Público
Público

Verdasco y Almagro dejan solo a Nadal en Melbourne

Cayeron, ambos tras forzar el quinto set, ante Nikolay Davydenko y Jo-Wilfried Tsonga en octavos del Abierto de Australia

AGENCIAS

Fernando Verdasco y Nicolás Almagro lucharon durante más de tres horas y media cada uno, forzaron el quinto set pero se quedaron a la orilla de los cuartos de final del Abierto de Australia, varados frente al ruso Nikolay Davydenko y el francés Jo-Wilfried Tsonga, respectivamente.

Verdasco, semifinalista el pasado año, cuando disputó uno de los mejores partidos del torneo ante Rafael Nadal, cayó ante el incombustible Davydenko por 6-2, 7-5, 4-6, 6-7 (5) y 6-3, en tres horas y 57 minutos, y Almagro contra Tsonga, finalista en 2008, por 6-3, 6-4, 4-6, 6-7 (6) y 9-7, después de tres horas y 33 minutos.

Eliminados ambos, el tenis español se queda únicamente con Rafael Nadal, el último de los 13 que iniciaron el cuadro masculino, y que mañana martes se enfrenta con el británico Andy Murray en los cuartos de final.

Los dos partidos fueron muy similares: los dos españoles remontaron los dos primeros sets, ganaron el cuarto en el desempate, cuando se encontraban a solo dos puntos de la derrota, y dejaron escapar la oportunidad de quebrar en el definitivo quinto parcial.

En la Rod Laver Arena, para Verdasco su martirio fueron las dobles faltas, hasta 20, que concedió ante Davydenko. Demasiado regalo ante un jugador catalogado por todos como uno de los favoritos, del que el argentino Juan Monaco advirtió que era una máquina.

Davydenko se enfrentará ahora con el suizo Roger Federer, que venció al australiano Lleyton Hewitt, por 6-2, 6-3 y 6-4, en su partido número 26, dominado por el actual número uno del mundo de principio a fin, y que deja al país organizador sin un solo representante para la jornada de mañana, la fiesta nacional, "El día de Australia".

El cambio que ha ofrecido en Australia este año Nicolás Almagro le alentó después de su derrota ante Tsonga a asegurar que su objetivo ahora era entrar entre los diez primeros.

El murciano ha dado un cambio radical en su carrera al trasladar su domicilio a Barcelona, para fijar allí su base de entrenamientos con José Perlas. En Melbourne, donde el año pasado cayó en la tercera ronda, ha mostrado una gran seriedad en sus partidos, y quizás, como él mismo expresó, le faltó "algo de suerte" para vencer a Tsonga.

El francés, muy agresivo y acercándose a la red en cuanto podía, concretó su victoria en el décimo sexto, resolviendo el partido con una fácil volea de derecha. Y ahora se medirá con el serbio Novak Djokovic, su verdugo en la final del 2008, que fue el que tuvo más fácil su acceso a los cuartos, al derrotar al polaco Lukasz Kubot, 86 del mundo, por 6-1, 6-2 y 7-5.