Estás leyendo: Rusia fue como Brasil

Público
Público

Rusia fue como Brasil

RUSIA 2 - SUECIA 0. Los de Hiddink, liderados por Arshavin, destrozan a los suecos y se medirán en cuartos a Holanda

ALFREDO VARONA

Entre las playas de Río de Janeiro y las calles heladas de Moscú hay miles de kilómetros. Quizá más de un día entero de vuelo. Pero anoche Rusia fue Brasil. Jugó la pelota con una educación, con una paciencia que le autoriza a pensar en grandes cosas. Cada jugada fue un prodigio de asociación entre tres, cuatro y cinco futbolistas. Se combinan como la seda esta gente, y nada de enrollarse de uno a otro.

La pelota casi siempre llegaba al vertice del área con el delantero Pavlyuchenko preparado para recoger el dinero. O Arshavin, futbolista que entra y sale del área con un un instinto casi insuperable. A todo esto, si quieren saber de los defensas suecos háganse a la idea de cualquiera de ustedes en una conferencia que no les interesa nada. No necesitan ver pasar una mosca para despistarse.

Sin noticias de Ibrahimovic, Suecia fue un equipo lamentable. Eso no quita que a través del inacabable Larsson tuviera alguna opción de gol y algún poste. De eso también se debe responsabilizar a la blandita defensa rusa. Aun así no es hora de ofender a un equipo que colecciona varios centrocampistas entre los que se hace difícil elegir: Zyryanov, Bilyaletdinov o el mismo Arshavin por no hablar de Zhirkov, el lateral zurdo.