Público
Público
juegos olímpicos de tokio 2021

Sandra Sánchez hace historia al ganar el primer oro del kárate en los JJ. OO.

Una karateca de Talavera de la Reina triunfa en el país en el que nació el arte marcial en su estreno como deporte olímpico.

Sandra Sánchez después de ganar el oro en la final de Kata femenino durante los eventos de Kárate de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020
Sandra Sánchez después de ganar el oro en la final de Kata femenino durante los eventos de Kárate de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. HEDAYATULLAH AMID / EFE

La karateca española Sandra Sánchez cortó hoy el aire del Nippon Budokan con un kata perfecto, un 'Chatanyara Kushanku' que le dio la medalla de oro de los Juegos de Tokio, la primera de la recién nacida historia olímpica de este deporte.

Sánchez se impuso en la final a la japonesa Kiyou Shimizu por 28,06 puntos a 27,88, en una repetición de la final del último campeonato del mundo, en Madrid en 2018, en la que igualmente venció la española.

Las dos medallas de bronce las ganaron la italiana Viviana Bottaro y la hongkonesa Lau Mo Sheung Grace

Los 153 centímetros de Sánchez inundaron de fuerza el escenario mítico del Budokan. Una karateca de Talavera de la Reina triunfó en el país en el que nació el kárate y ante una rival local que se mostró más peligrosa que nunca.

La final redondeó una jornada perfecta para el kárate, en la que las dos competidoras de tantos años, que se admiran mutuamente, marcharon de la mano hacia el podio, separadas por escasas décimas.

'Kururunfa', 'Suparinpei' y 'Papuren' fueron los tres katas presentados por la talaverana en las rondas iniciales. Con los dos primeros entró en la lucha por las medallas; con el tercero se aseguró la final.

Las dos se guardaban en el bolsillo su mejor kata

'¡Vamos, Sandra, que es tu día!', gritaron desde la grada octogonal del Nippon Budokan, que guardó un silencio absoluto. En el santuario de las artes marciales donde una vez tocaron los Beatles solo se escuchó el sonido amenazante de la respiración de Sánchez, de los pliegues de su karategui, de sus patadas contra el suelo y de sus gritos de combate.

Shimizu, de espaldas al tatami, no quiso ver la actuación de su oponente. Cuando le llegó su turno estuvo igualmente rápida, precisa de movimientos, con un estilo más agresivo, más 'a lo Sandra' que en temporadas pasadas.

Ambas acabaron empapadas en sudor, sin dejarse nada en busca del oro. La juez encargada de anunciar el resultado se demoró unos segundos interminables antes de señalar con la mano a su derecha, donde esperaba el veredicto la española.

Sandra Sánchez se proclamó campeona del mundo a la edad de 37 años y se ha convertido en campeona olímpica con casi 40, tras ganar en la final a la japonesa Kiyou Shimizu, 13 años menor y con la que se ha repartido todos los títulos en los últimos dos años.

La apodan 'llaverito', es licenciada en INEF, figura en el libro Guinness por ser la ganadora de más medallas en el circuito mundial y ya ha sido nombrada seleccionadora española femenina de katas sub-21, júnior y cadete.