Público
Público
Únete a nosotros

BBVA y Merlin aparcan las "conversaciones preliminares" sobre la Operación Chamartín

El banco afirma que su prioridad es avanzar en la aprobación del proyecto y garantizar su éxito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Recreación de Madrid Nuevo Norte, lo que hasta ahora se conocía como la Operación Chamartín.

BBVA y Merlin Properties han abandonado las conversaciones que mantenían para que el banco cediera a la inmobiliaria el control sobre el proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte, popularmente conocido como Operación Chamartín. "La sociedad Merlin Properties Socimi SA ha mostrado su interés en el proyecto, lo que ha derivado en unas conversaciones preliminares que, en este momento, no continúan", dijo el banco en respuesta a informaciones recientes publicadas en prensa.

Así lo ha señalado BBVA en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el domingo, tras las últimas informaciones aparecidas sobre la posible venta a Merlin de la Operación Chamartín por parte de la entidad y a petición expresa de la CNMV.

La entidad señala que, entre los "diversos acercamientos" que se han producido por parte de terceros interesados en Distrito Castellana Norte (conocido como Operación Chamartín), la sociedad Merlin Properties Socimi "ha mostrado su interés en el proyecto, lo que ha derivado en unas conversaciones preliminares que, en este momento, no continúan".

Asimismo, añade que "por la importancia y singularidad del proyecto, y tras la reciente aprobación por parte del Ayuntamiento de Madrid, es lógico que inversores financieros e industriales muestren interés en el mismo".

En este sentido, la entidad asegura que "como accionista mayoritario de Distrito Castellana Norte, la prioridad de BBVA hoy es avanzar en el proceso de aprobación del proyecto y garantizar su éxito".

Por su parte, Merlin Properties, en otro hecho relevante la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)afirma que ha mantenido, en el curso ordinario de sus negocios, "conversaciones" con BBVA sobre la Operación Chamartín, sin que se ha alcanzado un acuerdo "ni exista certeza de que pueda alcanzarse en el futuro".

Desde el pasado jueves se supo que BBVA y Merlin Properties mantenían conversaciones sobre la participación del 75% que tiene la entidad financiera en la Operación Chamartín, uno de los mayores proyectos urbanísticos de Europa.

La operación supondría para BBVA desligarse directamente del proyecto y seguir recortando su exposición al sector inmobiliario, si bien al tiempo mantendría una participación, aunque indirecta, en el mismo.

Asimismo, la entidad volvería a convertirse en socio de Merlin. El banco ya entró en el capital de esta socimi fruto de la fusión en 2016 de esta firma con Metrovacesa tambien mediante un canje de acciones, si bien BBVA, al contrario que Santander, vendió posteriormente la participación que le correspondió en la socimi. Además, reforzaría las relaciones que el banco y la socimi que dirige Ismael Clemente mantienen desde la constitución de esta firma, cuando en 2014 compró un lote de 880 sucursales de BBVA para ocuparlas en alquiler.

De su lado, Merlín, en virtud de la eventual transacción, se reforzará como la mayor socimi cotizada del país, potenciando su rama de oficinas, toda vez que ya cuenta con edificios de este tipo, además de centros comerciales y centros logísticos valorados en 12.375 millones.

La Operación Chamartín

BBVA ha logrado recientemente el acuerdo de todas las partes implicadas tras más de veinte años de desarrollo y negociación entre los promotores y las tres administraciones que participan en el proyecto, fundamentalmente poniendo los suelos, el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento a través de Renfe y Adif.

El proyecto está previsto que reciba luz verde definitiva antes de que concluya el año con la ratificación por el Gobierno de la Comunidad de Madrid de la aprobación unánime del pleno del Ayuntamiento el pasado julio.

La operación está promovida por Distrito Castellana Norte, sociedad de la que BBVA tiene el 75% que negocia vender y el grupo constructor San José, el 25% restante.

La redenominada Madrid Nuevo Norte lleva asociada una inversión de unos 6.000 millones de euros y supondrá actuar sobre tres millones de metros cuadrados de terreno, a lo largo de una franja alargada de 5,6 kilómetros de longitud que atraviesa el Norte de Madrid, desde las proximidades de Plaza de Castilla hasta la M-40.

La previsión es que las obras de urbanización arranquen a finales de 2020. La primera fase del complejo se prevé para 2028, si bien todo el desarrollo contempla un calendario de ejecución a 24 años.