Público
Público

Una máquina de acaparar títulos

El técnico deja el Barça con una estela de 13 títulos en cuatro temporadas y la herencia del estilo futbolístico más excelso

JORGE YUSTA / AGENCIAS

Josep Guardiola ha puesto este viernes punto y final a la etapa más excelsa de la historia del FC Barcelona. Cuatro años, que comenzaron un 17 de junio de 2008 y que terminarán el 25 de mayo con la final de Copa, en los que el equipo ha conquistado trece títulos bajo la batuta del de Sampedor.

Cuatro años que no sólo dejan una serie de registros y récords dificilmente igualable, sino la recuperación y perfeccionamiento de un estilo de juego heredado del que impuso Johan Cruyff y que han identificado al Barça con la máxima y más bella expresión de la práctica del fútbol.

Ningún otro entrenador ha ganado tanto en tan poco tiempo como Guardiola.  Desde que llegó al primer equipo en el verano del 2008, el Barcelona, de la mano de Guardiola y de una generación excepcional de jugadores salidos de La Masía, no ha hecho más acumular éxitos cada año, con un 2009 estelar e irrepetible en el que logró seis títulos: Liga, Copa, Liga de Campeones, Supercopas de España y Europa y Mundial de clubes.

En total, han sido trece los títulos hasta ahora desde que se hizo cargo del primer equipo en la temporada 2008-09: Tres Ligas, dos ligas de Campeones, una Copa del Rey, tres Supercopas de España, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de clubes. Pero es que además Guardiola se lleva bajo el zurrón un total de 176 victorias en 242 partidos, tan solo 20 derrotas y 619 goles a favor.

Guardiola fue uno de los jugadores más destacados del Barça en los años noventa, y abandonó la entidad catalana el 12 de abril del 2001 después de lograr seis Ligas y una Copa de Europa. Ya como entrenador, en la campaña 2008-09 asumió el encargo que le hizo Joan Laporta de ponerse al frente de la primera plantilla del Barcelona tras ascender al filial a Segunda División.

Se convertía en sustituto de Frank Rijkaard y para empezar impuso un cambio de ciclo. Sentenció a Eto'o, Ronaldinho y Deco, aunque el camerunés todavía permanecería una temporada más.

En la primera temporada (2008-09) de Guardiola en el banquillo barcelonista, la entidad catalana rompió todos los moldes. En Liga firmó un récord histórico en la primera vuelta de Liga, con 50 puntos de 57 posibles, le endosó el histórico 2-6 en la segunda al Real Madrid en el Bernabéu para llevarse el título liguero. Antes su palmarés se había estrenado tras vencer al Athletic de Bilbao en la final de Copa y al Manchester United en la Champions.

Guardiola en su primera temporada ya había hecho historia

Aquel mágico 2009 se completó con las Supercopas de Europa y España y el Mundial de clubes en Abu Dabi. Seis de seis. Un hito nunca antes alcanzado. Guardiola en su primera temporada ya había hecho historia.

En la siguiente campaña, el equipo de Guardiola mantuvo unos registros de nivel, al hacerse con la Liga, aunque cayó en las semifinales de la Copa de Europa contra el Inter de Milán y el Sevilla también le apeó en la Copa. El 21 de agosto le devolvió la moneda al conjunto hispalense y le ganó la Supercopa de España.

La temporada 2010-11 se presentaba como otro reto, ya que al frente del Real Madrid se situaba Jose Mourinho. Y esa temporada se convirtió la de los innumerables clásicos. Envites de los que también salió triunfador. Tan solo el equipo blanco fue capaz de arrebatarle la Copa del Rey en la final de Valencia.

Sin embargo, el equipo culé se hizo con la Liga por tercer año consecutivo y volvió a conquistar, dos años después, la Liga de Campeones ante el mismo Manchester United. Wembley volvió a encumbrar al Barça a lo más alto del fútbol europeo.

La presente temporada no pudo comenzar mejor. El Barça revalidó la Supercopa de España frente al Real Madrid y la de Europa contra el Oporto. Y el 8 de diciembre de 2011, los azulgranas sumaron un nuevo título al proclamarse campeón del Mundial de Clubes, después de derrotar en la final al Santos (4-0), en Yokohama.

Sin embargo, en el tramo final de temporada ha tenido que ver cómo la Liga y la Champions se escapan en un plazo de tres días. Primero, el Real Madrid le derrotaba (1-2) en el Camp Nou y este martes el Chelsea le apeaba de la final de Múnich. El ciclo de Guardiola, sin embargo, puede cerrarse sumando su decimocuarto título en la final copera que le volverá a enfrentar al Athletic.

Esta temporada, a pesar del tropiezo nuevamente en las semifinales de la Liga de Campeones, al caer eliminado contra el Chelsea, y de tener poco o nada que decir en la Liga, el Barcelona ya tiene tres títulos (Supercopas de Europa y España y el Mundial de Clubes), a la espera de conocerse el campeón de la Copa del Rey, partido en el que el Barça se medirá contra el Athletic Club dentro de tres semanas en Madrid.