Estás leyendo: Medallas como terapia

Público
Público

Medallas como terapia

Los mediofondistas y el saltador Eusebio Cáceres, principales bazas del atletismo español en París

IGNACIO ROMO

Llegó la hora. Los atletas españoles se enfrentan desde hoy al primer examen serio después de la operación Galgo. Los Europeos de pista cubierta (Eurosport, 9.00 h.), una competición en la que España va a menos desde las 12 medallas logradas en 2005, suponen un test para comprobar el valor real de una selección enrarecida por los últimos escándalos de dopaje. Un buen botín de medallas es la mejor terapia posible para los males del atletismo nacional.

Odriozola, que ha dado una vuelta de tuerca más a su estilo provocador desde el reclutamiento forzoso de Nuria Fernández (que viajó a París separada del equipo, en vuelo aparte), ha enrarecido el ambiente de la selección incluyendo dos galgos en el equipo. Fernández y la velocista Murillo añaden demasiada polémica a un equipo nacional. Existe incluso temor en el equipo a que los españoles puedan ser abucheados en el Omnisports de Paris-Bercy.

La presencia de los galgos' ha enrarecido el ambiente de La Roja

Una vez más, la fuerza de España se concentra en el mediofondo. La inagotable mina de los 1.500 metros se puede permitir el lujo de prescindir del número uno, el campeón europeo Arturo Casado, quien ha decidido reservarse para el verano y preparar los Mundiales de Corea. La ausencia del madrileño no afectará demasiado al equipo porque la selección presenta un triplete de lujo. Tanto Manolo Olmedo (reciente campeón de España), como Diego Ruiz (con un final peligroso) o Juan Carlos Higuero (que vuelve tras ser operado del pubis) están capacitados para subir al podio. El francés Kowal y el alemán Schlangen serán sus principales obstáculos de cara al podio.

Francia promete una gran actuación este fin de semana. La selección local contará de nuevo con Christophe Lemaitre, el único velocista blanco que ha bajado de 10.00 en 100 metros, como líder de los bleues.

Higuero, Olmedo y Diego Ruiz, un triplete que aspiraal podio de los 1.500

Los galos presentan otras dos estrellas de primer nivel mundial. En triple salto, Teddy Tamgho entrenado por el cubano Iván Pedroso asaltará su reciente récord mundial (17,91) con muchas garantías de batirlo. Renaud Lavillenie,que disputa al australianoHooker la condición de número uno mundial de la pértiga, es otra de las grandes apuestas al oro de los franceses.

Hoy se disputan cuatro finales. En la primera, el lanzamiento de peso masculino, se espera un duelo germano-ruso. El malagueño Borja Vivas (con una mejor marca de 20,18 este invierno) aspira a estar en la final. La presencia del capitán Manolo Martínez (18,92) es ya testimonial a sus 36 años.

Josephine Onyia es la otra gran protagonista de la jornada. La española de origen nigeriano, que regresa a una gran competición tras sus dos años de sanción por dopaje, parte con la décima mejor marca de las participantes y tendrá muy difícil el acceso a la final. Onyia arrastra una lesión en el muslo.

Nuria Fernández entra en acción hoy (17.25 h.) en las semifinales de 1.500 metros. Su presencia es una metáfora del confundido estado del atletismo español.