Público
Público

Portugal quiere revisar a Cristiano

El informe médico del Madrid parece no convencer a los lusos

G. CABEZA / I. ROMO

Aunque el Real Madrid esperaba que a la federación portuguesa le bastara con el informe médico de Cristiano que envió, acompañado de la resonancia que se le efectuó el domingo por la mañana, finalmente el delantero deberá viajar hoy a su país para ser examinado por los médicos de la selección lusa, quienes, por lo visto, quieren comprobar el estado físico del jugador.

La normativa FIFA obliga a CR7 a presentarse a la concentración de su selección, prevista para hoy por la mañana en el hotel Marriott de la localidad portuguesa de Óbidos, si bien el madridista, a diferencia de sus compañeros Pepe y Carvalho, también convocados, podría viajar a Lisboa.

El portugués viajará hoy a su país, donde su selección juega dos amistosos

Según se informaba en el parte médico del Real Madrid emitido el pasado domingo, Cristiano padece "una lesión muscular de grado I en el músculo bíceps femoral de la pierna izquierda con componente edematoso y líquido interfascial". Los galenos del club blanco estiman que el portugués deberá estar "de dos a tres semanas" de baja.

Lo normal es que los médicos de Portugal exploren a Cristiano para obtener información adicional a la ofrecida por las pruebas realizadas el pasado domingo en el hospital de La Moraleja. La exploración consistirá también en la palpación de la zona dolorida y no es descartable que los médicos analicen a fondo la resonancia realizada en el muslo izquierdo de CR7.

El hecho de que los compromisos internacionales de Portugal sean amistosos, ante Chile en Leiria y ante Finlandia en Aveiro, resta importancia a la presencia de Cristiano en la selección que dirige Paulo Bento. También el hecho de que Mourinho sea el técnico del Madrid ha podido influir en este sentido.

El club madrileño pretendía que con el parte fuera suficiente

En caso de que los médicos lusos pusieran alguna pega al estado de Cristiano, no sería la primera vez que el Madrid tendría problemas con la federación portuguesa. Existen dos precedentes cercanos. En octubre de 2009, el Real Madrid no permitió a Cristiano regresar a Portugal con su selecciónen el partido que jugó en Guimaraes contra Malta y en el que se aseguró su participación en la repesca para el Mundial de Suráfrica. Pese a estar lesionado, el jugador pidió al club estar con Portugal, como había prometido al seleccionador Queiroz, por su condición de capitán y por la influencia que tiene sobre sus compañeros.

Un mes después, y con CR7 aún convaleciente, Queiroz le convocó para el choque contra Bosnia de la citada repesca para el Mundial 2010, algo que tampoco gustó en el Real Madrid.