Público
Público
Olimpiadas de Río 2016

Roban a punta de pistola en Río al nadador Ryan Lochte

"Nos hicieron parar y llegaron estos tipos con una placa de Policía. Sacaron sus armas y nos dijeron que nos tiráramos al suelo. Yo me negué, y entonces un tío amartilló su pistola y me apuntó a la frente", ha declarado el estadounidense, que iba con tres compañeros

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

Lochte, durante una final de natación de los Juegos. REUTERS/David Gray

El nadador estadounidense y medallista olímpico Ryan Lochte fue robado a punta de pistola junto a otros tres compañeros deportistas ayer por la noche en Río de Janeiro por un grupo de hombres con placas falsas de Policía, según informó el propio Lochte a la cadena NBC.

El incidente tuvo lugar cuando el nadador se encontraba en un taxi a la vuelta de una fiesta de celebración del fin del torneo de natación. "Nos hicieron parar y llegaron estos tipos con una placa de Policía. Sacaron sus armas y nos dijeron que nos tiráramos al suelo. Yo me negué, y entonces un tío amartilló su pistola y me apuntó a la frente", declaró Lochte.

"Entonces pensé 'pues vale', y me tumbé en el suelo. Nos quitaron nuestro dinero y mi cartera, pero me dejaron el móvil y las credenciales", añadió. El portavoz del Comité Olímpico estadounidense, Patrick Sandusky, corroboró el suceso en un comunicado oficial en el que precisó que junto a Lochte también resultaron afectados los nadadores Gunnar Bentz, Jack Conger, Jimmy Feigen.

Previamente, el Comité Olímpico Internacional desmintió rotundamente el suceso a pesar de que la madre del nadador informó en un primer momento del incidente a Fox Sports. "Puedo deciros que esa historia es absolutamente falsa", declaró el portavoz del COI, Mark Adams, que citó a "oficiales del equipo olímpico de Estados Unidos" en rueda de prensa recogida por el blog de deportes 7sports.

Ileana, la madre del nadador, declaró a Fox News Sports que su hijo y otros compañeros del equipo habían sido objeto de un robo a punta de pistola "por hombres armados con pistolas y cuchillos" tras acudir a la fiesta, a la que fueron invitados por el nadador brasileño Thiago Pereira.

"Creo que están todos un poco alterados. Simplemente les quitaron sus carteras y ya está", declaró la mujer. Nada más terminar el suceso, Lochte llamó inmediatamente a su madre, que describió el momento como "aterrador", según las primeras declaraciones.