Público
Público
reforma fiscal

Acuerdo entre 136 países para fijar un impuesto mínimo del 15% para grandes empresas

El acuerdo fiscal, impulsado por la OCDE, busca que el "sistema fiscal internacional sea más justo y funcione mejor" y aumentará la recaudación fiscal en más de 275.000 millones de dólares.

Mathias Cormann,  jefe de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos . Foto de archivo
Mathias Cormann, jefe de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos . Foto de archivo. Ian LANGSDON / AFP

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha dado un nuevo paso en su tarea de alcanzar un acuerdo internacional para aplicar una fiscalidad mínima para las empresas multinacionales, que tendrán un impuesto mínimo del 15%, con la suma de 136 países al pacto, frente a los 130 que había logrado unir el pasado mes de julio.

El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, ha indicado en un comunicado que solo se han quedado fuera por el momento cuatro países de los 140 que están participando en este acuerdo internacional que están coordinando el organismo y el G20. Los que se han quedado al margen son Kenia, Nigeria, Pakistán y Sri Lanka.

Los países que han ratificado el acuerdo suman el 90% del producto interior bruto mundial

Entre los 136 países que han ratificado su unión al acuerdo fiscal se encuentran todos los países pertenecientes al G20, todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE) y todos los países que conforman la propia OCDE. Esos 136 países suman el 90% del producto interior bruto mundial (PIB).

"Esto hará que nuestro sistema fiscal internacional sea más justo y funcione mejor. Es una gran victoria para el multilateralismo efectivo y equilibrado. Es un acuerdo de alcance que aegura que nuestro sistema fiscal internacional encaja en una economía mundial globalizada y digitalizada", ha subrayado Cormann.

Tras la publicación del nuevo acuerdo al que se ha llegado este viernes, sumando a seis países adicionales, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, lo ha calificado como un "logro único en una generación" para la diplomacia económica."En lugar de competir con nuestra capacidad de ofrecer menos impuestos a las empresas, Estados Unidos será ahora capaz de competir con las habilidades de nuestros trabajadores y nuestra capacidad de innovar, que es una carrera que podemos ganar", ha subrayado Yellen.

De su lado, el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha celebrado que se trata de un "momento histórico para la fiscalidad global". En un mensaje compartido en Twitter, el letón ha destacado que el pacto detendrá la "carrera a la baja" entre los países y que las multinacionales pagarán una parte "justa" de impuestos allí donde tengan actividad.

Casi 130.millones de ingresos fiscales extra

El acuerdo ataja los problemas derivados de la base imponible y el traslado de beneficios por parte de grandes empresas a jurisdicciones con una baja fiscalidad. Como ya se había acordado, el acuerdo global se centrará en dos pilares de actuación.

El acuerdo ataja los problemas derivados de la base imponible y el traslado de beneficios por parte de grandes empresas a jurisdicciones con una baja fiscalidad

El primer pilar incluye a las multinacionales con ingresos globales superiores a los 20.000 millones de euros y una rentabilidad por encima del 10%, excluyendo las empresas extractivas (petroleras o mineras) y las de servicios financieros regulados. El marco fiscal asignará los ingresos a las jurisdicciones donde se consuman los bienes o servicios vendidos. Posteriormente, los beneficios en exceso de ese 10% (hasta un 25% máximo) se asignarán a las jurisdicciones usando el reparto de ingresos con el objetivo de estar sujetos a impuestos.

El segundo pilar abarcará a las empresas que facturen 750 millones de euros o más a nivel global e incluye que el tipo mínimo de los Impuestos sobre Sociedades sea del 15% en todas las jurisdicciones adheridas al acuerdo.

Según los cálculos de la OCDE, el pilar uno del paquete reubicará 125.000 millones de dólares (108.112 millones de euros) de beneficios procedentes de las 100 mayores multinacionales del mundo. El objetivo es que estas empresas "paguen la parte justa de impuestos donde sea que operen y generen beneficios". Este cálculo es 25.000 millones de dólares (21.622 millones de euros) superior a las estimaciones de julio.

De su lado, el pilar dos, con su impuesto mínimo del 15%, generará anualmente 150.000 millones de dólares (129.735 millones de euros) en ingresos fiscales al año en todo el mundo. Los países que han aceptado el acuerdo esperan firmarlo en una "convención multilateral" en 2022, con el objetivo de implementarlo en 2023.

Un "gran paso adelante"

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, celebró este viernes el acuerdo alcanzado sobre un nuevo marco fiscal global para las multinacionales que incluye un impuesto de sociedades mínimo del 15%, que calificó de "gran paso adelante" y una "cuestión de equidad básica".

"Celebro el acuerdo alcanzado hoy sobre la reforma fiscal global. Es un momento histórico. Es un gran paso adelante para hacer más justo nuestro sistema fiscal mundial", afirmó Von der Leyen en una declaración distribuida por la CE. La política alemana afirmó que "pedir a las grandes empresas que paguen la cantidad correcta de impuestos no es sólo una cuestión de finanzas públicas. Es sobre todo -añadió- una cuestión de equidad básica".

Von der Leyen recordó que la CE ha apoyado "firmemente este esfuerzo internacional" y tuvo unas palabras de agradecimiento al comisario de Economía, el italiano Paolo Gentiloni, y a sus servicios por su "incansable trabajo en este sentido". La política conservadora reconoció que "llegar a este punto ha requerido decisiones difíciles para muchos países", como por ejemplo Irlanda, Hungría y Estonia, que tienen una baja fiscalidad.

La presidenta de la CE se mostró convencida de que este acuerdo traerá "beneficios a largo plazo", reforzará la economía social de mercado y el mercado único de la UE. Von der Leyen dijo esperar "con interés" la cumbre del G20 de finales de mes, donde está previsto que se ultimen los detalles de este acuerdo. "Después, tenemos que aplicarlo", señaló.

La presidenta de la CE aseguró que desde la institución que lidera trabaran "estrechamente con los Estados miembros para garantizar que la UE avance de forma unida". Paralelamente, añadió, sus servicios seguirán "tomando medidas enérgicas contra la evasión y la elusión fiscal" porque hay que "garantizar que todo el mundo pague sus impuestos de forma equitativa". "Se lo debemos a nuestros ciudadanos", concluyó Von der Leyen.

Más noticias de Economía