insensatez pensar en un tramo final de año como el vivido, venían de lejos. El 10 de mayo de 2009 se rompió y vio peligrar su participación en la final de la Champions. Forzó para jugar ante el Manchester con la consigna de no chutar a puerta con el riesgo de romperse y, aunque meses más tarde reconoció que volvería a hacerlo, no fue el mismo. No participó en el Copa Confederaciones, comenzó la temporada sin poder gozar de continuidad y se perdió el Mundial de clubes.

Las lesiones permitieron a Andrés jugar con cierta regularidad aunque lejos de su mejor nivel, pero a 57 días del inicio Mundial, topó de nuevo con la adversidad. No pudo ayudar al Barça en el tramo final de la Liga ni en las semifinales de la Champions. Y en el estreno en Suráfrica volvió a romperse.

Iniesta parece ahora inmune a los problema físicos derivados del exceso de partidos, que sí han sufrido algunos mundialistas. Xavi tuvo que graduar sus apariciones ante el riesgo de agravar los problemas en los tendones. Ramos también sufrió problemas físicos durante los primeros meses, Torres y Cesc no han tenido continuidad y Navas, operado del tobillo en octubre, no pudo volver a jugar hasta enero. Su compañero en el Barça, Dani Alves ha sido el último en caer y estará diez días de baja.

Por todo, Iniesta es más consciente que nunca de lo afortunado que es ahora. "Sólo quiero disfrutar", asegura.