Público
Público

Jaycee Carroll, de misionero a escolta

El jugador tiene toda la pinta de ser un nuevo conejo de la chistera del Gran Canaria 2014

MARCOS PEREIRA

Tirador blanco, misionero, apunta a revelación de la ACB. Se llama Jaycee Carroll (Laramie, Estados Unidos, 16-4-1983) y tiene toda la pinta de ser un nuevo conejo de la chistera del Gran Canaria 2014. El equipo amarillo, que ha malacostumbrado a los suyos instalándose entre los trasatlánticos de la liga con un presupuesto de media tabla, convirtió en rutina durante la última década la difícil tarea de apostar por extranjeros no muy conocidos y sin experiencia en España para transformarlos en carne de fichajes entre la planta noble de la categoría.

Carroll fue misionero en Chile dos años, justo antes de ingresar en la Universidad de Utah. Jaycee es mormón y se dedicó de lleno a difundir su religión entre los habitantes de varias ciudades de la Patagonia después de haber saldado con nota su paso por el instituto de Evaston, donde batió varias marcas históricas del estado de Wyoming: alcanzó los 56 puntos contra Green Rive y firmó una media de más de 39,6 puntos en su último año. Reacio en principio a hablar de sus creencias religiosas, Carroll acaba confesando que su labor de misionero supuso "una experiencia vital muy interesante", de la que se siente "muy orgulloso".

"Surgió la posibilidad de ir allí y ni me lo pensé", afirma. "Recorrí varios lugares y conocí a gente muy amable". Hijo de una pareja de profesores de español, Jaycee reconoce que de entrada tuvo problemas con el idioma: "Al principio no me entendían porque hablaba muy rápido, igual que me pasa aquí en España". El escolta amarillo apenas practicó baloncesto durante esos dos años. "Jugábamos más al fútbol", dice. "De vez en cuando tiraba a canasta, pero sólo para pasar el rato con los amigos, porque pasábamos el mayor tiempo posible en la iglesia y predicando. Hicimos muchos adeptos y creo que hice un gran trabajo".

El jugador del Gran Canaria predicó dos años en la Patagonia

De vuelta a las canchas, Jaycee recuperó en Utah su fama de hombre récord: plusmarca de puntos en la historia de su universidad (2.473), 118 partidos en dobles figuras, incluidos 53 consecutivos anotando al menos un triple y tope de puntos en un partido (44 ante Nuevo México). La de Carroll es una apuesta personal de Himar Ojeda, director deportivo del Gran Canaria, que estuvo dos años intentando convencerle. "Hacía tiempo que lo seguíamos. Hablé con él por primera vez en el verano de 2008. Me causó una grata impresión, pero sabíamos que su primera opción era intentarlo en la NBA. Al final, se decidió por la serie A italiana promedió 16,9 puntos en el Teramo, pero al final logramos convencerlo".

"En Chile pasaba el mayor tiempo en la iglesia y evangelizando"

El mejor de la pretemporada

Una vez en Canarias, el estadounidense apenas tardó unos días en hacerse valer. Jaycee no bajó de los 15 puntos en los primeros partidos, hasta firmar un promedio de 22,6 por encuentro, el mejor de toda la pretemporada en la ACB. Una discreta Supercopa ocho puntos en la semifinal ante el Barça empañó su estreno oficial, pero se desquitó en la primera jornada ante el Joventut: 20 puntos y 6 de 7 triples antes del descanso. Mañana tiene otra buena oportunidad, de nuevo ante el Barça.

"Es un gran anotador, tanto desde la línea de tres puntos como en las penetraciones. Tiene un buen dominio del balón y se ha adaptado muy rápido", apunta Ojeda. Su facilidad para desenvolverse ante los micrófonos habla un correcto castellano ha calado en la afición amarilla. "Es un tipo muy amigable, de los que potencian la dinámica del grupo. Estoy seguro de que la gente le va a coger mucho cariño y de que va a dar mucho de que hablar en la ACB", sentencia el director deportivo.