Público
Público

Banco de España El Banco de España recorta su previsión de crecimiento en 2021 al 6%, ocho décimas menos que en diciembre

Aunque las previsiones empeoran debido a los rebrotes y el retraso de los fondos europeos, el organismo se mantiene optimista en el largo plazo mejorando en más de un punto la previsión para 2022 (+5,3%) y manteniendo la de 2023 (+1,7%).

Detalle de la fachada del Banco de España. EFE/Chema Moya
Detalle de la fachada del Banco de España. Chema Moya / EFE

El Banco de España ha recortado su previsión de crecimiento económico para 2021 hasta el 6% en el escenario central, ocho décimas menos de la calculada en diciembre, debido a una menor fortaleza de la actividad en el corto plazo.

Según las proyecciones macroeconómicas de la economía española (2021-2023) publicadas este martes por el supervisor bancario, tras un primer semestre débil, la actividad acelerará en la segunda mitad del año, vinculada a los avances en el proceso de vacunación y la implementación de proyectos ligados a los fondos europeos.

Este dinamismo del PIB del segundo semestre de 2021 dará lugar a un "potente efecto arrastre" en 2022, con un crecimiento económico previsto del 5,3% (1,1 puntos por encima de la previsión anterior), que se moderará al 1,7% en 2023 (igual al pronosticado en diciembre).

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, ha explicado en la presentación de estas proyecciones que la reactivación de este año va a ir "de menos a más" y que parte de los fondos europeos que se esperaban gastar en 2021 finalmente se desembolsarán en 2022.

Estas previsiones forman parte del escenario central elaborado por el Banco de España, que aporta otros dos alternativos, uno suave y otro severo, en función de la evolución de la pandemia, el grado de inmunización y sus consecuencias sobre el tejido productivo.

La recuperación de los niveles de PIB prepandemia tendría lugar en 2023 en el escenario central, se adelantaría más de un año en el suave y se mantendría más allá de 2023 algo por debajo del observado antes de la crisis sanitaria.

Respecto a la inflación, el Banco de España considerá que el reciente repunte de los precios tiene una "naturaleza transitoria", de forma que en la segunda mitad del año habrá una reversión del encarecimiento de la energía de los últimos meses, llevando a una moderación del índice armonizado de precios de consumo (IAPC).

Así, espera una inflación del 1,4% en 2021, del 0,8% en 2022 y del 1,2% en 2023, alejándose del valor de referencia para la estabilidad de los precios del 2%.

Las proyecciones del escenario central están "más equilibradas" que hace unos meses debido a que la incertidumbre se ha mitigado al confirmarse la efectividad de las vacunas y como consecuencia del paquete fiscal aprobado en Estados Unidos y del acuerdo para la salida de Reino Unido de la UE.

No obstante, sigue habiendo un elevado grado de incertidumbre, vinculado en el corto plazo a la evolución de la pandemia y la velocidad del proceso de inmunización de la población, y ligado a medio plazo a las consecuencias económicas de la crisis.

Entre estas se incluyen las secuelas que la pandemia pueda dejar sobre el tejido productivo y laboral, como destrucción de empresas y desempleo de larga duración, así como la velocidad de reversión de la tasa de ahorro de los hogares, que ha repuntado con intensidad en los últimos meses, o de las exportaciones turísticas, tras su severa caída.

Más noticias de Economía